Archivo

Sí a UNE-Millicom

notitle
05 de mayo 2013 , 08:16 p.m.

Nunca se me olvidará cuando mi amigo Enrique Carlos Angulo, que en paz descanse, me dijo hace unos años que el negocio de voz tradicional no tendría futuro y que este iba a ser convergente y móvil. Esa visión, cuando se otorgaron las licencias de telefonía de larga distancia, hace muy difícil entender la férrea oposición a la fusión de UNE con Millicom y demuestra lo poco que se conocen el negocio y el futuro de las telecomunicaciones y la convergencia digital.

Competir en el mercado de la convergencia hace que las inversiones necesarias para ofrecer productos atractivos y que abran mercado sean inmensas, mucho mayores que las que empresas como UNE y ETB pueden asumir. Competir con Claro y Movistar, que ofrecen televisión por suscripción, voz fija y de larga distancia y telefonía celular y comunicaciones inalámbricas, obliga a que la fusión de UNE con Millicom, socio de Tigo, sea imprescindible para la supervivencia de la empresa antioqueña.

Para llegar al punto de equilibrio del servicio de comunicaciones móviles 4G LTE ofrecido por UNE, esta empresa debe invertir un billón de pesos, lo que implicaría que EPM los capitalizara. Esto causaría una disminución de 220.000 millones de pesos de transferencias que le entrarían. Otra opción sería abandonar el 4G LTE, lo que la llevaría a la quiebra muy rápidamente, a venderla a precio bajo, pues los posibles compradores se van a dar cuenta de su débil posición estratégica, o a asociarse con Claro o Movistar, lo que para ellos no sería posible por la posición dominante del primero y la intención de desinversión del segundo. El único candidato que le puede ofrecer un futuro viable y sólido a UNE es Millicom, pues esta empresa también necesita que Tigo pueda ofrecer productos digitalmente convergentes para competir con Claro y Movistar. Esta fusión pondría en el mercado un tercer operador, que puede hacer que la competencia ya no le pertenezca al duopolio actual. Un tercer operador que pueda ofrecer telefonía fija y móvil, televisión y telecomunicaciones, entre estas, conexiones a Internet, les conviene a los colombianos.

ETB, que para sobrevivir necesita un aliado estratégico, está de acuerdo con la fusión, como lo dijo su presidente, Saúl Kattan, en una entrevista con la revista Dinero. Los opositores alegan que Millicom no tiene la solidez financiera necesaria. Esto se despeja mirando sus cifras. Aquí está pasando lo de siempre: todos se niegan a una buena idea, pero no proponen otra mejor. Adelante, UNE, con su fusión.

Guillermo Santos Calderón
guillermo.santos@enter.co