Archivo

Hidratantes contra la sed de la piel

Aprenda cómo cuidar la piel, cómo elegir los hidratantes y cuál es el ideal según su edad.

notitle
02 de mayo 2013 , 06:58 a.m.

La piel es el espejo de nuestro interior. Cuando hay alteraciones en la alimentación se manifiesta con cambios en su textura y en su apariencia, como pérdida del brillo o luminosidad, y si le hace falta agua, se evidencia con la deshidratación. Y cuando se abusa de ella al exponerla al sol, viento, frío y polución sin la debida protección solar se nota en zonas resecas o sensibles y en la aparición de manchas, líneas finas y profundas. Se ve marchita y con sed.

Para prevenir estos problemas se hicieron las cremas hidratantes, que junto con el protector solar es el elemento de belleza básico para proteger la piel del rostro de las agresiones del medio ambiente, de los cambios que sobrevienen con la edad y de las alteraciones climáticas.

Ambos, hidratante y protector solar, se deben usar a diario, este último así usted esté a la sombra. Y ¿para qué sirve una hidratante? "Provee agua –explica el dermatólogo John Gaviria–, que es el combustible que permite funcionar a cada uno de los órganos del cuerpo, y la piel, que es el más extenso, necesita de este líquido porque la protege del deterioro y atenúa su proceso de envejecimiento natural".

Sí, porque la piel se envejece como un carro que se expone a la intemperie sin protección alguna. Se oxida, se deteriora. Para evitarlo, además de los productos hidratantes desarrollados por la industria dermocosmética, está la alimentación. En las frutas y verduras se encuentran poderosos antioxidantes que la protegen del envejecimiento prematuro y de las agresiones del medio ambiente.

Alimentos como el ajo, brócoli, coliflor, repollo, espinacas, mandarina, naranja, manzana, zanahoria, uvas, frutos secos y tomates ayudan a combatir la acción de los radicales libres responsables del daño celular y del envejecimiento prematuro de la piel.

No en vano los médicos insisten en que uno es lo que come. Especialistas como Luis Miguel Parra aconsejan controlar lo que en medicina denominan "los venenos blancos". Según él, "consumir en exceso azúcar refinada produce una atrofia a nivel celular y además deshidratación, porque el cuerpo necesita más agua para poder absorberla. Las harinas y la sal son los otros alimentos que repercuten en el deterioro de la piel".

Nutra su piel

 

Un radical libre es como un rayo de corriente que está quemando células y hay que recogerlo para que no produzca un daño acumulativo que termina por causar envejecimiento prematuro. Una forma de prevenirlo es a través del consumo de frutas y verduras de todos los colores y ricas en antioxidantes, porque son las que protegen de su nefasta acción.

Controle el exceso de harinas, azúcar y grasas en su plan de alimentación.

Protéjase de los rayos solares. Ni en los días más lluviosos y nublados deje de usar el bloqueador solar indicado para su tipo de piel.

La actividad física estimula la movilización de sustancias neuroendocrinas que repercuten en el buen estado de la dermis, ayudan a que se vea más sana y luminosa.

No se lave la cara con agua caliente para evitar la sensación de tirantez, resequedad y el daño acumulativo. "En el mercado existen productos protonadores, sustancias que hacen que se genere de manera natural agua en la piel. En Colombia, líder en este desarrollo, están en la primera fase del diseño, se presentan en forma de jabón y se formulan bajo prescripción dermatológica", explica John Gaviria.

No se vaya a dormir sin retirarse el maquillaje. Estos residuos hacen lucir la piel cansada y pesada al día siguiente.

Consiéntase con una hidratación facial una vez al mes. En centros especializados se ofrecen terapias con nutrientes que penetran mejor en la piel y ayudan a que las células reciban sus beneficios.

"Las mujeres necesitan tomar, en promedio, litro y medio de agua a diario, porque esta ayuda a mantener lozana, flexible, luminosa y radiante la piel", indica la esteticista Diana Palacio.

Lo que contienen las cremas

 

La dermocosmética presenta avances en el desarrollo de nuevos productos hidratantes para prevenir el fotoenvejecimiento y otros problemas derivados de la exposición solar sin protección y el deterioro natural de la piel por el paso del tiempo. Y entre tantos, hay unos componentes claves que se pueden hallar en estos productos. El dermatólogo John Harvey Gaviria explica los beneficios de algunos de estos.

