Archivo

'Los desmovilizados ocultan su condición para poder trabajar'

Según Alejandro Eder, director de la Agencia Colombiana para la Reintegración, continúa el estigma.

notitle
18 de febrero 2013 , 05:58 p.m.

Tras seis años de la creación de la Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR) -donde están vinculados 33.000 de los 55.000 desmovilizados del país-, la falta de empleo y el rechazo de la sociedad siguen siendo la piedra en el zapato para el proceso de reinserción de esa población.

Alejandro Eder, director de la ACR, habló con EL TIEMPO de los logros, pero sobre todo de los retos de ese programa.

¿Cuáles han sido los grandes logros de la ACR?

La gran virtud de este proceso es que se ha mantenido una línea muy técnica (...) Que es considerado por nuestros pares en otros países como uno de los mejores sino el mejor.

Dura siete años (por persona), donde nos enfocamos estratégicamente es en atención sicosocial y en educación, es decir, dotarlas con las herramientas para que puedan salir adelante por sí mismas.

A pesar de las dificultades, estamos dando resultados para reintegrar a estos colombianos.

Háblenos de esas dificultades

La estigmatización que sufren los desmovilizados es la principal (...) Cuando las personas se enteran de que el vecino, o el señor de la tienda, pertenecieron a un grupo armado automáticamente se asustan y terminan cerrándole las puertas.

Vale aclarar que la reintegración no la hace la Agencia: los preparamos, pero es la sociedad la que dará las oportunidades. Para superar ese miedo, se debe entender que el desmovilizado no sale del monte a la empresa o a la sociedad. Por ejemplo, más de 13.000 que ya pasaron su bachillerato y 600 están la universidad.

También hay rechazo de parte de las empresas ¿pero cuántas los apoyan?

Hay alrededor de 33.000 desmovilizados en el proceso y 11.000 por fuera que están en la legalidad. Hay 700 empresas y fundaciones que nos apoyan. Pero si uno mira la población desmovilizada, la tasa de desempleo es del 21 por ciento, el 79 por ciento labora: 8.000 en el sector formal y 17.000 en el informal.

Pero lo cierto es que el 90 por ciento están trabajando sin que sus jefes sepan que son desmovilizados (...) Ha sido muy difícil en estos 10 años lograr que los empresarios les abran las puertas.

¿Cuál es el papel de Antioquia y Medellín en el proceso?

Antioquia es uno de los lugares donde hubo mucha desmovilización de las AUC.

En la región hay 7.300 desmovilizados, de los cuales 2.900 están en Medellín. Lo cierto es que hay inconvenientes en las regiones por fuera de la capital, donde no hay oportunidades de empleo.

Pero así y todo, en este momento 3.000 de ellos están trabajando en el sector formal, es decir un 40 por ciento del total de la población.

¿Cuántos dejaron el programa?

Esto es voluntario, menos para los exmiembros de las AUC. Aprovecho y les hago un llamado para que se reporten y realicen su culminación. Sé que muchos de ellos están trabajando y que no nececitaron la Agencia (...) pero si no se presentan pueden tener problemas legales.

REDACCIÓN MEDELLÍN