Archivo

Gobierno venezolano y Polar enfrían conflicto por desabastecimiento

Nicolás Maduro y Lorenzo Mendoza, presidente de la firma, acordaron trabajar para combatir escasez.

14 de mayo 2013 , 10:20 p.m.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, amenazó el martes por la tarde que le diría “cuatro verdades en su cara” al presidente de las Empresas Polar, Lorenzo Mendoza, cuando lo viera personalmente en una reunión convocada para las 7 de la noche.

Una bravuconada que coronó las acusaciones que hizo contra la empresa desde el fin de semana de haber disminuido deliberadamente su producción, acaparar y generar desabastecimiento de la harina precocida de maíz “P.A.N.” con la que casi toda Venezuela hace la infaltable arepa y que hoy se consigue con mucha dificultad en los mercados.

Pero una hora después de transcurrida la reunión entre el gobierno y la principal productora de alimentos del país los ánimos lucieron más distendidos y Mendoza anunció la intención de las partes de que no se politizará el tema de la producción de alimentos: “el compromiso que hay es que a través del diálogo, la generación de confianza y el conocimiento y la comunicación abierta y fluida, dejemos de lado todo lo que tiene que ver a veces con ataques infundados y malintencionados, envidas, complejos que se presentan en situaciones de estas”, dijo.

“Intercambiamos opiniones sumamente útiles para el bienestar y la tranquilidad de la población venezolana” y reiteró el carácter apolítico de su empresa, otro de los señalamientos hechos por Maduro, quien había dicho que la empresa juega a la desestabilización del gobierno promoviendo la escasez. Maduro señaló incluso, antes del encuentro, que Mendoza se comportaba como un “candidato presidencial”.

“Nunca hemos participado en acciones políticas, siempre hemos participado en acciones económicas. Nosotros garantizamos trabajar a plena capacidad instalada”, dijo Mendoza luego de la reunión. Empresas Polar produce 48% de la harina precocida de maíz que se consume en Venezuela y, a través de su presidente, aseguró que el país y el Estado cuenta con la capacidad de producir el resto para cubrir toda la demanda. “Garantizamos trabajar a plena capacidad, pero no podemos hacer lo que otros tienen que hacer”, señaló.

El vicepresidente venezolano, Jorge Arreaza, destacó que en la reunión se habló con “mucha franqueza” y que al final “ambas partes se comprometieron a trabajar (…) Se superó la situación”.

No es la primera vez que el gobierno venezolano acusa a Empresas Polar de generar algún tipo de inestabilidad alimentaria en el país. El señalamiento se repite en tiempo de escasez como la que actualmente atraviesa Venezuela, donde no se consigue uno de cinco alimentos básicos en los mercados nacionales.

VALENTINA LARES MARTIZ
CORRESPONSAL DE EL TIEMPO
CARACAS