Archivo

'Nos tiene pensando la carta de Luis C. Restrepo': Francisco Santos

El precandidato presidencial revela que unos creen que se entregó. Otros, que tiene razón.

notitle
01 de mayo 2013 , 10:27 p.m.

La carta en la que el excomisionado de paz Luis Carlos Restrepo les pide a los uribistas mantener el proceso de paz con las Farc, si llegan a ganar las elecciones, sacudió al Centro Democrático. Lo admite Francisco Santos, uno de los más críticos de la negociación. (Lea también: Luis Carlos Restrepo pidió al uribismo respaldar el proceso de paz).

Él, que alborotó al país con unas vallas que comparan a ‘Iván Márquez’ con Pablo Escobar, y que buscan mover la idea de que a las Farc se les perdonará lo imperdonable, no las ve en un acto de contrición.

Como en el foro de tierras, en el de participación política, los uribistas volvieron a ser los ausentes ¿Por qué?

No creemos que ese tema tenga que discutirse con las Farc, sino en un escenario distinto al proceso de paz.

Pero la participación política es parte de la paz…

¿Qué nos van a enseñar las Farc de participación política y democracia cuando han matado políticos? ¿O es que los diputados del Valle no eran políticos o los Turbay Cote?

Sorprende que Pacho Santos, que encabezó el mandato por la paz e hizo parte de los diálogos con el Eln en 1998 esté tan inconforme con este proceso. ¿Qué no le cuadra?

La manera como se está haciendo. Los procesos de paz de los 80 se hacían con concentración de los guerrilleros. Así fue con el M-19, con el Epl, pero aquí decidieron que seguían matando civiles, soldados y policías.

Pero negociar en medio del conflicto es lógico para preservar la fortaleza militar del Estado, a la que nos condujo en buena parte el expresidente Uribe...

Al contrario. Concentrar a los guerrilleros es la manera de lograr un cese del fuego unilateral y verificable. Es lo que debe exigir el Estado, pero es inaceptable para las Farc.

¿Eso es lo que los uribistas pretenden?

Claro. No un Caguán, sino zonas de concentración pequeñas. Concentrar genera credibilidad en el proceso. Pero, además, había que esperar la maduración del conflicto, que es cuando el contrario está tan perdido, que recibe cualquier oferta de paz con voluntad. Las Farc iban para allá y al darles la mano las fortalecieron. La muerte de ‘Cano’ no significó nada para ellas, porque ya estaban negociando.

Provocó un momento malo en los diálogos...

Tan no fue así, que se dieron cuenta de que si seguían ganaban más. Ganaron reconocimiento internacional y político. Si se paran de la mesa, ya ganaron.

¿No le parece que todavía tienen mucho rechazo?

No les importa. Son un Ejército que solo necesita reconocimiento político. Imagínese esto: rompen con el Gobierno y Cuba y Venezuela las declaran fuerza beligerante. Toca romper relaciones con estos países. El presidente Santos está metido en un cuento electoral y las Farc lo saben.

¿Y acaso el Centro Democrático no usa a las víctimas para un beneficio electoral?

¡No! Es una bandera desde un gobierno de 8 años. Mire Justicia y Paz, y es impresionante lo que han sabido las víctimas.

Pero con las Farc también habrá justicia transicional...

Eso no es lo que uno entiende oyendo al Fiscal (dijo que incluso los autores de delitos graves podrían beneficiarse de la excarcelación).

De la Calle salió al paso y dijo que la situación jurídica de los jefes de las Farc será mirada caso por caso...

Si es caso por caso, van todos a la cárcel. Esperemos, pero me parece que el Fiscal está entregando todo. Hay que ponerle un bozal.

También ha sido un fracaso querer investigarlo todo. Por eso se habla de los máximos responsables...

Yo lo creo. Hay que aprender, pero la impunidad es otra cosa. Tengo la certeza de que las Farc ni aceptan un día de cárcel ni que son victimarios.

Luis Carlos Restrepo, un hombre de la entraña uribista, les acaba de enviar una carta en la que intercede por la paz. ¿No los ha hecho pensar?

No le voy a decir que no. Ha provocado una discusión interna. Unos creen que Luis Carlos está entregado, y otros, que hay puntos válidos en la carta.

¿Y usted qué cree?

Prefiero esperar la discusión interna, pero Luis Carlos no plantea impunidad.

Pero les pide sostener este proceso de paz en caso de ganar las elecciones...

Nosotros hablamos de paz, pero no así.

¿Pero cómo van ustedes a cambiar las reglas de juego?

Toca. Si uno recibe un proceso de paz como este, toca.

Restrepo sugiere, como las Farc, una constituyente, ¿qué significa eso?

Él nos puso a pensar muchas cosas. No somos monolíticos. Cuando estuvimos con Desmond Tutu hablando de justicia transicional, Luis Carlos se echó un discurso, Sabas Pretelt otro, y yo, otro. Pero nos unían la desmovilización y la verdad.

¿Cuál, según usted, debería ser el escenario para los responsables en las Farc de crímenes como el de los diputados del Valle?

Pena y cárcel. ¿De qué tipo?, no lo sé, pero si no, se está mandando un mensaje de impunidad muy grave y sembrando las semillas de las siguientes Farc. Otros se levantarán contra el Estado.

‘El perdón hay que ganárselo’

¿Usted piensa que los colombianos no debemos perdonar?

No es eso. Pero el perdón hay que ganárselo, y hasta ahora las Farc no lo merecen.

¿Y cómo se lo ganan?

Con un acto de contrición que no he visto, con franqueza. Lo que siento es que están metidas en una guerra política y punto. En su ADN no está reconocerse como victimarios, se creen víctimas. ¿Cree que vamos a ver a ‘Timochenko’ , a ‘Catatumbo’ y a ‘Márquez’ pidiendo perdón? Eso no va a pasar.

MARISOL GÓMEZ GIRALDO
Editora de EL TIEMPO
@margogir