Archivo

En Argentina ya juega el 'dólar Messi'

El dólar paralelo superó la barrera de los 10 (pesos), el número del futbolista. Desconfianza.

12 de mayo 2013 , 10:08 p.m.

 La pasión de los argentinos por el dólar es mucho más nueva que por el fútbol, pero no menos intensa. Arrancó allá por los años 60, cuando el peso argentino daba sus primeras muestras de ser cualquier cosa menos una moneda fuerte, se afianzó durante la dictadura y terminó de conquistar los bolsillos durante la era de Carlos Menem en los 90, cuando imperaba la convertibilidad de un peso igual a un dólar.

Pero fue ahora, durante el kirchnerismo y sus manejos económicos, cuando el país, guiado por los nuevos ‘gurúes económicos’, los denominados ‘arbolitos’(vendedores callejeros de dólares) terminó creando un nuevo tipo de dólar: el ‘Messi’.

‘Messi es siempre 10’

Hay un dólar oficial que cotiza a 5,20 pero que en el mercado es imposible conseguir debido al cepo cambiario que el Gobierno mantiene desde hace más de un año; hay un dólar turista, y otro para liquidar las exportaciones de soya, que está por debajo del oficial; y está el dólar ‘blue’, que se ubica un 91 por ciento más caro que el oficial, y es el que se comercia en las calles porteñas, y que los operadores clandestinos prefieren llamar ‘dólar Messi’, sencillamente porque llegó a superar la barrera de los 10 pesos (el número del astro del Barcelona y de Argentina).

“Messi siempre es 10. Es la camiseta 10, juega siempre para un 10, y es más que el resto de los 10 jugadores del equipo. Y el dólar que vendemos acá nunca es menos de 10”, explica Javier, quien cambia billetes con la cara de Washington y no con la de Messi, en la calle Lavalle.

Para algunos analistas, la demanda de dólares se justifica en la crisis de confianza en una economía que no crece.

El desfase en el mercado cambiario comenzó en noviembre de 2011, cuando el Gobierno decidió comenzar a restringir la compra y venta de divisas y se acentuó cuando se impuso el denominado ‘cepo cambiario’ en abril de 2012.

Con cada medida oficial, el dólar paralelo comenzó a aumentar la brecha con el oficial. A lo largo de todo el 2012 esa brecha no pasó del 23 por ciento. Pero en los últimos meses, después de cada anuncio, o cuando la presidenta Cristina Fernández avanzó con la reforma judicial, el ‘blue’ no paró de distanciarse del oficial, hasta duplicar su valor.

Para el economista Claudio Lozano el problema “además del déficit público y de reservas es de credibilidad en un equipo económico que no funciona como tal”. Para los argentinos es cuestión de salvar sus ahorros.

JOSÉ VALES
Para EL TIEMPO