Archivo

Leonel Estrada y su poesía 'exteriorista'

Publican 'Mientras vivimos', poemas póstumos inéditos del crítico de arte antioqueño.

notitle
09 de mayo 2013 , 05:33 p.m.

El reconocido gestor cultural antioqueño Leonel Estrada Jaramillo, fallecido a finales del año pasado, cultivó, además de su amor por la escultura y la pintura, una faceta poética, de la que sólo se conocía el libro ‘El camino sigue abierto’, con versos de corte espiritual, editado en 1975, con prólogos del nicaragüense Ernesto Cardenal y de Gonzalo Arango.

En homenaje a su legado, acaba de publicarse la antología ‘Mientras vivimos’, que recoge los poemas inéditos que el creador de las memorables bienales de Coltejer escribió entre 1960 y el 2010.

En esta nueva publicación se incluyeron, además de los textos de Cardenal y Arango, uno de su esposa María Helena Uribe de Estrada, que están acompañados de una serie de fotografías del autor con críticos de arte mundial y artistas reconocidos, que también fueron sus grandes amigos.

El poeta Juan Gustavo Cobo Borda destaca el famoso diccionario de arte que hizo Leonel Estrada, en el que definía varios términos artísticos contemporáneos.

“Pero el otro aspecto que vale la pena mencionar, es que siendo ya un hombre mayor, se descubrió a sí mismo como un poeta sorprendentemente joven, es decir un poeta que amaba la música rock, que amaba el jazz y sobre todo que cultivaba la fotografía en sus múltiples viajes, pero también sobre todo en su poesía”, explica Cobo, al agrega que sus versos los definió Ernesto Cardenal como de corte ‘exteriorista’.

“Leonel toma instantáneas de las cosas, a manera de pequeños primeros planos, de sus seres queridos, de la situación del Medellín de entonces, y también de los cambios sociales y culturales. Entonces, estamos ante un poeta despojado, con una veta religiosa, pero también un poeta muy seco, depurado, y lleno de agudeza y color”, anota Cobo Borda.

Aunque ejerció la profesión de odontólogo, con la que sacó adelante a sus cinco hijos, Estrada dedicó su vida al arte. “Pintaba un cuadro diario, al momento de su muerte, pero yo creo que lo más importante en su vida fue la gestión cultural de arte. Fue el creador de las bienales de arte de Coltejer, en los años 60 y 70, que en cierta forma transformaron el arte en el país, porque abrió el país a una visión internacional del arte”, comenta su nieto Martín Nova Estrada.

Esa mirada universal la trajo a su regreso de los Estados Unidos, luego de estudiar en la Universidad de Columbia, en donde había podido empaparse de las tendencias artísticas vanguardistas. “Cuando regresa a Medellín, se encuentra con un arte muy cerrado y local, que lo llevan a promover un cambio”, anota Nova, al destacar que hasta antes de morir, su abuelo participó muy de cerca en las escogencia de los artistas que iban para la bienal de Florencia.

REDACCIÓN CULTURA Y ENTRETENIMIENTO