Archivo

Gremio ya reta la altura de Bogotá

El club brasileño entrenó este jueves a doble jornada. Expertos analizan efectos de la altura.

09 de mayo 2013 , 08:09 p.m.

Gremio de Brasil hizo este jueves sus dos primeras prácticas en Bogotá, en la mañana en el Club Los Lagartos y en la tarde en el Centro de Alto Rendimiento, preparando el juego de Copa Libertadores del próximo 16 de mayo, contra Santa Fe. (Vea aquí: la galeria de fotos del entrenamiento de Gremio en Bogotá.)

El arribo anticipado de los brasileños tiene que ver con su preocupación por mitigar los efectos de la altura (2.600 msnm), que ya la padecieron el año pasado frente a Millonarios, en la Copa Suramericana, cuando perdieron 3-1. “Ya jugamos contra Millos y sabemos las dificultades de jugar aquí, por eso venimos con una semana de anterioridad”, dijo el volante Ze Roberto, a su llegada a Colombia.

Al respecto, expertos consultados por EL TIEMPO explicaron los efectos de prepararse en altura, a una semana del partido. “Van a disminuir los síntomas iniciales a la altura: dolor de cabeza, insomnio, vómito; pero no van a tener el mismo rendimiento físico. No se adaptarán en la parte aeróbica”, dijo Cristian Quiceno, médico deportólogo de Equidad, para quien lo ideal es llegar a la altura o tres semanas antes o a seis horas de la disputa del juego.

Por su parte Alexánder Niño, médico deportólogo con experiencia en fútbol y en selecciones Colombia, no encuentra gran ventaja en esta decisión de los brasileños de llegar a Bogotá ocho días antes del partido: “Pienso que lo hacen esperando que después del quinto día bajen los efectos de la altura. Pero no representa ninguna ventaja. Lo recomendable es llegar la noche anterior o el mismo día del partido. La real adaptación se puede dar a tres semanas del juego, 21 días, y es difícil que un equipo haga eso”. Niño agregó: “Efectos como la dificultad respiratoria, cambios de presión arterial, entre otros, se hacen más dramáticos y severos entre los dos y los cinco días de estar en la altura”.

Otro experto como Rafael Baracaldo, preparador físico de los árbitros en Colombia, dijo que los brasileños deben estar teniendo en cuenta no solo las circunstancias físicas, sino también las técnicas: “Hay que valorar la adaptación al ritmo del balón, ya que en altura cambia la velocidad de la pelota, también la adaptación a la gramilla. En lo físico, la preparación del deportista es clave, si es muy buena va a tolerar más y se va a adaptar más rápido y su fase crítica (etapa en la que se sienten más fuerte los síntomas) va a ser más corta”, aseguró.

Baracaldo también explicó que otros síntomas que pueden sentir los jugadores son "dolores de cabeza, pesadez, hemorragia nasal, deshidratación, bajo estado de ánimo, taquicardia. En algunos casos náuseas. Ya después del séptimo día, el organismo se va adaptando al efecto", dijo.

Mientras tanto el equipo cardenal le resta importancia a la llegada anticipada del club brasileño. "Gremio es buen equipo llegué hoy, un día antes o a un mes del juego. La consigna nuestra es ganar para pasar la ronda y no podemos pensar en que llegó ocho días antes, solo pensar en hacer un buen partido y ganar", dijo el técnico Wilson Gutiérrez.

Por su parte el atacante Cristian Martínez, quien se recupera de una lesión y espera estar en el juego de vuelta de la Copa, opinó: "Ellos llegaron a Bogotá porque no tienen más torneo. Pero así llegaran ahora o no, sabemos de la responsabilidad que tenemos, es un partido en casa que va a ser muy importante para entrar más en la historia de este equipo".

En todo caso, serán ocho días los que estará el equipo brasileño preparándose en Bogotá, buscando la mejor adaptación para conservar la diferencia del 2-1 obtenido en Brasil.

PABLO ROMERO
REDACTOR DE ELTIEMPO