Archivo

'Un líder es tan poderoso como lo sea su conciencia': Deepak Chopra

Deepak Chopra habló desde Nueva York, días antes de su charla en Bogotá sobre liderazgo.

notitle
04 de mayo 2013 , 11:04 p.m.

Deepak Chopra se ha hecho mundialmente famoso por ser el máximo gurú de la medicina holística, esa que considera que el universo es una unidad que funciona de manera interrelacionada y que llama sano al que logra que su mente, su cuerpo y su espíritu funcionen armónicamente. Time lo llamó el poeta y profeta de la medicina alternativa. Y el mundo lo ha encumbrado volviéndolo el best seller de los best sellers y el líder espiritual de Occidente. Este médico endocrinólogo nacido en India, que ha escrito 55 libros –traducidos a más de 30 idiomas– y que gana unos 20 millones de dólares al año, se enfoca en un nuevo tema: el liderazgo, pero desde el alma.

Este miércoles llega al país para hablar de lo que él llama ‘líderes inspirados’, esos que no nacen ni se forman de modelos externos, sino que surgen de las potencialidades del propio ser, y cuyos bastiones son la creatividad, la inteligencia, el poder de organización y el amor. Un tipo de líder que surge de la adversidad, de una familia sumergida en el caos, de una empresa sin visión o de un país que lucha por alcanzar la libertad.

Desde Nueva York, Chopra habló con EL TIEMPO sobre cómo llegar a ser un líder y cómo encontrar las potencialidades propias en un proceso más íntimo que empresarial.

Usted nació en India, un país muy rico culturalmente, pero lleno de inequidades, ¿como influyen estas condiciones en su vida y en la formación de un líder?

Mi pasado hindú me ha permitido sentirme cómodo con las contradicciones y las paradojas, porque la India tiene muchas: es un país espiritual y con una rica herencia cultural pero también tiene grandes problemas, que incluyen la pobreza extrema y la desigualdad económica suprema; también tiene sobrepoblación, dificultades para los niños, conflictos políticos, burocracia, corrupción. Eso lo hace un país que tiene una herencia espiritual muy rica, pero también una potencia económica con grandes contradicciones. Cumplí mis metas en la vida de ver lo que podemos aprender de una cultura con tanto bagaje. Dicto cursos de liderazgo en escuelas de negocios en Columbia y también en Harvard, y lo que hacemos es combinar lo que sabemos de espiritualidad con ejemplos locales de política corporativa, de negocios y liderazgo en la comunidad.

¿Los entornos difíciles, desiguales o caóticos como ese pueden ser un impedimento para la formación de un líder?

El líder, de hecho, emerge de ese entorno, cualquiera que sea, porque las mismas necesidades del entorno lo llevan a ser líder. Este entorno incluye la necesidad del bienestar social, comunitario, financiero, educativo y también del bienestar físico, emocional y espiritual de la gente y de sus interacciones. El líder nace, simbólicamente, de todo esto, pero si no está consciente de eso, podría convertirse en un líder reaccionario en vez de uno creativo y racional.

¿Y cuál es la diferencia?

En el campo gerencial sería la diferencia que hay entre los gerentes que hacen un buen trabajo y los líderes que son responsables del cambio; ellos ven donde una sociedad o un negocio están y lo llevan a un siguiente nivel. En otros campos hablaríamos de dictadores, de líderes del mal.

Hay un término que está presente en toda su obra: ‘la conciencia’. ¿Qué es para usted?

Conciencia es cómo disponemos nuestra mente y nuestro cuerpo en nuestro entorno. Podríamos decir que la conciencia es un estado fundamental, es reconocimiento más que nada, y el reconocimiento tiene muchos componentes: reconocimiento de tu mente, de tu cuerpo, de tus relaciones, del ambiente, del ecosistema, de las interacciones sociales, de la economía, la historia, la cultura, y uno podría seguir. Uno es tan poderoso como su conciencia; entre más consciente, más poderoso se es como líder.

¿Cuáles son las características de este liderazgo del que habla?

Los grandes líderes tienen una visión y la capacidad para manifestarla. Para definir tu visión debes comenzar por mirar y escuchar. Mira y escucha todo lo que te rodea, pero también escucha tu interior. Estamos ante un proceso que involucra cuatro pasos. ‘Observación imparcial’: mira y escucha con tus sentidos. ‘Análisis’: mira y escucha con tu mente. ‘Sentir’: mira y escucha con tu corazón. ‘Incubación’: mira y escucha con tu alma. Cuando hayas transitado estas cuatro etapas, tu visión puede comenzar a expresarse.

¿Qué cualidades debe tener ese líder?

Las mejores cualidades que puedes tener cuando empieces tu carrera son la pasión, los valores y la dedicación a un propósito. Con estos elementos se forja una visión. Cuando hablas con los líderes más inspiradores, los que yo llamo visionarios exitosos, resulta que todos comenzaron con pasión y con una visión del panorama general. Agregaron dedicación a un profundo sentimiento de propósito. Se rigieron por valores esenciales que no estaban dispuestos a negociar. Para poder hallar grandeza en ti, debes agregar un propósito a esa pasión.

