Archivo

Carolina La O la vio grave en 'La pista'

Cuando hacía piruetas para un 'show' sufrió una lesión que le causó una caída y la dejó sin aire.

notitle
27 de febrero 2013 , 07:19 p.m.

 Durante un último ensayo y justo antes de presentar la coreografía con la que competió su grupo en el programa La pista, Carolina La O cayó al piso a causa de un fuerte dolor que incluso la dejó sin respiración: “Estábamos haciendo un giro en el aire que ensayamos durante dos días, pero antes de concursar y cuando mi pareja ya me tenía arriba, con su mano me desplazó el músculo que cubre la costilla. Yo tenía que caer parada pero no lo logré y en cambio me fui al piso. Como estábamos ensayando, la música y los bailarines siguieron. Al desprendérseme esa parte, se me oprimió el pulmón y me ahogué. Fueron segundos nada más pero para mí fueron ¡eternos!, en los que nadie se daba cuenta. Por fin mi pareja se fijó y llegaron unos paramédicos. Me pusieron oxígeno y por mi dolor llamaron una ambulancia, me llevaron amarrada a una tabla. El trayecto fue difícil por el movimiento. Finalmente llegué a Urgencias a la Clínica Palermo”.

Vestida con el traje de la presentación, sin EPS ni ARP por ser residente estadounidense y con el reporte de un accidente laboral, la artista fue evaluada y sometida a exámenes que determinaron un trauma de tejidos blandos en la parrilla frontal izquierda. “Descartaron una fractura, pero el músculo como que se abrió y se desplazó hacia atrás. Me hicieron un scanner y me revisaron por todos lados porque todavía por encima de la ropa se me ve salida la esquina de la costilla y se nota la deformidad. Es algo que va a demorar en recuperarse y estoy manejándolo”.

Pero el dolor más fuerte que sintió Carolina La O fue cuando escuchó que a los integrantes de su grupo “les preguntaban qué significaba cambiar de líder. Con el oxígeno puesto y un cuello ortopédico, casi me muero. No quería irme; esto me afectó mucho emocionalmente.

“La incapacidad fue por cinco días, pero bajo mi responsabilidad no la cumplí; no quería que me reemplazaran. Tan pronto me dijeron que no era una fractura, regresé al teatro. Para el dolor me pusieron un medicamento parecido a la morfina, un corticoide y un antiinflamatorio. “Así nos presentamos. Obviamente no estaba en mi cien por ciento. Salimos al escenario, no hicimos la coreografía planeada porque yo ya no podía y sobre la marcha se cambió el baile. Le agradezco a mi grupo esa solidaridad extrema”.

Después de la competencia, sin la adrenalina del concurso, la intérprete regresó a casa y a la realidad. “Me cuestioné y entendí que voy a dar hasta donde pueda. Estaba dispuesta a hacer lo que fuera, pero cuando mi esposo me dijo que lo pensara bien por el bebé, evalué todo y no está bien arriesgar tanto mi integridad física. Sé que no tengo las condiciones, ni soy una experta bailando. Paso por un momento difícil porque desde el día de la lesión no puedo cargar a mi hijo ni darle seno por los medicamentos.

“La competencia se me complicó porque no puedo hacer piruetas; los días de show me pongo muchos medicamentos pero después tengo recaídas por el estrés. Quiero seguir en La pista porque vale la pena luchar por los sueños de mi grupo, y sé lo que son las oportunidades, así que valoro mucho la que ellos están teniendo”.

Cristina Estupiñán Ch.