Archivo

Partidos de izquierda tantean una coalición

Han comenzado acercamientos entre los diferentes movimientos. El umbral, su gran enemigo en el 2014.

notitle
13 de mayo 2013 , 07:58 p.m.

La izquierda colombiana tiene claro que, fraccionada como está, no tendrá mayor opción en las elecciones del próximo año.

Por eso, de manera tímida, diversos sectores han comenzado a acercarse para reagruparse con la mira puesta en los comicios presidenciales y de Congreso del 2014. (Lea también: La reinvención de la izquierda con miras a las elecciones del 2014).

La gran muralla es el umbral, que, para las elecciones del próximo año, es del 3 por ciento, lo que significa que cada lista debe sacar unos 500.000 votos si quiere tener curules en el Congreso y personería jurídica.

En las elecciones del 2010, el Polo Democrático, que recogió a casi toda la izquierda, logró para Senado 824.948 votos y 1’331.267 para la Presidencia, con Gustavo Petro.

Pero hoy las cuentas son diferentes porque hay una izquierda fraccionada. Están el Polo, con una disidencia; Marcha Patriótica, Progresistas y el Centro Independiente.

Precisamente, Clara López, presidenta del Polo y candidata presidencial, reconoció que su partido ya ha tenido diálogos con otros sectores de la izquierda. “El tema se está moviendo; hemos tenido acercamientos, pero, por encima de lo electoral, debe haber un acuerdo programático”, dijo.

Por su parte, el dirigente sindical Julio Roberto Gómez, del Centro Independiente, de tendencia de izquierda, muy cercano al vicepresidente Angelino Garzón, aceptó que ha habido charlas con otras fracciones de la izquierda y admitió que, divididos, “será muy complicado” ser una opción de poder.

Para Carlos Lozano, vocero de Marcha Patriótica, es “inevitable el reagrupamiento” si se quiere jugar un papel protagónico en las elecciones del 2014. Aceptó que han tenido acercamientos.

“Tenemos que forjar un movimiento con opción de poder. Toda la izquierda tiene que pensar en eso”, dijo.
Pero hay escépticos, como el exministro Antonio Navarro Wolff, de Progresistas.

Aseguró que la pasada reforma política no permite que alguien con curul cambie de partido o que haya una coalición de movimientos, lo que hace “muy complicada” la unidad de la izquierda, pues se incurriría en doble militancia.

“Como están las cosas, es probable que los de La Habana puedan tener participación en la campaña y que los de la izquierda nos quedemos por fuera del Senado”, agregó.

Y por ahora parece imposible modificar la norma.

REDACCIÓN POLÍTICA