Archivo

Gobernación aún no da respuesta a líderes campesinos de Antioquia

EPM niega la idoneidad de Ríos Vivos, el movimiento que representa a los reclamantes.

notitle
02 de mayo 2013 , 08:46 a.m.

El drama de más de 300 campesinos que aseguran ser impactados por las obras de Hidroituango y que esperan ser resarcidos por el impacto de ese proyecto, se prolonga en tanto las directivas de Empresas Públicas de Medellín (EPM) y la Gobernación de Antioquia, niegan la idoneidad de Ríos Vivos, el movimiento que representa a los reclamantes.

Los más recientes acercamientos de los labriegos, que permanecen hacinados en el coliseo de la Universidad de Antioquia desde el pasado 18 de marzo, fueron el sábado 27 de abril, cuando los representantes a la Cámara, Iván Cepeda y Alexander López, escucharon sus argumentos y el motivo para haber dejado sus tierras en el norte del departamento.

De esa reunión salió la petición expresa a las autoridades de la creación de una mesa de alto nivel que haga seguimiento y vigilancia al trabajo social realizado por EPM en la zona.

Hoy, en un nuevo acercamiento, esta vez con mandos militares, los líderes campesinos esperan que uno de los puntos que motivan la movilización, el concerniente al respeto a los Derechos Humanos, sea resuelto.

En cuanto a la creación de una comisión encabezada por Procuraduría y Defensoría, como lo sugirieron Cepeda y López, Juan Esteban Calle Restrepo, gerente de Empresas Públicas, se mostró de acuerdo.

No obstante, criticó la labor del movimiento Ríos Vivos y reiteró que éstos no representan a los campesinos.

“Nosotros tenemos interacción con líderes comunitarios, mesas de participación en los 12 municipios del área de influencia del proyecto y Ríos Vivos es una ONG que se opone al desarrollo y construcción de proyectos hidroeléctricos en el mundo”, recalcó.

Por su parte, Isabel Zuleta reiteró que no están dispuestos a retornar en tanto no exista disposición para el diálogo y que los acepten como opositores al proyecto en un marco de legalidad y democracia.

“Que nos digan cuáles son los otros movimientos que dice EPM representan a los campesinos, porque no los conocemos. Ni siquiera han aceptado debates públicos con nosotros”, indicó Zuleta.

Mientras los líderes insisten en las peticiones de nuevos censos en los que se incluyan a por lo menos otros 3.000 campesinos, que dicen están por fuera de los cálculos de EPM, esta compañía estatal dueña del megaproyecto, reitera que son 1.400 las personas impactadas por la obra.

“Tenemos pocas reclamaciones e invitamos a la Defensoría y Procuraduría a que revisen de manera objetiva el trabajo que hemos realizado ”, exclamó Calle.

La protesta de los campesinos, que insisten que su municipio es uno de los 12 impactados por la hidroeléctrica, ajusta 51 días y las enfermedades respiratorias y el hambre, acercan la situación a una crisis humanitaria. Más de 15 niños y 30 adultos han recibido atención médica por su estado delicado mientras otros lo hacen en casas de familiares que viven en Medellín.

REDACCIÓN MEDELLÍN