Archivo

'Que Dios nos ilumine para que elijamos bien'

13 de febrero 2013 , 10:28 p.m.
Santos Abril y Castelló es uno de los cardenales que participaron en el consistorio del lunes en el que Benedicto XVI anunció su renuncia. Este español de 77 años es uno de los 118 cardenales con derecho al voto en el próximo cónclave.

¿Qué sintió cuando escuchó al papa presentando su renuncia?


Fue una gran sorpresa, aunque al mismo tiempo hay que verla con respeto inmenso y admiración por ser un gesto de generosidad y de grandeza. Admiro la coherencia del santo padre, que ha sabido tomar una decisión tan importante buscando simplemente el bien de la Iglesia. Al principio resultaba difícil creer lo que estábamos oyendo los cardenales presentes en el consistorio. Todos los presentes nos preguntábamos si era real lo que estábamos viviendo, pues para encontrar un precedente histórico de un pontífice que renuncia hay que remontarse a muchos siglos atrás.

Usted fue vicecamarlengo, cargo que tiene una enorme responsabilidad administrativa durante el período de sede vacante y en el cónclave. ¿Cómo vive este momento?

Dejé de ser vicecamaralengo al ser creado cardenal. Son dos cosas incompatibles, pues es el vicecamarlengo quien tiene que vigilar todo el desarrollo del cónclave desde el exterior. El período de sede vacante se vive, ante todo, con un espíritu de fe. Lo vivimos pidiendo al Señor que ilumine a los que tenemos la responsabilidad de que se haga una elección que sea la mejor.

¿Piensa que en la renuncia pueden haber influido los casos de pederastia cometidos por eclesiásticos o las filtraciones de documentos?


No quiero entrar ahí, porque supondría meterse dentro del pensamiento del papa. Mientras él no lo diga, no soy yo quien debe juzgar los motivos que le han llevado a renunciar. Para mí está suficientemente claro lo que ha dicho.

¿Cómo está el papa en estos días?

El Santo Padre está viviendo estos momentos con una serenidad absoluta.