En pieles de 15 a 30 años

Aloe vera: tiene propiedades hidratantes, protectoras de la radiación solar, lenitivas y astringentes. Rico en principios que ayudan a retener agua, genera continua rehidratación cutánea. Contiene oligoelementos, aminoácidos y vitaminas con propiedades emolientes, calmantes y refrescantes. Favorece procesos de cicatrización, antiinflamatorios y de regeneración de la piel. Alivia pieles dañadas, inflamadas o enrojecidas.

De los 20 a los 30 años

Colágeno hidrolizado: aumenta la elasticidad y flexibilidad cutánea alrededor de los ojos. Como almacena y cede rápidamente agua, ayuda a mantener la piel hidratada. Tiene propiedades reestructurantes, reafirmantes, hidratantes y regeneradoras.

De los 30 a los 40 años

Complejo vitamínico A + C + E: contiene las tres vitaminas antioxidantes que actúan como un escudo protector frente al estrés oxidativo, uno de los factores claves para adelantar el envejecimiento de la piel.

Q10 (Ubiquinona) Según un estudio de 1999, el uso tópico de la coenzima antioxidante Q10 (CoQ10) mostró mejoría en la resistencia de la piel a la tensión oxidativa por la radiación solar UV.

De los 40 a los 50 años

Matrixyl: este péptido suaviza las arrugas, estimula la síntesis de colágeno y glucosaminoglicanos, que ayudan a regenerar y rejuvenecen la piel. Es crucial para mantener la elasticidad y resistencia de la piel.

Ácido Hialurónico Polisacárido: se encuentra de forma natural en la dermis y su papel en la turgencia de la piel es fundamental. Es capaz de retener gran cantidad de agua y estimula la adecuada hidratación de la piel. Aumenta el volumen del tejido en pliegues y surcos para ayudar a difuminar las arrugas.

50 años y más

Acetyl hexapeptide-3: tiene un efecto similar al producido por el Bótox.

Ácido lipoico: previene el daño causado por la radiación UVB.

Cómo elegir la hidratante

 

La piel tiene tantos elementos que le hacen variar su conducta, como el clima, la temperatura o la humedad relativa, y tiene una forma de comportarse en verano y otra en invierno. Se adapta de acuerdo con el medio en el que esté, por eso es útil la recomendación del dermatólogo al momento de elegir la crema hidratante que más le conviene, no solo de acuerdo con sus características propias sino además del medio en el que usted se desenvuelve.

La piel del rostro y del cuerpo tiene tres edades: una edad oxidativa, es decir que revela qué tan oxidada está como consecuencia del régimen alimenticio que se lleva, consumo de alcohol o tabaco, el estrés, los efectos de la radiación ultravioleta y el cuidado preventivo con productos dermocosméticos. Las otras edades son la cronológica, que es la de nacimiento, y la solar, que depende del daño acumulado por exposición a los rayos solares.

Cada rostro es distinto. Identifique las características de su piel, "si es seca, mixta o grasa y si es joven o madura (que no necesariamente se establece por la edad), porque son distintas las respuestas y las especificaciones de cada uno de los productos hidratantes presentes en el mercado", explica Ramón Alberto, make up artist de Palladio.

La piel se comporta diferente dependiendo del clima. Si está en una ciudad fría elija un producto específico mientras se encuentre allí, y tenga otro cuando esté en un lugar cálido.

Si bien se encuentran hidratantes clasificadas por décadas, de 15 a 25 años, de 25 a 35, etc., no faltan los casos en los que "la piel de una mujer de 25 años luzca como la de una persona mayor por la presencia de líneas de expresión marcadas, arrugas y daño solar. En este caso tendría que optar por un producto para una piel más madura", recomienda el dermatólgo John Gaviria.

Si se maquilla, no confíe la hidratación de su piel a la base. Recuerde que debe usar una hidratante + protector solar y luego sí base o polvos compactos o translúcidos, según sea su costumbre.

Que no le falte

1.Hydra-Global, hidratación intensa, de Sisley.

2. Biotherm Aquasource.

3. Aquaporin Active, de Eucerin.

4. Regenerist, de Olay.

5. Toleriane Fluide, emulsión no grasa, de La Roche-Posay.

6. Hidratante Chronos con tonalizante, de Natura.

7. Línea hidratante Sentiva, de Yanbal.

8. Daily Moisturizer, de Palladio.

9. Hidratante ligera Eau Thermale Avene.

10. Hidratante nutritiva Hidra-Total 5, de L’oréal de París.

11. Tratamiento hidratante facial Lederm, de L’bel.