Archivo

Jelena Jankovic, la 'colombiana' que todos quieren

La serbia venció a Cadantu y es la gran favorita del público. Este sábado, frente a Karin Knapp.

notitle
22 de febrero 2013 , 02:22 p.m.

Huérfanos y tristes por la eliminación tempranera de las raquetas colombianas en la Copa Claro-Colsánitas, bien ha caído dentro del público asistente el juego contundente, casi perfecto y mágico de la serbia Jelena Jankovic. (Imágenes con las caras y emociones de la Copa Claro Colsanitas).

La jugadora, que ha hecho colmar en los últimos tres días las gradas del campo central del club El Rancho, de Bogotá, y que el próximo miércoles cumplirá 28 años, sigue demostrando con sus movimientos exactos y golpes precisos su favoritismo en el certamen que finalizará el próximo domingo.

Aunque su clasificación a la semifinal fue arrolladora, tras vencer este viernes a la rumana Alexandra Cadantu 6-2, 6-1, este sábado se encontrará con una rival de mayor peso -la italiana Karin Knapp, quien fue 35 de la WTA (2008) y cuenta con una derecha demoledora- que podría traerle serios inconvenientes a la serbia, que, de todas maneras, ya tiene el respaldo incondicional de los asistentes.

"El público ha sido muy respetuoso e importante para mí durante toda esta semana. Solo tengo palabras de agradecimiento y gratitud hacia ellos", dijo la serbia.

Jankovic resume en la constancia, en el control de la pelota y en sus acertados golpes las tres claves que la tienen a un paso de la gran final del certamen, que tendrá nueva campeona, tras la eliminación de la española Lara Arrabarruena a manos de Knapp, ¡increíblemente! por un doble 3-6.

"Creo que las cosas han salido, pese a la dificultades de la altura en el primer día, en donde me afectó muchísimo", señaló.

La verdad es que Jankovic, salga o no con el trofeo de Bogotá, deja la imagen de una gran profesional, de una productiva tenista y de una persona con un carisma inigualable, que atrapó a un público exigente que desde ya aclama por que su 'colombiana' confirme su regreso para el próximo año.

Andrés   Botero B. 
Redactor de EL TIEMPO