Usted es un líder en su área. ¿No le implica esto un gran peso para la vida? ¿Sus días son muy agitados?

Por el momento practico mi propia disciplina espiritual, que incluye meditar todos los días durante dos horas; hago ejercicio diariamente, duermo bien, y el resto del día es mi regalo para el mundo, para lo que sea importante ese día. Como lo mencioné, enseño a líderes empresariales; lo hago en escuelas de negocios y estoy involucrado en un movimiento en Wall Street llamado Just Capital. Mis actividades son muy diversas y están determinadas por lo que sea necesario en el momento, y eso jamás me atormenta, es un regalo para la vida.

A propósito de eso, cada vez parece alejarse más de la medicina y acercarse a la espiritualidad…

No he cambiado mi carrera. Aún tengo licencia para ejercer en Massachusetts y en California. Dicto clases a estudiantes de Medicina, tenemos residentes que ingresan a nuestro programa; también certificamos a los alumnos y tenemos la aprobación de la Asociación Médica Americana (AMA). Hemos expandido la salud y el bienestar de lo meramente físico a todas las áreas de bienestar porque como individuos nos afectamos por todas las áreas.

¿Tenemos una definición limitada de la salud?

Sí. Nuestra definición de salud debería expandirse, no limitarse únicamente a bienestar físico sino también a bienestar social, de la comunidad, bienestar económico, educativo, emocional y espiritual. En inglés, la palabra salud (health) está relacionada con la palabra holly o holden, que significa ‘incluyente de todo’.

Su visión ha sido criticada en el pasado. Dicen que lo que usted enseña o predica puede crear ‘falsas esperanzas’ en la gente que lo sigue…

Eso es una contradicción porque o se tiene esperanza y se cree o no se cree y no se tiene esperanza. No existe cosa tal como ‘falsas esperanzas’. Alguna gente cree y otra no, y ellos deben definir esto. Yo no estoy ahí para quienes están pensando de esta última forma.

Volvamos al liderazgo. ¿Si una persona no sigue estas corrientes espirituales, puede ser un líder?

No se le puede enseñar a otra gente lo que uno no tiene dentro. Las transformaciones sociales y personales van de la mano. Se necesita una masa crítica de gente para poder generar transformaciones personales y sociales, y no se pueden hacer transformaciones sociales si no hay una transformación personal.

¿Las tecnologías distraen o ayudan a este propósito?

En esta época existen muchas redes sociales y profesionales que ayudan. En LinkedIn, por ejemplo, se puede crear una comunidad de millones de personas que están involucrados en transformaciones personales y sociales, lo que significa que están haciendo algo para ellos mismos, pero también están haciendo algo para su comunidad.

¿Con eso basta?

Con la tecnología podemos crear lo que yo creo es un ‘cerebro global’. Nuestras mentes se han extendido a todas las redes sociales, y yo trabajo con ellas, trabajo con Facebook, LinkedIn, Google+, YouTube, porque estas llegan a distintas audiencias. Personalmente he invertido en el uso de la tecnología para crear un mundo más pacífico, justo, sostenible y saludable.

¿Cuál diría usted ha sido su contribución para la humanidad?

Creo que mi aporte a la humanidad, espero que lo sea, es haber agrupado los conocimientos ancestrales con fundamentos modernos.

Liberación emocional

“Debemos aprender a liberarnos de las toxinas, y las hay en todo: emociones tóxicas, relaciones tóxicas, trabajos tóxicos, sustancias tóxicas; y luego entender que el liderazgo crece con amor hacia los demás”.

¿Cómo empezar?

“Lo primero para llegar a ser líder es plantearnos las cuestiones básicas que dan significado a nuestras vidas. ¿Quién soy? ¿Cuál es el propósito de mi vida? Al responder a estas preguntas asumimos la responsabilidad de dirigir nuestra vida para luego inspirar a otras personas”.

¿Por qué ser líder?

“Porque ya no podemos esperar a que el gobierno actúe, por buena que sea su intención; ni tampoco podemos dejarles la tarea a otros; nosotros debemos proveer las soluciones para los grandes problemas de nuestro tiempo”.

¿Cómo hacerlo?

“Todos sabemos cómo mirar y escuchar, y estas son las herramientas básicas de la percepción. El líder es responsable por tener una visión, que debe ser lo suficientemente clara como para guiar e inspirar a otros”.

Formando nuevos líderes en Colombia

Chopra dictará dos conferencias en el país. Este miércoles, en el Hotel Sheraton, en Bogotá, a las 8:30 a.m. El jueves, en Medellín, en el Centro de Eventos Plaza Mayor, a las 9:30 a.m. Sus ejes de discusión serán el alma del liderazgo y el rol de liderazgo personal bajo diferentes contextos. Llega al país gracias a Seminarium, con el apoyo del diario económico ‘Portafolio’. Informes: (1) 617-0766, ext. 100.

JORGE QUINTERO
Redacción Domingo
Con la colaboración de Andrés Rivera Mejía / EL TIEMPO