Archivo

Tigre venció a Olimpia en la Libertadores pero la serie no se definió

En Argentina, el equipo local superó 2-1 a los paraguayos. El partido de vuelta será el 16 de mayo.

30 de abril 2013 , 09:50 p.m.

Tigre (Arg.) derrotó a Olimpia (Par.) por 2-1 en un entretenido partido de ida por los octavos de final de la Copa Libertadores de América 2013, jugado en la noche de este martes en el estadio de Tigre (periferia norte bonaerense).

El modesto equipo argentino, en su primera participación en la Libertadores, le ganó al 'decano' guaraní con goles de Gabriel Peñalba (27 PT) y Matías Pérez García (19 ST), y Herminio Miranda (32 ST) descontó para Olimpia con un exquisito tiro libre.

El desquite se jugará el 16 de mayo en el estadio Defensores del Chaco, y con este resultado, Tigre se clasificará si gana o empata, o si pierde por un gol de diferencia marcando dos o más tantos en Asunción, mientras que a Olimpia le bastará con ganar por 1-0, o bien por dos tantos de distancia si el equipo argentino anota en la revancha.

Desde el comienzo, el partido se caracterizó por ofrecer un desarrollo intenso, con muchas llegadas, aunque fue Tigre el que llegó con más frecuencia y peligro sobre la valla del arquero Silva.

El habilidoso Rubén Botta, decisivo en el ataque del local, tuvo la primera ocasión con una escapada en solitario, pero Silva se lució para tapar su remate cruzado, y luego, el arquero volvió a lucirse ante un frentazo de Castaño, y Maggiolo desvió su disparo en buena posición tras una jugada previa entre Botta y Pérez García.

De su lado, Olimpia respondió con un cabezazo débil de Manzur, y promediando la etapa, con una llegada de Bareiro, que eludió su marca y definió cruzado, pero no pudo con García.

Pero, dentro de ese desarrollo de buen ritmo, era Tigre el que llegaba más, y encontró la ventaja luego de un tiro libre, en el que Olimpia no terminó de despejar, y Donatti bajó el balón para la llegada de Peñalba, que definió con un remate cruzado.

El equipo visitante buscó reaccionar luego de la desventaja y emparejó el juego, aunque no generó demasiado riesgo, más allá de un penal no sancionado por el árbitro ecuatoriano Ponce en el área local, por falta de Orban a Báez.

En la segunda mitad, Tigre retomó el dominio y se adueñó por completo del partido, con muchas llegadas por los costados comenzó a generar situaciones para aumentar; Botta elevó un zurdazo, y lo mismo hizo Pérez García.

Entre tantos desbordes por los laterales, Leone se proyectó sobre el sector izquierdo y envió un centro perfecto para el cabezazo goleador de Pérez García, que vulneró a Silva por el centro, ante el cierre tardío de Ariosa.

Dentro de ese tramo favorable, Tigre podría haber marcado algún gol más que le diera más tranquilidad, y en ese sentido, Maggiolo desperdició una gran oportunidad, ya que recibió solo en la puerta del área menor, pero levantó su remate cuando estaba solo frente al arquero.

Olimpia casi no llegaba, pero aprovechó su oportunidad poco después de la media hora, con un golazo de tiro libre de Miranda, que estampó la pelota en el ángulo izquierdo con una comba que dejó sin posibilidades al arquero García.

En el tiempo que restaba, Tigre generó un par de ocasiones más para estirar diferencias, pero terminó por cerrar el primer cruce con una ventaja mínima que no le asegura nada, pero que intentará defender frente a un adversario con más oficio en esta clase de partidos, y que al mismo tiempo, deberá mostrar mucho más de lo que exhibió en este primer episodio.

El ganador de esta llave se enfrentará en los cuartos de final con el vencedor del duelo entre el ecuatoriano Emelec y el brasileño Fluminense.

AFP