Archivo

El padre Chucho regresa a la T.V., esta vez desde Miami

El sacerdote desistió de participar en el 'Desafío' pues dice que recibió agresiones.

notitle
08 de mayo 2013 , 08:10 p.m.

 Hace dos meses le asignaron la iglesia Jesús Amor Misericordioso, ubicada en el occidente de Bogotá.

¿Es verdad que la convertirá en santuario?
¡Sí! Muchísima gente viene buscando la misericordia de Dios, que nos hace tanta falta. Este será un santuario como Las Lajas (en Ipiales) o el 20 de Julio (Bogotá), con el reconocimiento como templo sagrado. Cuando llegué encontré un cuadro que la comunidad había hecho y tenía ese nombre; y si ese era el deseo de los fieles, solo faltaba el aval de la Iglesia.

¿Cuándo comienza la construcción?
Es más fácil construir una Cuadra Picha (sector de rumba en el sur de Bogotá) que hacer una iglesia. Sacaron la clase de religión de los colegios y hoy tienen que repartir preservativos en las loncheras. Lo que vamos a hacer es dejar el templo y tumbar lo que se pueda para construir y ampliar.

Dicen que aquí se ha enfrentado con personas que parecen poseídas…
Una vez iba en procesión con el Santísimo y una joven se lanzó a darme patadas y a pegarme duro. No era que me odiara, como algunos que sí quisieran pegarme. Me tumbó y cuando me agarró fue Dios quien la cogió. Ella empezó a hablar de una forma extraña. ¡Fue fuerte! La abracé, oré, invoqué la presencia de la Santísima Virgen, la sangre de Cristo, la presencia y el nombre de Jesús, y ella descansó. Después me dijo que ni medicina siquiátrica, ni clínicas de reposo habían podido con ella.

Son casos que pasan con frecuencia. Lo más triste fue con un niño. ¡Nunca había visto eso en mi vida! Cuando iba pasando, se revolcaba en el piso de manera horrible. Me arrodillé y lo cogí fuerte porque se movía como una culebra y se podía golpear. Sentí un dolor, pero fue más fuerte el poder de Dios que el del mal, y ya está renovado. Satanás es un pobre diablo que nada tiene que hacer frente al poder de Dios.

¿Por estar al frente de esto no irá al ‘Desafío’?
La razón verdadera es que recibí muchas agresiones, entonces preferí dejar ese monstruo quieto. Tengo un compromiso grande con mis ovejitas. Me llamaron de Telemundo para ser presentador y dirigir un programa, pero tenía que irme a vivir a Miami y no quiero. Llegamos a un acuerdo, hablé con el obispo y me dio el permiso para viajar una vez por semana y hacer un programa con casos muy particulares, donde voy a ser un cura del alma. Aquí tuve uno donde se llevaban casos, pero la ayuda para la gente salió de la Iglesia y de personas bondadosas. A diferencia, esta vez el programa colaborará socialmente al ser humano, por eso me llama la atención.

¿A qué agresiones se refiere?
Verbales, a mi imagen, a la Iglesia; pero no estoy para pelear con nadie. Dejo todo en manos de Dios.

¿Para qué ir al ‘Desafío’?
Para demostrar que uno sí puede competir con valores cristianos. Es interesante entrar en ese mundo de tanta riqueza que Dios ha puesto y de tanta pobreza que el hombre ha puesto: África. Quería mostrar el rostro de los curas de verdad.

Usted tiene fama de ‘pantallero’…
Nunca estuve en tapetes rojos ni tampoco soy estrella sino estrellado. Para mí, la única estrella es Cristo. Nunca fui porque me siento ridículo en un tapete lleno de luces.... De niño y joven veía a muchos en la TV y los admiraba, pero cuando estuve y los vi me desanimé. Quedé muy triste de ver esa arrogancia, y me quedé con el Señor.

CRISTINA ESTUPIÑÁN CH.