Archivo

"Una cumbia bien alegre me pone la piel de gallina": Andrés Orozco

Andrés Orozco, director de orquesta, habla de su profesión, de música y de sus gustos.

notitle
02 de mayo 2013 , 07:02 a.m.

Cuenta que en la universidad, de repente subía el ánimo de sus compañeros cuando en plena clase se levantaba a dirigir una orquesta imaginaria. Este músico paisa llamado Andrés Orozco-Estrada tiene solo 35 años, y ese sueño se le sigue haciendo realidad. Ya dirigió orquestas en el País Vasco y en Austria –nada menos que en la patria de Mozart, a quien tanto admira– y en los últimos meses ha recibido dos honrosos nombramientos, entre los cuales reparte su tiempo: la dirección de la Orquesta de la Radio de Frankfurt y la dirección de la Sinfónica de Houston.

Está convencido de que presenciar el espectáculo de la música en vivo, interpretada con pasión y gran nivel, debe formar parte de la memoria que cada persona construye durante el camino de su vida. Por eso, entre otras razones, guarda tan buenos recuerdos de Viena, donde comprobó que la música clásica tiene destacada presencia en cada una de las personas. Allí tuvo la suerte de presentarse en el Musikverein, uno de los teatros de ensueño para cualquier músico.

1. ¿Cuándo supo que lo suyo era la música?

Desde que tengo memoria.

2. ¿Qué condiciones debe reunir un director de orquesta?

Muchas. Entre ellas pasión, disciplina, dedicación, talento, carisma y liderazgo.

3. ¿Qué compositores lo emocionan de manera especial?

Todos los grandes: Beethoven, Mahler, Brahms, Mozart…

4. ¿Considera que la suya ha sido una carrera precoz?

Más que precoz, es el resultado de mucho trabajo, esfuerzo, visión y saber que cada momento es una oportunidad que hay que aprovechar al máximo.

5. De la música colombiana, ¿qué le pone la piel de gallina?

Un bambuco bien cantado y una cumbia bien alegre.

6. ¿Qué consejo les daría a quienes estudian música?

Para conseguir las metas no bastan solo el talento y el esfuerzo sino saber a dónde se quiere llegar.

7. ¿Es de los que cantan en la ducha?

Canto y sueño. Esta mañana canté la Tercera sinfonía de Brahms y soñé con mis próximos grandes proyectos.

8. De su formación en Medellín, ¿qué consejo o qué experiencia sigue iluminando su carrera?

Lo más importante que aprendí en Medellín no solo fue descubrir la música clásica, fue hacer música con todas las ganas, entrega y dedicación, y eso me sigue acompañando hasta ahora y espero que me siga acompañando siempre.

9. Un adjetivo para Houston.

Cálida. Destaco su gran calidez humana.

10. Un adjetivo para Frankfurt.

Imponente.

11. Tres discos que todo el mundo debería tener en su casa.

Las sinfonías de Beethoven, las sinfonías de Mahler y las óperas de Mozart.

12. ¿A quién le gustaría tener sentado en primera fila?

A mi familia.

13. Viaja mucho. ¿Cuál es su actividad favorita a bordo de un avión?

Estudiar, descansar y ver películas.

14. ¿Cuál fue el último libro que lo puso a pensar?

La luz difícil, de Tomás González.

15. ¿Qué obra le gustaría oír durante su agonía?

La que esté dirigiendo en ese momento.