Archivo

Cáncer de seno: conocerlo es combatirlo

Panorama de una enfermedad que cobra 83 vidas diarias en el mundo.

notitle
20 de febrero 2013 , 07:08 p.m.

 Hay números estimados: entre 5.000 y 7.000 casos de cáncer de seno son detectados cada año en Colombia y, según un estudio de la Asociación Colombiana de Mastología, cerca del 70 por ciento de las mujeres que padecen la enfermedad logran detectarla en estadios tempranos, por lo que un 30 por ciento están avanzados o han hecho metástasis. Y hay una realidad: cuando el cáncer de seno se detecta en estadios 3 o 4 (los más avanzados), las posibilidades de curarse se reducen a un 50, 20 o 0 por ciento. El tratamiento incluye cirugía, quimioterapias, radiaciones, terapias de rehabilitación y de bloqueo hormonal. Las afectadas deben cambiar su cotidianidad para abrir paso a terapias y medicamentos, mientras la ciencia procura brindarles una calidad de vida aceptable. 

Así empieza

"El cáncer se define como un crecimiento desordenado de células en cualquier sitio del organismo. En este caso, es en el tejido mamario lo que implica formaciones anormales en su estructura", explica José Joaquín Caicedo, cirujano mastólogo y presidente de la Asociación Colombiana de Mastología, quien participó hace dos semanas como director científico del Quinto Simposio Nacional de Mastología.

Estas células malignas se reproducen más o menos rápido, dependiendo de la genética de la persona. Y cuando inicia la enfermedad, la detección solo puede hacerse a través de mamografías y citas periódicas al médico. "Es necesario hacerse el autoexamen y visitar al médico, pero cuando un nódulo es palpable en el autoexamen, el cáncer ha avanzado", dice el cirujano de seno y mastólogo Luis Guzmán, del Instituto Nacional de Cancerología, quien recomienda que toda mujer mayor de 50 años se haga una mamografía cada dos años y que consulte a su médico.

Siguiendo al oncólogo Carlos Vargas, "hay una clasificación que establece qué tan avanzado está el cáncer cuando se detecta y cuál es la mortalidad". Y esa clasificación se divide en estadios, que van del 0 al 4.

En los estadios 0, 1 y 2 (los tempranos) aparece un nódulo sin síntomas. Esto puede representar un problema para los afectados, porque no hay dolor ni existe una llaga o lesión que reclame su atención. "Estos no tienen altas probabilidades de hacer metástasis", declara el mastólogo Luis Guzmán.

Son tumores de menos de dos centímetros que no han invadido tejidos vecinos, como los ganglios de las axilas, o que, si los comprometen, es en un mínimo porcentaje. Su tratamiento puede ser desde una cirugía conservadora, en la que solo se remueve la parte afectada y se deja el seno completo, para luego pasar por radioterapia o quimioterapia y hacer un seguimiento del nódulo. Pero en algunos casos, dependiendo de las características de la paciente y la enfermedad, es necesaria la remoción del seno completo, es decir, mastectomía.

Y el impacto de una operación de este tipo es alto: "Cuando estuve en el Instituto de Cancerología -cuenta el mastólogo Caicedo-, las pacientes eran abandonadas por los esposos porque se les hacía una mastectomía, generalmente cuando el nivel socioeconómico era bajo. Eran verdaderos dramas sociales. Hoy, reconstruimos los senos de forma inmediata y esto puede cambiar la situación un poco. Pero lo más importante es la vida, que una mujer viva y siga adelante. Hay que hacer un llamado al acompañamiento".

En la actualidad la reconstrucción mamaria puede hacerse de manera inmediata, pero la decisión siempre recae en la mujer. Hay casos en los que se hace la mastectomía, luego radioterapia por un mes, y por último la reconstrucción. Esta se hace utilizando tejidos del mismo cuerpo, del estómago o músculos de la espalda.

En etapas tempranas, por lo general no hay dolor, pero a medida que la enfermedad se desarrolla puede presentarse. Según el Departamento de Salud del gobierno de Cataluña y el Instituto Catalán de Oncología, en un 75 por ciento de los casos de cáncer, las personas tienen dolor a lo largo del proceso.

