Archivo

Bill Clinton le aconsejó a Santos insistir en la paz

El expresidente estadounidense vino al país a impulsar proyectos filantrópicos. Habló con Gabo.

notitle
15 de mayo 2013 , 11:17 p.m.

La visita del expresidente Bill Clinton a Cartagena, que comenzó el pasado martes en la noche y concluyó este miércoles, cumplió varios propósitos: dar un gran espaldarazo al proceso de paz, poner en marcha obras filantrópicas para beneficiar a cientos de familias humildes y encontrarse con su viejo amigo y maestro, el Nobel Gabriel García Márquez.

El martes en la noche Clinton fue invitado a una cena en la Casa de Huéspedes de Cartagena, ofrecida por el presidente Juan Manuel Santos, a la que asistieron además Enrique Santos Calderón, exdirector de EL TIEMPO; Luis Carlos Sarmiento Gutiérrez y su esposa, Vivi Barguil; María Isabel Rueda, María Emma Mejía, Alberto Casas, Roberto Pombo, director de EL TIEMPO, y funcionarios del Gobierno.

El tema del proceso de paz se puso rápidamente sobre la mesa. Clinton, quien no es ajeno al conflicto colombiano (como Presidente de los Estados Unidos fue el gran impulsor del Plan Colombia, que permitió debilitar a la guerrilla), felicitó a Santos por su insistencia en buscar la paz por la vía negociada.

“El riesgo de fallar no es argumento para no intentarlo. Es preferible fallar en el intento que no intentarlo por miedo a fallar”, dijo Clinton, para recabar en la importancia de que el proceso siga adelante como ha venido hasta ahora.
Santos recordó que conoció a Clinton en esa misma sala cuando, como mandatario estadounidense, visitó a Colombia en agosto de 2000 y él era el ministro de Hacienda de Andrés Pastrana.

El expresidente volvió a hablar de su afecto por Colombia, que adornó con anécdotas. Y recordó una de ellas que ocurrió cuando era mandatario y vino a Cartagena.

Contó que cuando se aprestaba a subir al avión que lo retornaría a Washington, fue alcanzado por una mujer que, presurosa, lo atrapó para entregarle la condecoración póstuma que le habían otorgado a su esposo, un agente de la Policía muerto en la guerra contra las drogas. Con dificultad, Clinton le explicó a la viuda que guardara la medalla como homenaje a su esposo, pero ella insistió en que la llevara consigo. Él la recibió y confesó que la tiene en un lugar destacado de su oficina y que, todos los días, ese trofeo le recuerda su compromiso con Colombia.

Proyectos sociales

El exmandatario estadounidense contó también a los asistentes el propósito de su visita, que fue el de inaugurar dos proyectos que apoya la Fundación Clinton, con el respaldo del filántropo canadiense Frank Giustra y la Fundación Carlos Slim. Hizo especial referencia a la necesidad de que estos proyectos sean autosostenibles para alcanzar a más gente necesitada.

Habló de la apertura de la empresa Acceso Oferta Local, que busca que pequeños productores agrícolas, pescadores y microempresarios de Cartagena y sus alrededores les vendan sus productos a hoteles, restaurantes y supermercados, entre otros clientes de la industria del turismo de la Heroica.

El expresidente destacó que desde que empezaron a apoyar a los pequeños productores en 2008, han realizado ventas que ascienden a los 3 millones de dólares.

Un caso es el de Nubia Rubio, quien tiene una microempresa productora de leche de coco, empezó su negocio en el barrio Amador vendiéndoles a sus vecinos unos 30 litros semanales. Ahora, con el apoyo técnico que recibe de la Fundación Clinton desde el 2008, multiplicó sus ventas a 500 litros semanales al Hotel Las Américas.

En el Centro de Formación para el Trabajo, en el barrio Pie de la Popa, se capacitarán jóvenes de bajos recursos en distintos oficios relacionados con el turismo, para generar empleo, principalmente en hoteles.

La visita a Gabo

A medida que avanzaba la tertulia, llegó el tema de Gabo. Clinton volvió a recordar sus encuentros con el Nobel. Roberto Pombo reveló algo que fue la gran sorpresa para el exmandatario: García Márquez, por pura coincidencia, estaba en Cartagena.

Clinton pidió a Pombo ayuda para un encuentro con el Nobel colombiano, lo cual se logró finalmente este miércoles al mediodía. El expresidente no ocultó su felicidad por el encuentro.

REDACCIÓN POLÍTICA