Archivo

Foro del lector

26 de febrero 2013 , 06:31 p.m.

El debate de la salud

Señor Director:
Con respecto a su editorial 'La salud, a debate' (26-2-2013), el Ministro de Salud presentó informaciones muy generales del proyecto de reforma, enfocado más en el aspecto cuantitativo, al determinar que los dineros los manejará un fondo único público, el cambio de papel de las EPS y la entrega de aportes directamente a gobernadores y alcaldes. Pero no se habla de la calidad de la salud, como tampoco de la promoción y la prevención, de cómo evitar las largas colas, de cómo obtener una cita de especialista rápidamente. No se habla del número de camas, ni del otorgamiento de drogas efectivas y no genéricas. Tampoco, de la reorganización y dotación de los hospitales públicos, de la remuneración de los médicos, etc. El proyecto esbozado contempla políticas monetarias y no de atención al usuario.
Fredi Becerra Mosquera

* * * *

Señor Director:
El proyecto del Gobierno sobre la reforma del sistema de salud -aún no conocido de manera integral- tiene elementos de fondo, como la centralización financiera, el recaudo y pago en Misalud, la estructuración de las EPS en entidades de auditoría y contratación de servicios, la unificación del POS (contributivo y subsidiado), la racionalización del costo y el manejo de medicamentos, etc., aspectos todos fundamentales y que auguran un comienzo prometedor, pero solo eso: un comienzo. El debate se ha de enriquecer y ampliar en el Congreso con la participación de los estamentos nacionales comprometidos, en especial, las organizaciones de enfermos, las de los profesionales de la salud y las académicas, representadas por las universidades.
Humberto Muñoz, M. D.

* * * *

Señor Director:
No arranca con buen pronóstico la reforma de la salud. El propósito de acabar con las EPS no es sano. Si bien es cierto que algunas no cumplieron o lo están haciendo a medias, esto no quiere decir que tengamos que volver al sistema del antiguo ISS, donde reclamar una droga era una odisea peor o igual que la que existe hoy en algunas EPS. El Gobierno sabe muy bien que es muy mal administrador en eventos como estos, donde siempre la corrupción encuentra salidas. ¿Por qué no dejar unas pocas EPS bien estructuradas y bien controladas?
Gabriel Vanegas Cantor
Bogotá

No politizar el paro

Señor Director:
El paro cafetero no puede verse atrapado por la violencia. Los caficultores tienen razón en acudir a la protesta social, como un derecho constitucional, para que se les preste mejor atención a la solución de sus problemas. Pero no pueden permitir que los violentos se tomen este escenario para convertir lo que es una sana proclama de derechos de gentes trabajadoras y honestas en un campo de batalla, donde se destruyen las vías y los bienes, se pone en riesgo la integridad de los protestantes y se afectan gravemente derechos y libertades ajenos. Esa cara vandálica no es propia del gremio cafetero, que otrora le dio bienestar, desarrollo y riqueza a toda la nación. Esa cultura y el diálogo son lo que debe mantenerse en las dificultades.
Édgar Guillermo Bejarano Chávez
Bogotá

* * * *

Señor Director:
Los cafeteros pasan una dura situación y tienen derecho a la protesta pacífica. Lo grave es que ellos van a quedar en medio de disputas políticas, donde muchos quieren pescar en río revuelto. Ojalá todos, sin distingos políticos, piensen primero en esas miles de familias que están casi en la quiebra porque su producto, del que han vivido por años, se cayó en precio y en producción. Yo, que viajo seguido al Eje, creo que se debe pensar también en zonas enteras del país, como esta, donde la crisis puede llevar pobreza y miseria, con todas las consecuencias que eso conlleva.
Lucila González de M.
Bogotá