Archivo

Así fue 'El amor' de Fito Páez

Dos horas de concierto, aforo completo, dos breves apagones: lo más destacado de la presentación.

notitle
05 de mayo 2013 , 02:29 p.m.

Como lo había anunciado, Fito Páez interpreto en orden el álbum más exitoso de su carrera, El amor después del amor. La gira conmemorativa de los 20 años del trabajo discográfico pasó en la noche del sábado por Bogotá y ayer, por Medellín.

La canción que da título al álbum retumbó a las 8:10 p.m., en un Palacio de los Deportes completamente abarrotado. El artista argentino saltó al escenario, vestido de negro y con gafas semioscuras, al lado de su corista -la barranquillera Adriana Ferrer- y de sus cinco músicos. (Vea galería de imágenes: Los mejores momentos de Fito en Bogotá)

Minutos antes, la bogotana Andrea Echeverri había brindado un recital con sus composiciones como solista; sin embargo, los ánimos explotaron cuando interpretó Baracunatana y El estuche, temas insignes de su exagrupación Aterciopelados.

El artista rosarino se encontró con un público receptivo y emocionado, que no paró de aplaudir y cantar durante las dos horas que duró el show. Pétalo de sal, La verónica, Tráfico por Katmandú, Tumbas de la gloria y Detrás del muro de los lamentos se sucedieron sin que Páez perdiera la compostura. Fue con A rodar mi vida que lanzó su chaqueta por los aires y anunció “el fin de la primera parte”.

Cinco minutos después, con chaqueta y gafas blancas, retornó al escenario para complacer a sus fanáticos en la segunda hora de concierto, compuesto por las canciones exitosas de sus demás discos: Cadáver exquisito, 11 y 6, Circo Beat, Loca tuca de Dios, Naturaleza sangre, Al lado del camino y Ciudad de pobres corazones.

Cuando Fito y su banda interpretaban este último tema, se presentaron dos breves apagones, que los dejaron mudos y a oscuras por algunos segundos. “En esta puta ciudad se va la luz y la volvemos a enchufar”, bromeó Páez al acomodar el comentario en uno de los estribillos de la canción. Al finalizar, nuevamente desapareció en medio de los gritos desaforados de sus seguidores.

Por tercera vez regresó, con un jean y una chaqueta rosada, para cerrar este repaso por su discografía. Dar es dar y Mariposa tecknicolor fueron sus notas finales.

“Bogotá, como te quiero. Fue una noche increíble, los adoro”, dijo Fito ante las más de cuatro mil personas que coreaban su nombre. Eran las 10:15 p.m. y el tercer acto había culminado dejando a sus fanáticos sudorosos y felices.