Archivo

'Cayeron al mar 300 toneladas de carbón', dice la Drummond

Su presidente (e.) asegura que sí avisaron de la emergencia. Esperan que se reabra puerto.

notitle
16 de febrero 2013 , 08:12 p.m.

Después de guardar silencio por más de un mes, el presidente (e.) en Colombia de la firma carbonera Drummond, José Miguel Linares, accedió a explicar las dimensiones, los costos y las posibles responsabilidades por el accidente de una barcaza repleta de carbón ocurrido cerca de Santa Marta el 13 de enero.

El conato de naufragio, que tiene cerrado el puerto de la empresa en Ciénaga (Magdalena) desde el 6 de febrero, está siendo investigado por la Fiscalía, que ya citó a entrevista a varios empleados de la multinacional. Se indaga el daño ecológico, si la Drummond siguió o no los procedimientos de rigor y si les dijo a las autoridades toda la verdad. (Lea: Directivos de Drummond son citados por la Fiscalía tras vertimiento).

¿Por qué hasta ahora le dan la cara al país?

Queríamos hacerlo en una forma responsable, cuando hubiéramos adelantado las investigaciones necesarias para entregar una información confiable, como ya sucedió.

¿Cuánto carbón cayó al mar y cuál es la dimensión del daño ecológico?

Para calcular las dimensiones del daño se contrató a la Universidad Jorge Tadeo Lozano, que prepara un estudio en el que participa como veedora la Fundación Fiatmar, de reconocida trayectoria. Aún no tenemos la cifra exacta del carbón que cayó al mar.

¿Cuánto había en la barcaza y cuánto se recuperó?

Una vez ocurrió la emergencia, parte del carbón (unas 2.800 toneladas) debió perderse por efecto de un oleaje de más de tres metros. Lo que cayó al mar pueden ser unas 300 toneladas.

Hace 3 días admitieron haber vertido carbón al mar. ¿No es esa una infracción ambiental muy grave?

El plan de contingencia prevé usar inicialmente motobombas para sacar el agua. Al no servir, se consideró que la medida apropiada para evitar el naufragio de la barcaza y un mal peor era botar el agua, y en esa labor se vertió carbón al mar.

La Capitanía de Puerto dice que la carta que Drummond radicó el 16 de enero minimizó el accidente, omitió el vertimiento de carbón y no entregó información completa. ¿Ustedes mintieron?

La comunicación se enfocó en el incidente marítimo, como lo ordena la ley, y, efectivamente, no tiene todos los detalles en cuanto a los vertimientos de carbón al mar. Tan pronto se conoció el incidente, el domingo 13 a las 6:20 de la mañana, el personal de operaciones en el puerto avisó telefónicamente a la Capitanía y posteriormente se envió un correo, enfocado en el incidente marítimo.

El caso tendrá alcance penal. ¿Están listos para responderles a las autoridades?

Sí. Responderemos ante la ley hasta donde nos lo requieran y hasta las últimas consecuencias. La Fiscalía ya citó a algunos de nuestros ejecutivos para que expliquen lo sucedido ese domingo.

¿Van a pagar la multa por el daño ecológico causado?

Aún es prematuro saberlo. La investigación apenas se está iniciando. No conocemos los cargos ni el monto de la multa y cuando eso se sepa procederemos a la defensa respectiva.

Ustedes dicen que están haciendo una investigación interna. ¿Cuándo van a revelar a quiénes y qué están investigando?

Es prematuro anticipar qué va a pasar con esa investigación. No hay resultados definitivos. Se ha enfocado en la parte operativa, para corregir los procedimientos y para que este tipo de eventos no se repita. Otro tipo de consecuencias debe ser analizado y, a medida que las autoridades la requieran, la información estará disponible.

¿Por qué, si desde el 2010 se había previsto suspender el cargue con barcazas, siguen usando ese mecanismo?

La fecha para esa suspensión quedó definida en el Plan Nacional de Desarrollo y es el primero de enero del 2014. Drummond está trabajando para cumplir con ese plazo.

¿Ustedes le están apostando a que el puerto se reabra sin que antes termine la indagación penal y la ambiental?

Esperamos que así sea. La resolución de la Agencia Nacional de Licencias Ambientales (Anla) impone como obligación la actualización del plan de contingencia y su socialización para que después sea aprobado por ellos. Este proceso ya se está surtiendo. La socialización se hizo el jueves, y el viernes se radicó el plan de contingencia, que esperamos sea aprobado rápidamente. Pensamos que es completo, que satisface todos los requerimientos. La apertura del puerto es necesaria por el bien de la empresa y del país.

¿Cuánto están perdiendo por el cierre del puerto que ordenó el Gobierno tras el accidente?

Diariamente se están dejando de exportar de 80.000 a 85.000 toneladas. El valor depende de los contratos, pero son de 6 a 8 millones de dólares cada día.

¿No es un contrasentido que su casa matriz, en Alabama (EE. UU.), diga que se siente una víctima en este caso?

No sabemos los motivos, pero a raíz de este incidente han salido ataques por otros temas que no son ciertos.

¿Es falso, como dicen varios expertos, que esta no es la primera vez que ustedes vierten carbón al mar?

Es falso. Han dicho que en el 2007 teníamos un tubo por el cual botábamos agua con carbón, pero era un dragado con relimpia, debidamente autorizado. Se dice que tenemos estaciones de monitoreo donde alteramos la información de Corpamar y es falso. También es falso que hay más barcazas hundidas y que las hemos escondido. En 18 años de operación nunca se nos ha hundido una. La única excepción fue en la construcción del puerto, cuando se hundió un bongo de un contratista.

¿Cree que este caso les va a enredar la prórroga de los contratos de explotación?

Esto fue un accidente desafortunado y consideramos que no debe afectarla.

UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.com

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE