Archivo

El colchón, un enemigo oculto en Villavicencio

En solo cuatro días autoridades antidesastres recogieron más de 1.000 colchones en Villavicencio.

notitle
07 de mayo 2013 , 05:47 p.m.

La imagen de 10 soldados cargando un colchón de espuma para cama doble, mojado en una inundación en el sector de San Carlos, no se borra de la mente de Patricia Baquero, jefe de la Oficina de Gestión del Riesgo de Desastres de Villavicencio.

“Se imagina el daño que causa un colchón de ese tamaño y peso en un caño, un río o atravesado en una tubería, taponando una alcantarilla, es gravísimo”, se preguntó y respondió al mismo tiempo la funcionaria, en medio del trajín que le ha tocado estos días por el invierno en la ciudad.

Lo hace con la autoridad que le da el hecho de haber sido testigo de cómo en solo cuatro días de la semana pasada, a través de brigadas de limpieza con el Ejército, la Secretaría de Infraestructura y Bioagrícola, recogieron en volquetas y camiones más de 1.000 colchones de todos los tamaños arrojados sin decoro en caños, calles y zonas verdes de la ciudad.
Buena parte de esos colchones salieron de los barrios afectados por las lluvias del 28 y 29 de abril, pero otra gran cantidad llevaba varios días afectando el medio ambiente y poniendo en alto riesgo de inundación o de avalancha a las poblaciones de las rondas de las fuentes de agua.

La problemática de los colchones arrojados por las comunidades es de tal magnitud que, según cálculos de Bioagrícola, en estos tiempos de invierno han recogido en promedio entre 20 y 25 colchones por día.

“La gente los bota con mayor intensidad en días de lluvia porque los colchones se mojan o la humedad los afecta”, dice el ingeniero Eduardo Restrepo, director de Operaciones de Bioagrícola, quien señaló como puntos críticos, convertidos prácticamente en botaderos de colchones, los sectores de Pinilla, Malocas, Camino Ganadero, Industrial y la antigua carretera del Amor, vía a Multifamiliares Centauros.

El secretario de Medio Ambiente de Villavicencio, Nelson Vivas, le sumó sitios como el caño Siete Vueltas, Caños Negros, Juanambú, los ríos Ocoa y Guatiquía.

La Oficina de Gestión del Riesgo reconoce gran afectación en los caños Maizaro y La Cuerera.
De esos sitios, el año pasado sacaron 1.800 toneladas de residuos sólidos, entre colchones, muebles, llantas y escombros, y este año ya llevan 100 toneladas.

“A pesar de las campañas y de las brigadas que hacemos, la gente sigue botando esos residuos a los ríos, caños y zonas verdes”, manifestó Vivas.

Sin embargo, la Alcaldía no va a bajar la guardia y por el contrario, desde hoy inician en la ciudad una campaña masiva de sensibilización y de limpieza en los sitios críticos.
Patricia Baquero anunció que van a comenzar por la zona del caño La Cuerera, en el Camino Ganadero, para bajar el nivel de riesgo en barrios como Villas de Aragón, Santa Cecilia, Kirpas, La Conquista, Parcelas de San Camilo y Viña del Mar.

Aplicarán comparendo ambiental a infractores

A los responsables de arrojar colchones y otros residuos como muebles, sanitarios, lavamanos, escombros a los ríos y las calles les llegará pronto un tatequieto que les tocará el bolsillo con cuantiosas multas.
Se trata del comparendo ambiental para los infractores, un instrumento de cultura ciudadana que busca sensibilizar sobre el adecuado manejo de residuos sólidos y escombros para proteger el medio ambiente y la salud pública, con sanciones pedagógicas y económicas.

Llano Sie7edías estableció que el proyecto de acuerdo del comparendo ambiental de Villavicencio ya está en trámite en la Alcaldía, específicamente está en revisión en la Oficina Jurídica, y en las próximas semanas será presentado al Concejo.
Según la ley, le corresponde tramitarlo al alcalde de la ciudad y aplicarlo a la Secretaría de Gobierno. Un comparendo lo podrán imponer la Policía, los inspectores de policía y los corregidores.

Los dineros que sean recaudados pueden ir destinados a la recuperación de parques y a campañas de educación ambiental y prevención. Los comparendos ambientales serán impuestos a quienes sean sorprendidos arrojando basuras o no saquen las basuras en horarios establecidos.

Recogen colchones gratis

Bioagrícola dispuso de la línea gratuita de atención al usuario 110 para atender a la comunidad o a las personas que necesitan disponer de un colchón y otros residuos sólidos que causan daños ambientales.

“Este servicio actualmente se presta sin costo adicional, con el fin de motivar su uso y evitar al máximo intermediarios que de manera irresponsable arrojan estos desechos a nuestros caños, ríos y quebradas”, dice un documento de la Secretaría de Gobierno de Villavicencio sobre el tema. Bioagrícola utiliza volquetas o camiones NPR para recoger estos elementos, que no pueden ser manejados en los vehículos compactadores.

Un colchón expuesto al medio ambiente se convierte en transmisor de hongos, bacterias y enfermedades, además de malos olores.

REDACCIÓN LLANO SIETE DÍAS