Archivo

Se cae el director de Inteligencia de Chinchilla por polémico vuelo

Es el segundo alto cargo de la Presidenta de Costa Rica que deja el escándalo del supuesto narcojet.

notitle
16 de mayo 2013 , 07:29 p.m.

Laura Chinchilla, presidenta de Costa Rica, atraviesa una de sus peores crisis por sus viajes en un jet privado vinculado con el ciudadano colombiano de 42 años, que se le presentó a uno de sus ministros como Gabriel Olafán. De hecho, el escándalo ya tumbó al director de Inteligencia de Costa Rica, Mauricio Boraschi, el segundo alto funcionario que renuncia por estos hechos. El primero fue el ministro de Comunicaciones, Francisco Chacón.

Apenas ahora, la inteligencia tica y la Fiscalía de ese país descubrieron que en realidad se trata de Gabriel Ricardo Morales Fallón, el mismo cuya presencia en Costa Rica fue alertada por autoridades colombianas desde el 2011. (Lea aquí: Investigan nexos de presunto narco colombiano y Gobierno de Costa Rica)

En ese año, según Radio Monumental de Costa Rica, se le informó al gobierno de Chinchilla que Morales registraba al menos 157 movimientos migratorios a ese país desde Colombia, la República Checa, España, EE. UU., Bahamas, Aruba, Brasil, Argentina y Alemania.

Además, se les anexó su prontuario. Desde el 2003, EL TIEMPO denunció su presencia en varios escándalos. Desde la importación ilegal de carros Skoda hasta su supuesta aparición en la contabilidad del narcotraficante Juan Carlos Ramírez, alias ‘Chupeta’.

Oficiales de inteligencia aseguraron que él era ‘Rimax’, alias de un testaferro de ‘Chupeta’ e incluso llegaron a vincularlo con el capo ‘don Efra’, asesinado en 1996. En el 2010, allegados al empresario le aseguraron a EL TIEMPO que, tras un acuerdo con la Fiscalía colombiana y con autoridades de EE. UU., Morales logró que se le cerraran las investigaciones y que se le permitiera reubicarse en Costa Rica.

Matrimonio y ciudadanía

El diario La Nación de Costa Rica reveló que, para obtener la ciudadanía tica, Morales contrajo matrimonio con una mujer de 18 años y de apellidos Quiroz Badilla.

Este jueves, la petrolera THX Energy, a la que pertenece el jet, negó que Morales Fallón trabajara para ellos.

Sin embargo, la petrolera aún no le ha contestado a EL TIEMPO dos preguntas clave que fueron enviadas a sus oficinas: si conoce a Gabriel Olafán, el nombre con el que Morales se le identificó al renunciante ministro de Comunicaciones tico, Francisco Chacón; y por qué el colombiano ofreció los servicios gratuitos de la nave de la compañía.

Lo que ya está claro es que Morales fue ejecutivo de la empresa Thorneloe Energy, en Panamá, que luego adoptó la sigla THX. A nombre de esta compañía aparece el avión Cessna de matrícula estadounidense. También se estableció que no es la primera vez que Chinchilla usa el jet. También viajó en ese avión al sepelio del presidente de Venezuela, Hugo Chávez.

Además, THX le envió un correo a EL TIEMPO en el que consta que fue el jefe de protocolo de la casa presidencial, Ludwig Sibaja, quien pidió prestada la aeronave.

“La Señora Presidenta estará realizando un viaje de carácter Privado a Lima (...) Estamos considerando dado la premura del viaje poder conseguir que la Señora Presidenta y acompañantes sean trasladados en un vuelo privado (...) Mucho le agradecería elevar a sus superiores de THX Energy esta solicitud del Despacho de la Señora Presidenta”, dice el correo electrónico.

Contra las cuerdas

Tras el escándalo, ahora se sabe que la Fiscalía tica y la Dirección de Inteligencia y Seguridad (DIS) tenían una investigación contra Morales que, al igual que en Colombia, no llegó a ninguna condena. También se investiga a Rolando Fonseca, exfutbolista de ese país que se convirtió en el representante de THX y que ahora tiene yate, mansiones y carros de lujo.

Por ahora, la administración de Chinchilla calificó como grave el incidente, que burló los controles de la casa presidencial.

De hecho, no se descartan nuevas renuncias en la DIS y en el propio Gobierno.

Tampoco, que se le solicite a la justicia de EE. UU. que revele cuál es la situación real del colombiano Morales, que ha logrado salir incólume de todos los escándalos judiciales en los que se ha visto enredado.

La petrolera THX explota actualmente el pozo San Antonio, en Casanare, adjudicado el año pasado por la Agencia Nacional de Hidrocarburos.

UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.com