Archivo

Días de gloria

Once años tardó Aerosmith en volar de nuevo gracias a su trabajo número 15 en estudio.

notitle
26 de febrero 2013 , 05:40 p.m.

Tras el lanzamiento en 2001 del flojísimo ‘Just push play’, disco que preocupó a sus fanáticos más radicales por el desapego a sus raíces rockeras y una notable e insoportable decadencia melódica hacia el pop, Aerosmith entró en caída libre por cuenta de varios factores, el más grave y determinante, la adicción a las drogas de sus 2 pilares creativos, el guitarrista Joe Perry y el cantante Steven Tyler. A pesar de la tensa relación de ambos, la banda se mantenía de gira para sostener sus finanzas. Las ventas de discos cada vez eran menores, las nuevas dinámicas de la industria, la piratería, el boom de iTunes y las descargas en línea generaban incertidumbre y la necesidad de replantear su lugar en el negocio. Entretanto, sus fanáticos esperaban un resurgir musical contundente como el de los 80 y 90 cuando la banda arrasó con todos los records por cuenta de grandes obras como ‘Permanent Vacation’ (1987), ‘Pump’ (1989) y ‘Get A Grip’ (1993).

Los problemas se agravaron en agosto de 2009 cuando Tyler sufrió una fuerte caída durante un concierto en Dakota del sur. Su hombro se fracturó y recibió un fuerte golpe en el cráneo que generó hemorragias. La prensa culpó a las drogas, pero Tyler se había rehabilitado 6 meses atrás. La causa: unos medicamentos fuertísimos para tratar el dolor por cuenta de un problema en su talón izquierdo. Técnicamente si eran fármacos, pero no los que la prensa esperaba. Para Tyler era el momento adecuado para alejarse del showbiz y dedicarse de lleno a lo que él llamó la ‘Brand Tyler’, es decir sus proyectos personales.

Además de rehabilitarse hizo parte del jurado de American idolen la temporada de enero a mayo de 2011. Una estrategia que fue bien manejada pues acercó la marca Aerosmith a audiencias más jóvenes, aunque fuertemente criticada por sus fans ortodoxos. También fue el momento para mostrarse sobrio, con un libro autobiográfico ad portas de ser lanzando y su canción ‘It Feels So Good’ sonando en la radio. Joe Perry no se quedó atrás y se fue de gira con su banda. La prensa insistía que el guitarrista líder de Aerosmith buscaba un reemplazo para Tyler. A los oídos de este llegó la noticia y tomó cartas en el asunto. Apareció sorpresivamente en un show de la Joe Perry Project en Nueva York para cantar ‘Walk This Way’.El mensaje para la prensa fue claro. Todo estaba listo para el retorno del gigante dormido.

Sobrios y recuperados de sus adicciones, llamaron a Jack Douglas, el ingeniero responsable de sus obras grabadas entre 1974 y 1978. Una especie de George Martin que sabe y entiende perfectamente la dinámica del grupo. El primer corte del disco nos traslada a ‘Pump’. ‘LUV XXX’ abre con fuerza el disco. Un estribillo pegajoso compuesto por Tyler y Perry para reivindicar su poder creativo. Varias de las canciones son material reciclado de obras inconclusas de 1997 y 2001. Otras son piezas que florecieron entre junio y noviembre de 2012. Brad Whitford y Joe Kramer también hacen sus aportes. ‘Street Jesus’ es una obra maestra que recuerda el sonido del grupo en los años de ‘Rocks’ o ‘Toys In The Atic’. Tal vez el único punto ‘extraño’ fue la inclusión de la American idol, Carrie Underwood cantando junto a Tyler ‘Cant Stop Loving you’. Un retorno esperando y necesario, pues el trono del rock en E.U. estaba reclamando que sus hijos pródigos regresaran por su lugar.

Por Jacobo Celnik