Archivo

Restricciones a la prensa en Venezuela, amparadas por la ley

Expertos creen que la censura se esconde tras figuras legales que entorpecen la labor periodística.

notitle
02 de mayo 2013 , 08:12 p.m.

A lo largo de la era del presidente Hugo Chávez se aprobaron varias leyes, que para los defensores de la libertad de expresión en Venezuela son un ataque directo al derecho de pensar distinto y poder decirlo sin miedo. Son normas legales que permiten tener más poder sobre las sanciones a los medios de comunicación y a los periodistas, a través de una institución del gobierno, como ente regulador de contenidos, que en este caso es Conatel. En 2002 hubo una reforma al Código Penal y en 2004 se promulgó la Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión (Ley Resorte) con el fin de establecer responsabilidad social por parte de los medios en los contenidos que expongan a los consumidores de información.

Carlos Correa, director de la organización no gubernamental Espacio Público, que vela por la defensa al derecho de la libertad de expresión, le dijo al ELTIEMPO que hoy por hoy las leyes venezolanas “responsabilizan al periodista por lo que su entrevistado le diga y por ser emitido en determinado espacio público”. Es decir, no es la responsabilidad del que habla sino del que emite.

Por su parte Carlos Lauria, vocero del Comité de Protección a Periodistas, CPJ por sus siglas en inglés, habló con ELTIEMPO y asegura que en Venezuela “la polarización política y aguda se ha trasladado a los medios de comunicación” y esto se ve reflejado también en las calles, pues la violencia contra periodistas, sobre todo de “oposición” ha ido en aumento. Hace rato que comenzó “una etapa más directa de censura puesta por el Ejecutivo” dice Lauria.

Negación de frecuencias, arma poderosa

Después de 50 años, ‘Radio Caracas Televisión’ (Rctv) salió del aire. Este canal era el de mayor audiencia en Venezuela. Cuenta Carlos Correa, que Rctv tenía mucha producción de novelas, programas humorísticos de larga tradición, programas de opinión y su línea editorial era muy crítica contra el gobierno. El Estado, como dueño de las frecuencias de radio y televisión, decidió no renovársela cuando se terminó el contrato. “Fue la apuesta más grande del gobierno de Chávez” acota, en cambio, Lauria. De hecho, el presidente hizo el anuncio de la no concesión de la frecuencia, en medio de un auditorio de militares pronunciando palabras como “van a salir del aire estos golpistas de Rctv”.

La televisora fue señalada por una serie de acusaciones de violación de leyes y la Constitución. “La cadena no tuvo oportunidad de defenderse” asegura Lauria.

Pero Rctv se reinventó y empezó a emitir su señal como internacional, o sea por cable, y al negarse a transmitir las cadenas nacionales, que reiteradamente Chávez hacía, el Gobierno también les negó la posibilidad por ese medio y ese sí, fue el fin de Rctv.

En 2009 se suman 32 emisoras de radio y dos estaciones de televisión regionales al combo de medios de comunicación al que les fue negado la concesión de frecuencias por término de contrato. Galería: Medios de comunicación versus Gobierno en Venezuela

Globovisión no soportó más

Este canal, que sólo se ve en Caracas y el estado de Carabobo en señal nacional, los demás estados deben contratar señal vía satélite, es el único medio televisivo abiertamente crítico al gobierno chavista. Pero según Correa y Lauria esto podría durar muy poco, porque después de haber soportado fuertes arremetidas del gobierno, multas millonarias amparadas en la Ley Resorte, diez procesos administrativos, ataques a las sede del canal, Globo hoy, está a la venta. Su mayor accionista, Guillermo Zuloaga, quien tuvo que salir de Venezuela y pedir asilo político en Estados Unidos porque se considera un perseguido del régimen chavista, no aguantó más y puso a disposición las acciones del medio de comunicación. Lea también: Colombia sigue siendo un país peligroso para ejercer el periodismo

“Casi con certeza perderá su línea crítica y con el tiempo no sólo eso, sino que podría convertirse en otro medio a fin al del oficialismo” lamenta Carlos Lauria del CPJ.

La nueva frontera de la restricción es el internet

Debido a la restricción de medios de comunicación los venezolanos, según los analistas Correa y Lauria, se están volcando a las redes sociales, sobre todo a Twitter, para informarse e informar. Datos verificados por CPJ, revelan que Venezuela tiene dos millones de usuarios de Twitter que equivale al 8% de la población. “En el intento del Gobierno por controlar el flujo informativo” se han realizado denuncias por ‘hackeo’ de cuentas de Twitter y de correos electrónicos de periodistas de oposición. “Ahora lo que se pretende es investigar lo que la gente opina en las redes sociales” afirma Correa. Lea también: Ecuador: ¿totalitarismo mediático?

Casos recientes de estos “ataques” son dos en particular las cuentas de Nelson Bocaranda e Ibéyise Pacheco, ambos renombrados periodistas y abiertamente de oposición.

De acuerdo con Lauria, estos ciberataques estarían comandados “por un misterioso grupo llamado N-33, el mismo que insulta a los críticos y lanzan ideas a favor del gobierno”.

Correa por su parte declara que “quieren generar el efecto de silenciamiento en Venezuela” aunque aspira que los ciudadanos pierdan el miedo y defiendan su derecho a la libertad de expresión.

VALERIA SÁENZ VANRELL
REDACCIÓN ELTIEMPO.COM
valsae@eltiempo.com