Archivo

Cinco universos únicos que llenan el alma

09 de mayo 2013 , 07:36 p.m.

Nombre: Pilar Cruz Rengifo

Edad: 55 años

Número de hijos: 5

Esta mujer profesional, con especializaciones y quien trabaja en una entidad del Estado, a la edad de 20 años tuvo su primera hija y a los 38, la última. Hoy, Ana María tiene 35 años; Mariana, 32; Álvaro, 25; Daniela, 20 y María, 18. Los tres mayores trabajan y las dos últimas estudian en universidad y colegio, respectivamente. Son hermanos que "se quieren y siempre que se pueden ayudar lo hacen, se respetan y ayudan", asegura Pilar.

Su historia es interesante. A los 24 ya tenía dos hijos y estaba separada. Decidió trabajar de día y finalizar su universidad de noche, así que sus días eran apoteósicos. Poco tiempo pasó, encontró una nueva pareja y para cuando se graduó ya tenía otros dos: Álvaro y Daniela.

"La crianza ha sido un poco larga por la diferencia de edad. Para cuando mi hija menor estaba naciendo, la mayor estaba ya en la universidad. Se llevan 18 años, casi la edad que yo tenía cuando tuve a la primera".

Para ella, la característica más valiosa que tienen en común todos sus hijos, es que son personas muy responsables, "enfrentan cada una de las tareas con mucho compromiso", dice firmemente. "Yo tenía grandes responsabilidades, les asesoraba en sus tareas, pero cada uno sabía que debía responder por sus cosas".

Aunque mantener económicamente cinco hijos no es tarea fácil, para ella, ser mamá es la mejor forma de expresar el amor a través de ellos. "Poder amarlos y además orientarlos como personas responsables que contribuyan a construir un mejor país es una gran satisfacción", agrega.

"Mis hijas mayores ya tienen hijos, así que las menores fueron tías a los 10 y 12 años. Fue una maravilla. Hoy, divido mi tiempo esperando mi pensión, trabajando, dirigiendo la casa, consintiendo a mis nietos y recogiendo a las más pequeñas en sus fiestas los fines de semana, en fin...".

Pilar asegura que su vida nunca es monótona pues tiene cinco universos con los cuales entretenerse. "Si quienes han sido madres viven felices con la experiencia de complementarse con sus hijos, no saben los que les espera cuando lleguen los nietos; esa es la realización total".

EL TIEMPO