También, la Asociación Americana del Cáncer recomienda estar atenta si hay inflamación del seno, irritación cutánea o formación de hoyos, dolor de mama, dolor o inversión del pezón, enrojecimiento, descamación o engrosamiento del pezón o la piel de la mama, una secreción del pezón que no sea leche o un bulto en las axilas.

El cuerpo invadido

El panorama es más complejo cuando el cáncer está en estadio 3, pues la expectativa de curación llega al 50 por ciento y la mitad de aquellas mujeres pueden presentar de nuevo la enfermedad: "El tumor es más grande (de dos a cinco centímetros) y generalmente ha comprometido la axila. Se palpan ganglios aumentados de tamaño con células cancerosas", explica el oncólogo Vargas.

Si se hace quimioterapia (medicamentos que atacan las células del cuerpo para reducir las malignas), la expectativa de vida sube al 70 por ciento. "Entre el médico y la paciente -añade Vargas- se decide cuál es el mejor tratamiento".

Todo suele empezar con quimioterapia o con terapia hormonal por tres o seis meses. Si es la primera opción, el objetivo es reducir el tamaño del tumor para ser extraído luego en cirugía.

Dependiendo del caso, se hace una cirugía de extracción del tumor o una mastectomía radical. La decisión de hacer esta última depende de varias situaciones. En primer lugar, cuando el tumor es grande y el seno pequeño, no vale la pena hacer cirugía para extraer solo el tumor pues el resultado final no será el deseado. La mastectomía es también necesaria cuando han aparecido varios focos de un tumor en el mismo seno.

Pero si el cáncer se detecta en estadio 4, puede considerarse incurable. Según el mastólogo Guzmán, estos casos "corresponden al 10 y 12 por ciento de los cánceres que llegan al Instituto" y son tumores que superan los 5 centímetros de tamaño y han invadido otras zonas del cuerpo, como huesos, hígado o pulmones, y presentan síntomas como dolor en aquellos órganos metastásicos.

Los tratamientos nunca inician de inmediato, sino luego de algunas semanas, en las que se revisan exámenes como resonancias, tacs, ecografías, y además se buscan sitios de metástasis. Luego viene un ofrecimiento: "Les decimos las opciones -explica Vargas-, si empezar con terapia o tratamiento hormonal, y hablamos de la efectividad en cada caso. Lo primero que preguntan los pacientes es cuánto dura el tratamiento. Lamentablemente, la respuesta es: indefinido". Pero también la afectada puede decidir que el porcentaje de beneficio es muy pequeño respecto a lo que debe afrontar y no someterse a los tratamientos.

En este estadio, por lo general extraer el tumor no es una opción; "solo se hace a quienes tienen tumores grandes o laceraciones -explica el oncólogo Vargas-. Salvo casos especiales, no ha mostrado tener mucha utilidad".

Pero ojo: Tener cáncer de seno en estadio 4 no es sinónimo de morir rápidamente, pues el tiempo de vida estimado con un tratamiento adecuado puede ser de 2, 3 o hasta 5 años. El mastólogo José Joaquín Caicedo considera que "la búsqueda de una calidad de vida es crucial en esta etapa". En este momento, el apoyo de la familia es vital en el proceso, así como un tratamiento integral que contemple la alimentación, la rutina de ejercicio y la terapia psicológica.

"Nosotros sabemos que los pacientes van a vivir un tiempo prolongado -explica Vargas-, que pueden ser varios años. Y para que tengan calidad de vida combinamos diferentes tratamientos". Los más comunes son terapias psicológicas o psiquiátricas, así como rehabilitación integral con terapias físicas y ocupacionales, más tratamiento para el dolor y cuidados paliativos. También hay terapias alternativas como la acupuntura, que pueden disminuir dolores articulares que producen los medicamentos. Así mismo, alimentos como el jengibre son recetados, pues reducen las náuseas. "Se busca no solo tener un control de la enfermedad con medicamentos -sigue Vargas- sino con otras cosas como yoga o pilates, que han demostrado servir y aliviar".

