Archivo

Investigan nexos de presunto narco colombiano y Gobierno de Costa Rica

Al caso fue involucrado un exfutbolista, asesor de la empresa THX, fundada por Gabriel Morales.

16 de mayo 2013 , 04:21 p.m.

La Fiscalía General de Costa Rica advirtió el jueves que la infiltración del empresario colombiano-costarricense Gabriel Ricardo Morales Fallón—presuntamente ligado al narcotráfico—en la “seguridad interna” de la presidenta Laura Chinchilla, mediante el préstamo de un avión para que la mandataria viajara a Perú y Venezuela, fue “muy seria” y “grave” e informó que espera que Colombia envíe documentación “concreta” sobre el lazo de “esa persona” con mafias de traficantes de drogas.

Tras confirmar que Morales es investigado desde 2011 en Costa Rica por supuestas relaciones con el narcotráfico, el fiscal general, Jorge Chavarría, anunció una profunda y minuciosa investigación, “hasta sus últimas consecuencias”, para determinar “qué tipo de relaciones se daban entre funcionarios de gobierno” y el empresario, nacionalizado costarricense hace dos años.

“Colombia tampoco ha establecido con claridad el vínculo de esta persona con el narcotráfico”, aclaró, tras recordar que aunque Morales era indagado desde hace dos años, hubo fallas en la “comunicación interna del personal más allegado a la Presidenta”, por lo que “deben ser revisados los estándares de seguridad” en la Presidencia.

“Es una falla muy seria, grave”, agregó, para advertir que “existe la posibilidad” de que funcionarios de gobierno hubieran sido reclutados mediante pago de dinero para favorecer al empresario.

Costa Rica es sacudida por un escándalo político al descubrirse esta semana que Morales, ejecutivo de la petrolera canadiense THX Energy radicada en Panamá y con negocios en Colombia, prestó un avión de esa compañía—sin cobrar alquiler—para que Chinchilla viajara el pasado fin de semana a Perú, a una boda y a un encuentro con el presidente peruano, Ollanta Humala, y en marzo de este año a Venezuela al sepelio del presidente Hugo Chávez.

Chinchilla hizo el viaje en el avión N93CW, propiedad de THX y prestado por Morales, representante de la empresa e indagado en Colombia por presunto nexo para el “lavado” de dinero con el narcotraficante colombiano Luis Carlos Ramírez, alias “Chupeta”, detenido en 2007 en Brasil y extraditado en 2008 a Estados Unidos. El empresario fue condenado en Colombia en 2010 por falsedad material.

Chavarría reveló que la nave registra más de 100 movimientos de entrada y salida de suelo costarricense en los últimos años. “Ha salido constantemente” hacia Estados Unidos, Canadá, Europa y África, precisó, al señalar que uno de los puntos que se investiga es determinar si Morales tiene una actividad empresarial “conocida” en Colombia y en Costa Rica.

Los hechos provocaron el miércoles la renuncia de Francisco Chacón como ministro de Comunicación, quien dijo que aunque conoció a Morales la semana pasada en un encuentro en San José previo al viaje de sábado a lunes a Lima, el empresario le entregó una tarjeta de presentación con un nombre falso. Chacón denunció esta situación ante la Fiscalía.

La oposición política local pidió la renuncia de Mauricio Boraschi, viceministro de la Presidencia, comisionado antidroga y jefe de la Dirección de Inteligencia y Seguridad (DIS), por no haber detectado los riesgos de los viajes de Chinchilla en esa aeronave. El diputado Claudio Monge, del opositor Partido Acción Ciudadana (PAC), dijo que Boraschi es “responsable directo de los errores de seguridad” que rodearon los viajes.

“¿Dónde estaba Mauricio Boraschi, director de la DIS, para evitar que la Presidenta y dos de sus Ministros se subieran a un avión relacionado con el narco, con todos los riesgos que eso implicaba?”, preguntó Monge. “Mientras un personaje asociado al narco subía a la Presidenta a su avión, el señor Boraschi y sus agentes de inteligencia levantaban expedientes contra ciudadanos de a pie”, reclamó.

En un comunicado, la Presidencia reveló que la jefa de Estado mostró su “profunda preocupación por la cadena de fallos que tuvieron que mediar para que en su grupo de colaboradores más cercanos, no se implementaran los filtros y los controles que hubiera permitido alertarla del vínculo del avión utilizado para sus viajes a Venezuela y a Perú, con una persona cuestionada por actividades ilícitas”.

Chinchilla, "convencida de que este tipo de situaciones resultan inadmisibles, y que exponen la imagen del país en la figura de su Presidenta, y hasta su propia integridad, ordenará en las próximas horas las acciones necesarias para que nunca más se repitan", puntualizó el documento. Chinchilla también expuso “su indignación por el engaño” a Chacón.

Por su parte, THX aseguró, en un boletín difundido el jueves en San José, que el pasado 8 de mayo recibió en sus oficinas en esta ciudad a Chacón y a Irene Pacheco, asistente personal de la gobernante. “Esta cita se fijó a solicitud del señor Chacón quien manifestó su interés en agradecer a THX Energy por el préstamo de la aeronave a Presidencia”, narró.

En la cita participaron Chacón, Pacheco, Morales y el exfutbolista costarricense Rolando Fonseca, descrito por THX como “consultor externo” que se dedica a “buscar oportunidades de negocio en la región para nuestra compañía”.

Entre tanto, el fiscal Chavarría confirmó que Morales obtuvo la ciudadanía de Costa Rica en 2011 después de casarse en 2006 en Barranquilla, Colombia, con una costarricense de apellido Quirós de la que ya se divorció. Chavarría dijo que por “las circunstancias en que se da”, sospecha que el matrimonio fue “arreglado”. El objetivo solo habría sido lograr la nacionalidad.

Chinchilla viajó a Perú en compañía de su esposo -el español José María Rico-, del matrimonio formado por los ministros de Comunicación, Francisco Chacón, y de Comercio Exterior, Anabel González, y de Pacheco, para acudir a la boda del hijo de su segundo vicepresidente, Luis Lieberman.

José Meléndez
Para EL TIEMPO
San José