Archivo

Hace 100 años

El mundo civilizado dirige su atención a la península balcánica desde que los plenipotenciarios se reunieron en Londres (Inglaterra) para negociar la paz. Después de la entrada del rey Pedro de Serbia (foto) a la ciudad de Uskub, su ejército se dirigió al mar Adriático y ahora está en Monastir, con el objetivo de apoderarse de la fortaleza de Durazzo. La situación militar y diplomática es inquietante.

notitle
06 de mayo 2013 , 03:46 p.m.