Archivo

Paro cafetero, en su segundo día, ya causa efectos en la economía

Permanecen cerradas las carreteras que desde Pereira conducen a La Virginia - Anserma, y al Chocó.

notitle
26 de febrero 2013 , 06:13 p.m.

Mientras en las carpas y los cambuches que armaron en las orillas de la carretera Pereira- La Virginia- Anserma, los caficultores preparaban sancocho en grandes ollas conocidas como ‘indios’, en los restaurantes de la misma vía comenzaron a sentir un bajón en las ventas debido a los dos días que completa la carretera taponada.

"Ya nos está afectando (el paro) porque los usuarios frecuentes de la vía no pueden pasar", dijo la administradora de un restaurante cercano al sector de Remolinos, el punto donde cerca de 8 mil cultivadores del grano bloquean la carretera.

Otros, entre tanto, están haciendo su 'agosto'. Johnson Villada, comerciante de Anserma (Caldas), instaló en una camioneta un minimercado en el que vende desde agua hasta minutos a celular, pasando por gaseosas y papas fritas de paquete.

"Aquí vendemos de todo para el gremio cafetero, pero a precios de tienda, es decir, económicos, porque de verdad apoyamos a los cafeteros", dijo el comerciante, quien eso sí cobra a 200 pesos el minuto a celular, cuando en Pereira cuesta la mitad.

Y mientras algunos se hacen unos pesos de más gracias a la protesta cafetera, los transportadores pierden miles de pesos diarios. Es el caso de Carlos Aguirre, quien con su tractomula llegó el lunes al punto de la protesta a las 3 de la tarde y este martes permanecía resignado a un lado de la vía. "Me faltaban unas cinco horas para llegar a Buenaventura (Valle del Cauca), donde iba por carga. Por cada día que esté quieto aquí pierdo un millón de pesos y el problema es que no me puedo devolver porque en Irra (corregimiento de Quinchía, Risaralda, sobre la carretera Medellín-Manizales) también cerraron la vía (los cafeteros)", se quejó el conductor.

El tractocamión de Aguirre es uno de los siete vehículos de su tipo que están parqueados en la orilla de la carretera, mezclados entre los camperos de los caficultores.

Duberney Galvis, coordinador del paro cafetero en Risaralda, afirmó que permanecerán en la vía hasta que el Gobierno Nacional o el propio Presidente Juan Manuel Santos llegue a dialogar con ellos, y que esperan una salida concertada a la situación de anormalidad.

Cabe recordar que el lunes, en este punto, hubo enfrentamientos entre los caficultores y policías del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) que pretendían despejar la vía utilizando gases lacrimógenos, granadas de aturdimiento y perdigones y fueron recibidos con piedras y palos. En los incidentes cuatro personas resultaron lesionadas.

Por su parte, Alejandro Corrales, miembro del comité departamental de cafeteros de Risaralda, rechazó el anuncio de Santos de que solo negociará con la Federación Nacional de Cafeteros. "Es que nosotros somos la Federación y en estos momentos el señor gerente de ésta, Luis Genaro Muñoz, no es nuestro vocero", declaró.

El contralor delegado para el sector agropecuario Luis Alberto Higuera Malaver, llegó sorpresivamente a Remolinos donde les explicó a los manifestantes que a partir de este punto iniciará un recorrido por todo el país para recoger información de las solicitudes de los cultivadores del grano. "La contralora, Sandra Morelli, me envió para conocer esta problemática y entregarle diariamente un reporte de lo que encuentre, veo que en este lugar hay caficultores que salieron de sus fincas a manifestarse por la situación que viven", afirmó Higuera.

El secretario de Gobierno de Risaralda, Andrés Echeverri, informó que en la vía hacia el departamento del Chocó, en el sector La Marina, punto desde donde se desprenden las carreteras hacia Santuario y Pueblo Rico, persiste el bloqueo de la carretera, pero con menos manifestantes.

FERNANDO UMAÑA MEJÍA
CORRESPONSAL EL TIEMPO
PEREIRA