Archivo

'No me tenía fe para hacer este papel': Bradley Cooper

El actor podría ganar el Óscar por 'Los juegos del destino', que se estrena este viernes.

notitle
14 de febrero 2013 , 04:36 p.m.

Actores como Dustin Hoffman, Tom Hanks y Nicole Kidman han recibido el anhelado premio Óscar por sus interpretaciones de personajes con trastornos cognitivos o de personalidad.

El turno ahora es para Bradley Cooper, que había enfocado su carrera como galán de historias románticas y en apariciones breves en TV, hasta el 2009, cuando encarnó a uno de los cuatro amigos que enloquecen en Las Vegas, en la película ¿Qué pasó ayer? (The Hangover), que ostenta el récord de ser la comedia para adultos más taquillera en la cinematografía estadounidense.

Cooper aspira a la estatuilla como actor protagónico por 'Los juegos del destino' (Silver Linings Playbook –un modismo que se refiere a la esperanza en medio de las dificultades–) en el que interpreta a un hombre que padece un trastorno bipolar.

La película está nominada a ocho galardones de la Academia de Hollywood, entre ellos mejor película, director (David O. Russell) y guion adaptado. Otros de sus actores, como Jennifer Lawrence, Robert de Niro y Jacki Weaver, también están entre los opcionados. Cooper, de 38 años, da vida a Pat Solatano, quien acaba de dejar una institución mental donde estuvo recluido por ocho meses por haber golpeado al amante de su esposa. Con medicamentos y la promesa de asistir a una terapia, intenta volver con su mujer. Pero en el camino conoce a Tiffany (Lawrence), una jovencita con problemas graves de autoestima.

Cooper compartió con medios internacionales su experiencia en esta cinta y EL TIEMPO estuvo con él.

Su personaje pudo abordarse de muchas formas…

Cuando David O. Russell (director y guionista) me llamó, yo no me tenía mucha fe para interpretar el papel, sentí temor. Pero él me insistió en que hiciera la prueba, así que me lancé al agua. Con el tiempo, empecé a sentirme cómodo y en eso ayudó mucho el elenco: a Jennifer Lawrence no la conocía y es una tremenda actriz, y con De Niro sí había compartido antes en 'Sin límites' ('Limitless'). En Los juegos...  él es mi padre y llegamos a tal punto que de verdad sentía que lo era.

En la película, parte de su terapia consiste en bailar. ¿Cómo le fue con ese tema?

Me encanta bailar, aunque no se note mucho en la pantalla (risas), pero te puedo garantizar que soy muy bueno. Me siento orgulloso del esfuerzo de mi personaje porque se repone de tal forma, que logra hacer un buen trabajo al final.

¿Y qué tan difícil fue lograr las escenas de baile?

No fueron tan complicadas, porque tuvimos una gran instructora y ensayamos todos los días, incluso en nuestro tiempo libre. Con Jennifer, nos sentimos como preparándonos para el programa de TV Bailando con las estrellas.

Cada vez que podíamos, practicábamos para perfeccionar nuestra coordinación. Pienso que valió la pena.

En este filme, la recuperación de Pat depende de su entorno familiar. ¿Eso une más a los actores en el rodaje?

Es diferente en cada película. Esta vez rodamos durante 34 días, así que no hubo mucho tiempo para compartir momentos, más allá de lo que vivíamos en el set. Pero creo que no hay mejor lugar para que los actores logremos una gran conexión que cuando estamos en una filmación. No hay cenas ni almuerzos que superen ese espacio, donde se siente que el equipo hace algo especial, crea una historia frente a las cámaras.

Mario Amaya Para EL TIEMPO
Los Ángeles