Archivo

Declararán estado de calamidad en Dosquebradas por vendaval

Un total de 17 barrios son los afectados. El alcalde pidió ayuda para las 400 familias damnificadas.

notitle
17 de febrero 2013 , 12:09 a.m.

Por las 400 familias, unas 2.600 personas, que resultaron afectadas por el vendaval que azotó el municipio de Dosquebradas (Risaralda) en la noche del sábado, se declarará el estado de calamidad para poder atender mejor la emergencia, con recursos del Gobierno Nacional.

Así lo anunció hoy el alcalde, Jorge Diego Ramos, quien manifestó que el vendaval "es uno de los peores que se han presentado en la historia de Dosquebradas.

Diecisiete barrios, tres escuelas, un templo católico y un asilo de ancianos afectados es el balance de la emergencia entregado por Ramos. Los sectores más afectados, según el mandatario, son: Country I, II y III, Panorama,  Libertad, Molinos, La Soledad, San Diego y Camilo Torres, donde los organismos de socorro atendieron llamadas de emergencia por la afectación en las cubiertas de sus viviendas e inundaciones.

"El 50 por ciento de las casas del barrio Country III presentan daños en sus techos, este es el barrio más afectado, pero en todos los sectores afectados hubo pérdida de enseres, electrodomésticos, colchones, entre otros", comentó el Alcalde.

Una de las situaciones más complicadas la vivieron los 56 adultos mayores del asilo Paraíso Otoñal, ubicado en el barrio Los Molinos, al que el vendaval le tumbó el techo. Ninguno de los ancianos sufrió lesiones, pero debieron ser evacuados a casas de familiares y de vecinos.

La iglesia del barrio San Diego perdió 25 tejas, mientras que la escuela Los Lagos, en el sector de la Violeta, perdió 37 tejas. Además, los vientos tumbaron árboles, como sucedió en la avenida El Ferrocarril, a la entrada del barrio Júpiter, donde un árbol cayó sobre una de las calzadas y obstruyó el paso. El hecho no hubo vehículos o transeúntes afectados.

Algunos sectores también quedaron sin el servicio de energía eléctrica porque el vendaval tumbó cuerdas de alta tensión y transformadores.

El Alcalde pidió ayuda para los damnificados, que necesitan colchones y cobijas. Los comités local y departamental de emergencias se reunieron este domingo para declarar el estado de calamidad.

REDACCIÓN PEREIRA