Archivo

Regreso de Chávez no bajó incertidumbre, la disparó

El país sigue en vilo. No toma posesión, ni tampoco se decreta su falta temporal o absoluta.

notitle
23 de febrero 2013 , 10:36 p.m.

El regreso del presidente Hugo Cháveza Venezuela, tras más de dos meses de tratamientos médicos en Cuba, no solo no sacó al vecino país de la enorme incertidumbre en el que se halla sumido por la falta de información sobre el estado de salud de su Presidente, sino que ha disparado los niveles de preocupación. (Lea: Hugo Chávez sigue con cánula para poder respirar: Maduro).

Muchos esperaban que en poco tiempo se le pudiera ver, escuchar u obtener alguna señal más clara de cómo está. Pero a casi una semana de su llegada –a las 2:30 a.m. del lunes–, el Gobierno sigue sin mostrar una sola imagen del mandatario, mientras hace hasta lo imposible para mantener viva la idea de que Chávez sigue activo y al frente de los asuntos del país, al tiempo que libra una dura batalla personal contra un cáncer que ya lo ha llevado cuatro veces al quirófano.

Casi a la medianoche del viernes, el vicepresidente de Venezuela, Nicolás Maduro, informó que Chávez se reunió ese día con miembros de su equipo de Gobierno “durante cinco horas y media” para tratar diversos temas en un encuentro en el que se comunicó de forma escrita, pues la cánula traqueal que le ayuda a respirar no le permite hablar.

“Ha estado muy enérgico con mucho ánimo” y “feliz por estar en su Caracas del corazón”, dijo Maduro.

Pero el reloj de arena de la incontrastable versión oficial se agota con cada día que pasa el país sin información. El hermetismo en torno a su convalecencia en el Hospital Militar de Caracas es total. Y tanto partidarios como detractores se ponen cada vez más nerviosos con el surrealista panorama. Sobre todo desde que el ministro de Comunicación, Ernesto Villegas, señaló esta semana que la infección respiratoria del Presidente sigue siendo tratada, pues “su tendencia no ha sido favorable”.

De juristas a estudiantes

Exmagistrados y constitucionalistas del país acudieron a la sede del Tribunal Supremo de Justicia a exigir la juramentación “urgente” del mandatario, alegando que desde el 10 de enero el Gobierno actúa sin base constitucional, pues en esa fecha debió haber tomado posesión.

También piden que se conforme, a la mayor brevedad posible, una junta médica que pueda dar detalles sobre la verdadera condición de salud del mandatario.

“El fondo de la situación no es la juramentación de Chávez, sino saber si está apto para ejercer”, comentó a la prensa local el analista político Manuel Sierra.

Por su parte, los estudiantes universitarios advierten que saldrán a la calle, incluso frente al Hospital Militar, para que se sepa qué pasa. “Exigimos al Presidente que salga y dé la cara (...) Y si no tiene la capacidad para asumir sus atribuciones, que se active la Carta Magna”, señaló la dirigente estudiantil Gabriela Arellano.

Con menos dureza, algunos seguidores de Chávez también se impacientan. “Chávez es Chávez y lo demás son cuentos”, dijo a EL TIEMPO una paciente del Hospital Militar que acudía a consulta. “Ya lo que uno quiere es que aparezca, porque el que manda es él, ni Nicolás Maduro ni nadie. Yo voté por Chávez”.

Rumores y marcha forzada

El misterio es de tal nivel que algunos han puesto en duda que el mandatario esté en el Hospital Militar. El infructuoso intento del presidente boliviano, Evo Morales, de visitar a su colega, avivó versiones de que está en un búnker en el Fuerte Tiuna, sede del ministerio de Defensa.

El Gobierno se aferra a la “continuidad administrativa” que decidió el Tribunal Supremo en enero y bajo el lema de ‘redoblar la marcha’ se esfuerza por mostrar a un Ejecutivo en pleno funcionamiento. El vicepresidente Maduro inaugurando la televisión digital abierta o una nueva residencia estudiantil; el canciller Elías Jaua, en cumbres y entrevistas de televisión, enlazando sus intervenciones en cadenas de radio y televisión, como solía hacer el presidente Chávez.

“El Ejecutivo busca mantener viva la figura de Chávez en el mayor tiempo posible en los medios”, para así reforzar la imagen pública de su delfín (Maduro), aseguró a la agencia AFP la historiadora Margarita López Maya.

Un escenario que podría cambiar si se decreta la falta temporal o absoluta del Presidente, según establece la Constitución.

En el primer caso, el mandatario podría contar hasta con seis meses para continuar su recuperación. Eso, si antes se juramenta y ratifica o nombra a un vicepresidente (en este caso Maduro) para que siga al frente del Gobierno durante ese lapso. La falta absoluta, que se activa solo por la renuncia, muerte o decreto de incapacidad para ejercer, implicaría la convocatoria a elecciones en 30 días.

La oposición venezolana, agrupada en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), parece apostar por lo segundo, pues ayer informó que a partir de hoy comenzará un proceso para escoger un candidato único para unas eventuales elecciones presidenciales.

‘Se resolverá la próxima semana’

Eso dijo el secretario de la OEA, José M. Insulza

París (AFP). El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, destacó la forma en que los poderes venezolanos han interpretado la Constitución. “En términos políticos, esto ha evitado un conflicto que no era necesario. El tema será resuelto la próxima semana, ya sabremos cuál será la situación del Presidente y si va a poder gobernar o no”, declaró Insulza, sin dar mayores explicaciones.

VALENTINA LARES MARTIZ
Corresponsal de EL TIEMPO
Caracas.