Archivo

Después de 15 años de noviazgo, abuelos de 90 años se casan en Paipa

Se conocieron en el centro para la tercera edad de Paipa y este viernes por fin se casaron.

notitle
03 de mayo 2013 , 10:46 p.m.

Este viernes el templo de Villa Vianney, en Paipa, fue testigo de una historia de amor protagonizada por dos abuelos que en la cumbre de su vida unieron sus existencias en matrimonio. Dioselina Gil, de 95 años, viuda desde hace medio siglo, y Eudoro Camargo, de 90, se casaron después de esperar 15 años su boda. Se conocieron en el Centro de Vida Raquelita Ochoa, que atiende en Paipa a los adultos mayores. “Allá nos ennoviamos y hace 15 años nos fuimos a vivir juntos”, recuerda el Esposo. (Vea acá las imágenes de la ceremonia)

Aunque desde entonces quisieron unir sus vidas en matrimonio católico, el hecho de que Eudoro estuviera casado con otra mujer se los impedía. “Yo me casé a los 35 años pero no duré casado sino siete años. Mi esposa era de una familia conservadora y yo era liberal, por lo que los padres después de que tuvimos cuatro hijos le dijeron que me abandonara y ella me dejó”, cuenta Eudoro.

Muchos años después él supo que su esposa residía con sus hijos en Bogotá y aunque se perdonaron, no volvieron a vivir juntos. Hace cuatro meses quedó viudo y tras conseguir los documentos que le exigía la iglesia católica, con el apoyo de Claudia Díaz, quien ha sido testigo de este amor, le volvió a pedir a Dioselina que se casaran. “Yo acepté porque vivimos en unión libre ya hace 15 años. Me he visto enferma y llega la muerte y uno tiene que estar al día en esta vida para subir al cielo a darle cuenta a nuestro Señor”, afirma Dioselina.

El sacerdote Miguel Ángel Paredes Avella, quien también ha conocido de cerca el amor que se profesan estos abuelos, fue el encargado de casarlos. “Gracias don Eudoro y señora Dioselina por apostarle al amor y por ser testigos fieles hasta el final”, dijo en su homilía el Sacerdote. Para Paipa esta boda fue todo un acontecimiento, dado que muchos conocen la historia de la relación de esta mujer y este hombre. La fiesta de bodas se efectuó en Villa Vianney y la luna de miel la van a pasar en el hotel Portofino, ahí mismo en Paipa.

El grupo Misioneros del Amor y la Esperanza, que coordina el padre Paredes y que está conformado por hombres y mujeres de la comunidad, le hizo arreglos a la casa donde residen los dos abuelos. “Desde hace 15 años ellos siempre estuvieron absolutamente convencidos de que tenían que casarse. Es un ejemplo de amor para la juventud y yo sí le doy gracias a Dios que se les haya cumplido el sueño a estos viejitos”, manifestó Manuel Díaz, padrino de los recién casados. Los recién casados, Dioselina Gil y Eudoro Camargo, a la salida del templo, acompañados por sus padrinos: Manuel Díaz y Beatriz Tocarruncho.

Los recién casados se prometieron amor eterno. La boda fue posible gracias al apoyo de varios paipanos, como el padre Miguel A. Paredes. Como todas las novias, doña Dioselina se preparó con esmero. Cuando el Padre manifestó que el novio podía besar a la novia, el templo estalló en un caluroso aplauso de quienes los acompañaban.

REDACCIÓN BOYACÁ SIETE DÍAS