Existen mujeres con cáncer de seno avanzado que viven más allá de las expectativas. Por eso es importante saber que estar en estadio 4 no es una condena de muerte, sino una oportunidad de vivir bien, a la par que se aprovechan las ventajas médicas que actualmente se ofrecen para cumplir este objetivo.

Factores de riesgo

No hay causas establecidas para el cáncer, pero sí existen condiciones que, cuando aparecen en conjunto, pueden favorecer su aparición. Aún así, no todas las personas que tienen estos factores lo desarrollan ni todas las víctimas cumplen con los riesgos. Además, estos factores deben incluirse en un marco completo y no ser tomados de manera independiente.

Personales:

*  Haber tenido cáncer de seno antes.

*  Haber tenido muy joven un cáncer de ovario o ser portadora de un tipo de mutación genética (BRCA1 o BRCA2) que predisponga a un cáncer de seno.

* Haber estado en terapias hormonales por más de cinco años. 

* Consumir bebidas alcohólicas.

* No tener hijos o tenerlos por encima de los 35.

* Haber tenido la primera menstruación a una edad temprana o menopausia tardía (en este caso, la exposición a las hormonas del ciclo menstrual es mayor, hecho que está relacionado con el desarrollo de cáncer).

* Tener una edad avanzada.

Familiares:

* Tener un familiar que porte una mutación genética (BRCA1 o BRCA2).

* Ser de la comunidad judía asquenazi, que puede portar una mutación genética.

* Tener dos familiares en primero o segundo grado de consanguinidad, o un familiar menor de 40 años en primer grado de consanguinidad con cáncer de seno.

Cada día es una vida

Frente al cáncer de seno avanzado, las organizaciones Ámese, Fundayama, Fundación Simmon, Fundación Corazón Rosa, Fundación Esperanza viva y Funcáncer, con el apoyo de Novartis Oncology y la revista CARRUSEL, se unieron para impulsar la iniciativa 'Cada día es toda una vida', con la pretensión de recordar y reconocer a las mujeres que enfrentan la enfermedad en estadio 3 o 4 y, además, mostrar el impacto que tiene en nuestro país. Con este propósito, han convocado a diferentes hombres que han vivido de alguna forma esta enfermedad, bien sea por sus familiares o amigas, para que se quiten la camiseta y le pongan el pecho al cáncer de seno. La pretensión es sensibilizar y educar a la población en general para dar apoyo y reconocimiento a aquellas mujeres que lo padecen.

¿Cirugía antes del cáncer?

La mastectomía profiláctica o preventiva es una opción para mujeres que reúnen varios factores de riesgo y, aunque polémica, es eficaz pues previene la aparición de tumores en senos u ovarios. Se hace por lo general en portadoras de los genes BRCA1 y BRCA2, que son hereditarios y aumentan 80 por ciento el riesgo de sufrir cáncer. "Cuando los detectamos ofrecemos la cirugía, pero esta es una decisión del paciente -asegura Luis Guzmán-, que obviamente va seguida de una reconstrucción inmediata".

Los senos se pueden reconstruir con prótesis, con músculos de espalda o abdomen o con microcirugía, que consiste en tomar el músculo del glúteo, trasladarlo y pegar los vasos de la arteria del glúteo con la arteria del seno. A veces se conserva la piel del pezón, lo que da un buen resultado.

Lo último

Un estudio publicado en la revista Nature en septiembre del año pasado, comprobó que los tumores del cáncer de seno corresponden a cuatro clases distintas de la enfermedad. Luego de analizar 825 tumores de pacientes con este cáncer, los investigadores encontraron que hay 4 subtipos principales: HER2-enriquecido (HER2E), luminal A (LumA), luminal B (LumB) y de tipo basal, y que cada uno tiene una biología propia y un panorama de supervivencia. Además, encontraron que el de tipo basal, el más agresivo, es muy parecido al cáncer de ovario. Esto implica un avance para el futuro, pues al conocer las condiciones genéticas de un tumor es más fácil hallar un tratamiento adecuado.

Natalia Noguera Á.