Archivo

Foro del lector

15 de mayo 2013 , 04:35 p.m.

Balance del TLC

Señor Director:
A un año de haber entrado en vigencia el TLC con Estados Unidos, quedan muchas obras por ejecutar en el campo: vías veredales, terminación de autopistas, generación justa y prestacional de empleo, seguridad ciudadana. No todo es petróleo, café, autopartes. No todo es importación vs. exportación a nivel de grandes empresas. Debemos proteger la producción de nuestras pequeñas industrias y el agro nacional, de modo que se permita su participación y competencia en este tratado, que nos debe beneficiar también como consumidores. Apoyándolos económicamente, evitaremos grandes pérdidas por las frecuentes reclamaciones con paros y bloqueos de los campesinos, indígenas, estudiantes y trabajadores. El TLC no debe atenderse como algo solo internacional; hoy, nuestros trabajadores del campo y la ciudad hacen posible tal logro, en respuesta al compromiso adquirido.
Rafael Antonio Córdoba Ardila

El perdón

Señor Director:
El punto es cómo perdonar a quien no acepta sus crímenes: las Farc no reconocen ser victimarias, dicen ser víctimas; no parecen tener conciencia del daño que hacen. No reconocen al Estado ni a la justicia colombiana. No aceptan responsabilidad en sus actos criminales. No aceptan sus violaciones de los DD. HH. y del DIH. Para colmo, el fiscal Montealegre confunde al decir que no hay fallos en que las Farc hayan sido sentenciadas por violación de los DD. HH. Así, ¿qué garantías tenemos los ciudadanos? ¿Quién investigará los abusos contra menores, las minas, los secuestros, las pipetas que destruyen caseríos, los asesinatos de campesinos e indígenas, las masacres, el narcotráfico, si la Fiscalía ya adoptó una posición? Difícil perdonar si no hay justicia, verdad, reparación. La responsabilidad de la Fiscalía es investigar y propender a que haya justicia, no impunidad. Entiendo que debe darse una justicia transicional, pero sin impunidad, con verdad y, sobre todo, con honestidad, respetando la integridad y dignidad de las víctimas: todos los colombianos.
Jorge Maichel

Basuco y marihuana

Señor Director:
Los efectos del basuco son muy distintos de los de la marihuana. En tal caso se podría tratar al adicto con un antidepresivo o un ansiolítico para permitir que mantenga su conciencia de realidad, para la recuperación. Si se le provee marihuana como sustituto del basuco, se mantendrá un estado de conciencia alterado, que dificultaría su manejo, rehabilitación y recuperación. Hay que propender a la recuperación y no a la sustitución de una sustancia sicoactiva por otra, lo que va contra protocolos de desintoxicación y rehabilitación.
Miguel Elasmar Hakim

Júbilo en el Giro

Señor Director:
En estos días de euforia por los triunfos de nuestros criollos en el Giro de Italia, se debe profundizar en las verdaderas razones de las reconquistas. En el pasado reciente se comprobó que las vueltas más importantes están plagadas de tramposos. La Unión Ciclística debe garantizar la sana competencia, sin más ventajas que gozar de buena salud y tener los equipos necesarios. En el Giro, delegaciones y organismos de control del dopaje están conscientes de que solo hay seres humanos compitiendo, de que sería extraño encontrar a un superpedalista que no tenga rezagos en la cuesta y sea una flecha en las planicies.
Víctor Manuel Castro C.
Bogotá