Archivo

Adiós al Café de los Turcos

Fue desalojado para dar paso a la terminación de la Plazoleta de la Caleñidad.

notitle
09 de mayo 2013 , 07:39 p.m.

El Café de los Turcos, por donde desfilaron los intelectuales de Cali en la década del 70 y comienzos del 80 y por donde el ‘Loco Guerra’ impartía mil bendiciones, fue desalojado este jueves.

“Yo compré esto en 1977 cuando era el Café Bolívar. Yo lo convertí en el restaurante Los Turcos. Cuando lo compré vendían 15.000 pesos diarios, al mes, yo ya vendía 800.000 y 900.000”, recordaba con nostalgia Yaneth Zarzur, la primera propietaria del Café.

El Café también fue popular por su comida, exótica para la época. Pero según el escritor Humberto Valverde el sitio hacía muchos años que había perdido su encanto.

“Esperábamos que nos dieran un plazo para salir de aquí dignamente, es una tristeza muy grande porque este ha sido nuestro sitio toda la vida, es un lugar de encuentro de todas las personas de Cali, un referente de ciudad”, dijo Nelson Gutiérrez, el cuñado de Zarzur, quien estaba al frente del negocio.

Los Turcos ocupaban la parte baja del Edificio Bolívar, predio que estaba en manos de la Dirección Nacional de Estupefacientes. Ahora será demolido, junto a otra edificación, para dar paso a la terminación de la Plazoleta de la Caleñidad, obra que se inició el 30 de octubre del 2010 y que debió estar lista en abril del 2011.

La administradora del Café, Vanessa Henao, dijo que el Gobierno Municipal les ofreció un local en la nueva Plazoleta y que confiaban en trasladarse al nuevo sitio antes de ser desalojados.

“Tenemos un preacuerdo firmado con la Corporación para la Recreación Popular, que es la que va a administrar la Plazoleta, pero como aún no han terminado sus trámites con la Alcaldía tampoco podemos firmar el contrato para pasarnos al local”, dijo Henao.

“Este es un sitio tradicional donde se vende la mejor comida árabe, acá venía toda la clase política, literatos, periodistas, poetas, todo el mundo se reunía aquí. Me parece injusto”, decía Charles Delgado, un mesero que llevaba 25 años en el local.

La inspectora encargada de la diligencia dijo que desde hacía ocho días se les había notificado del procedimiento.

Ahora se entregará el edificio a la Dirección Nacional de Estupefacientes que, a su vez, deberá entregárselo al municipio. A comienzos del año la municipalidad registró el edifico en la Oficina de Instrumentos Públicos.

REDACCIÓN CALI