Archivo

Pistorius, el héroe acusado de matar a su novia

El atleta discapacitado es aficionado a las armas. Su caso ha conmocionado al mundo.

notitle
16 de febrero 2013 , 08:13 p.m.

Hasta esta semana, el surafricano Óscar Pistorius (26 años) era un ejemplo de superación en todo el mundo: el primer hombre que a pesar de tener amputadas sus dos piernas (desde las rodillas) logró llegar a la semifinal de los 400 metros planos en unos Juegos Olímpicos (Londres 2012).

Pero el viernes todo cambió para él, al ser acusado formalmente por un tribunal de Pretoria (Sudáfrica) de asesinar con una pistola 9 milímetros a su novia, la modelo de 29 años Reeva Steenkamp. (Lea: 'Pistorius está aturdido por la conmoción y la pena', dijo su tío).

El jueves, la Policía lo encontró en el baño de su casa, junto al cuerpo de su pareja. Los dos estaban solos, según informes de los vecinos, que oyeron los disparos y alertaron a las autoridades. La mujer recibió cuatro tiros: en la cabeza, el pecho, la pelvis y en una mano. (Lea: Pistorius rechaza que lo acusen de asesinar a su novia).

De héroe a villano

Pistorius nació sin peronés y le amputaron las dos piernas antes de cumplir un año, pero desde joven fue un deportista destacado. En el colegió jugó polo acuático y rugby, participó en triatlones y perteneció al equipo de cricket y al de lucha libre. Durante los Juegos Paralímpicos del 2004, cuando tenía 17 años, se dio a conocer con el sobrenombre de 'Blade Runner', por sus prótesis o cuchillas de fibra de carbono que utilizaba para correr. Allí venció a atletas amputados con más experiencia y ganó una medalla de oro y otra de bronce en las categorías de los 200 y 100 metros planos. (Vea: seguimiento gráfico a la muerte de la novia de Oscar Pistorius).

Desde entonces ha recibido siete medallas paralímpicas; venció su propio récord de los 100 metros planos en el 2007, el de los 400 metros en el 2011 y el de los 200 metros en Londres; y ha sido el único en competir en los Juegos Olímpicos con atletas sin discapacidad.

Pero el crimen por el cual ahora está detenido ha comenzado a destapar otras de sus facetas, no tan ejemplares.

Según un periodista del medio británico Mail Online, que lo entrevistó en su casa en el 2011, Pistorius -gran aficionado a las armas- guardaba en su cuarto un revólver, una metralleta, un bate de cricket y otro de béisbol.

Y en una entrevista con The New York Times relató que durante las noches de insomnio practicaba tiro y que era un obsesionado con la seguridad, razón por la que muchas veces dormía armado.

Pistorius también era conocido por su "carácter impulsivo", según lo describe BBC Mundo. Tras su primera derrota en nueve años, en los pasados Juegos Paralímpicos, descalificó a su rival, el brasileño Alan Olivera, tachándolo de "ridículo" y diciendo que sus prótesis eran demasiado largas. En el 2009 pasó una noche en prisión, por una supuesta agresión sexual a una joven de 19 años y hace poco amenazó con "romperle las piernas" a un productor de TV con el que Steenkamp tuvo una relación.

La modelo y Pistorious empezaron a salir a finales del 2012 y "tenían una relación sana, fabulosa", declaró la agente de Steenkamp a la cadena Sky Tv.

Ella lo describía como "un hombre de gusto impecable y detallista", y en la víspera del Día de San Valentín escribió en su cuenta de Twitter lo emocionada que estaba por celebrar el día de los enamorados.

Algunos medios sudafricanos difundieron la versión de que el atleta habría confundido a su novia con un ladrón, y que por eso le disparó. Pero poco después trascendió que los vecinos escucharon gritos y peleas poco antes de los disparos. Algunos, incluso, dijeron que no era la primera vez que la pareja peleaba de manera violenta.

Pistorius comparecerá el martes ante la justicia. Sus abogados seguramente sostendrán que se trató de un homicidio no premeditado, en un estado de emoción violenta.

El deportista, que rechazó de "forma contundente" la acusación de asesinato, permanece en una comisaría de Pretoria. En caso de ser declarado culpable, podría enfrentar cadena perpetua.

REDACCIÓN DOMINGO