Archivo

Meluk le cuenta... (Pandora)

notitle
05 de mayo 2013 , 09:14 p.m.

Hace apenas mes y medio, Barranquilla era atravesada por incontenibles arroyos de críticas contra Junior y Alexis García. Aguas de furiosos remolinos contra el estilo, las contrataciones, las respuestas y los malos resultados del DT.

En esa corriente turbulenta de derrotas tenían ahogado al DT (lo ‘despedían’ a diario), vi a Hugo Illera, miembro del consejo de viejos sabios de la crónica deportiva, decir: “Prefiero no hablar. Me enteré de cosas muy feas, horribles, que pasan allá adentro”.

Los periodistas somos como Pandora: la curiosidad es nuestra esencia. Ahora que Junior navega en un bote con motor fuera de borda de seis triunfos seguidos, ya no pasa nada feo. Pandora abre una de las cajas (que eran más bien jarras, según el mito) que había en la casa de Zeus, e indaga.

Como van ganando, todo es bondad, armonía, compañerismo. Es cuando fulano es el más chistoso, mengano canta y baila, perencejo juega naipes y todos oran.

Barcelona y Real Madrid quedan eliminados de la Champions. Pandora, curiosa, abre la otra jarra, la que nos han contado desde niños, y entonces escapan todos los males: celos, envidias, miedos, culpas, ira... Piqué dice que ya es hora de que vengan cambios, y su jefe, el DT Tito Villanova, le contesta con dureza: “Quien habló de cambios no ha considerado que puede ser uno de ellos”. Se calentó el vestuario.

La pelotera entre Mourinho y los ‘caballos’ del Real Madrid, encabezados por el arquero Casillas y el zaguero Ramos, es vieja, desde cuando perdieron la Liga española. Ahora, con la nueva derrota, se recalentó: Casillas dijo que seguirá en el Madrid, muy seguro de la ida de ‘Mou’.

Pero el DT le contestó feo: “Mi gran error fue no traer hace años a Diego López (el portero ahora titular), y aún no sé si me voy: tengo contrato”. Y se amaban cuando ganaron.

Este domingo, Millos goleó a Patriotas 4-1, un triunfo urgente tras fechas de no ganar, días cuando la curiosa Pandora abrió la caja de la que salieron sus males y tensiones. Hoy, como en el mito, con la victoria queda la esperanza de que pueda sobreponerse a las cosas que se dijeron entre ellos en la derrota.

Es la esperanza de calma renovada, como cuando ganaron el título. En todas partes es igual: cuando ganan, los equipos respiran aire rosado; pero cuando pierden la culpa es de Pandora, que abre la caja de la que salen los males.

Meluk le cuenta...

GABRIEL MELUK
Editor de Deportes