Archivo

Jessica Sanjuán desmiente ser una 'quita maridos'

La actriz habla de la relación que actualmente tiene con un hombre mayor y separado.

notitle
13 de febrero 2013 , 09:13 p.m.

Jessica cuenta que ha sufrido agresiones físicas y habla de la fama de 'quitamaridos' que ha tenido que enfrentar.

(Mira aquí la galería completa de Jessica Sanjuán)

Mucha tinta se ha usado para mencionar a Jessica Sanjuán y su supuesta amplia vida amorosa. La más reciente ola de rumores tiene que ver con las acusaciones de haber destruido un matrimonio. Mientras prepara su actuación en ¿Quién eres tú?, remake de La usurpadora producido por RTI para Televisa, esta es la defensa de la recordada protagonista de Niñas mal.

¿Qué grandes verdades se han dicho de Jessica?
¡Nada! La prensa no ha dicho nada bueno y en vez de tomar por el lado positivo lo que me ha pasado, lo han cogido por el negativo. El haberme casado a los 15 y después el afrontar un divorcio fue algo que me sirvió en la vida y eso fue lo mejor y lo peor para mí. Tú empiezas una relación con la ilusión de que todo salga bien pero en el camino pasan cosas. No veo a los periodistas como mis enemigos, todo lo contrario; pienso que somos un equipo y que puedo darles la información correcta.

Dicen también que es una niña que maduró biche...
Cualquier persona que esté en el medio tiene que madurar biche porque este es un trabajo. Empecé a los 14 y eso significa que tuve una responsabilidad a esa edad. La gente piensa que esto es droga, rumba; pero hay de todo como en cualquier carrera. La responsabilidad es grande, los horarios son fuertes y eso me ha llevado a ser madura en ciertas cosas, pero tengo 23 años. A veces la gente espera más de mí y digo que solo tengo esa edad.

Usted dice que las relaciones empiezan siempre con buenas intenciones. ¿Se refiere al hecho de formar una familia?
No crecí en una familia sino en un hogar. Hay familias conformadas por los padres y los hijos pero de hogar no hay nada. Mis papás llevan 25 años casados y nunca han tenido problemas de infidelidad; siempre han estado juntos. No le tengo miedo a formalizar algo que me parece bonito. El matrimonio no es barrer, trapear y lavar platos; es estar en pareja, compartir, crecer. La primera vez que me casé estaba muy chiquita y precisamente lo hice porque mis papás son muy conservadores. Mi papá no me dejaba tener amigos hombres y me cuidaba mucho. De rebelde tuve novio. A veces los jóvenes pensamos que así vamos a fastidiar a los papás y nosotros solos nos enredamos la vida. Por esa misma formalidad me casé, y yo feliz porque tenía 15 años, era el primer hombre de mi vida y todo se ajustaba a la mentalidad con la que crecí. Era bonito e ideal, pero vinieron las peleas y eso se acabó. Luego tuve otra relación de tres años y me volví a casar a los 19, enamorada, pero hay cosas que uno no puede tolerar y que te violan como ser humano; entonces aprendí que hay que ir con calma. He tenido tres relaciones, de esas dos matrimonios, y si fuera por mí, todavía estuviera con ellos. Siempre que hay una separación la culpa es de los dos.

Le gustan los hombres mayores...
¡Siempre! Precisamente porque mi vida ha sido acelerada. Me siento a hablar con alguien de 20 años y no me siento bien. Ellos están pensando en la rumba y temas similares; no todos los de esa edad, pero no he contado con la suerte de encontrar uno de mi edad que me interese. Tengo una relación actualmente con alguien mayor a quien estoy conociendo, en la que nos encanta compartir pequeños detalles. Cuando él puede acompañarme a las jornadas de grabación lo hace y viceversa con su trabajo. Él me hace ser mejor mujer. Creo que al estar con alguien así me nivelo en todos los sentidos. Me dicen que estoy saliendo con un hombre que podría ser mi papá, y eso me encanta porque es lo que como mujer quieres: protección, amor, respeto y que sean lindos. No sé qué pueda pasar; estamos en un bonito momento, llevamos solo tres meses.

¿Su ex tenía 30?
Tenía 31. Mi novio actual tiene una sensibilidad muy linda que resultó una novedad. A él le gusta que lo trate con dulzura, que le regale un ramo de flores. No es el macho que manda y da órdenes. Hay un respeto grande. De pronto en un año te puedo contar otra historia, pero hasta el momento es eso.

¿Qué piensan sus papás de que salga con hombres tan adultos?
Mis papás lo quieren mucho. Es la primera relación que me aceptan. Al principio los sorprendió su edad (40 años), pero después de hablar con él y conocerlo les cayó muy bien.

¿Estamos frente al tercer matrimonio?
No. He tenido tres relaciones largas en mi corta vida. Nunca me casé por la Iglesia y nunca he tenido hijos. El día que vaya a la iglesia y sea mamá, que digan ¡Ahora sí! En este momento estoy conociendo a alguien pero ya la gente me quiere casar, como pasa siempre.

Entonces: ¿crea fama y échate a dormir?
También. Eso pasa por lo que se ha dicho. No me conocen y ese es el problema; solo saben lo que la prensa amarillista ha dicho. Soy una mujer hogareña, no me ven en rumbas y mis relaciones no se han terminado por infidelidad sino por cosas extremadamente íntimas que no puedo salir a ventilar.

Liz Taylor fue popular por sus personajes pero también porque tuvo ocho matrimonios...
No tengo problema con que hablen; a la larga eso es rating para mí, pero en este caso me molesta porque hay menores de por medio (haciendo referencia al hijo de su actual novio). Es un tema delicado. Todo hace parte del show, pero llega un punto en el que uno pide que hagan un alto. Creo en el matrimonio y no es cierto que acabé uno. No tengo la necesidad de hacer eso; tengo muchas opciones. Este año comenzó bien laboralmente para mí y con proyectos muy bonitos.

Mi familia está conmigo, me apoya y siempre me dice que lo importante es lo que saben de mí. En La red empezaron a atacarme, montaron fotos e insinuaban que me daba miedo presentar a la persona con la que estoy. No tengo nada qué esconder y no había puesto fotos por ser prudente. Hay personas que están haciendo duelo (refiriéndose a su expareja y a la exesposa de su actual novio), pero ya cuando dicen que están consiguiendo pruebas, que "deje de negarlo", me pregunto por qué me meten en un lío que no es mío. Vuelvo y digo: ¡no tengo nada qué esconder!

¿Quién es su novio?
Siempre que terminas una relación y hay un divorcio, en lo último que uno quiere pensar es en otra relación. Comienzan momentos de reflexión, de entrega total al trabajo, a la familia, de pensar en otras actividades, y de repente me encontré con él. Hacía tres meses me había separado y tenía un acuerdo legal económico con mi ex. Me correspondió un porcentaje de un proyecto que mi actual pareja estaba ayudando a ejecutar. Mi ex no cumplió con los tiempos establecidos y se me ocurrió llamar a Marcos (Maffioli, apellido de su nuevo novio). Le marqué para que me diera la información que necesitaba y me pareció una persona interesante, de admirar, y nada más. Realmente lo que me llevó a él fue mi exesposo; pero no lo estaba buscando.

¿Qué la enamoró de él?
Para mí nunca es relevante el físico. No he tenido parejas que sean galanes o protagonistas de novela de esos con los que la gente siempre te quiere ver. Es importante tener una persona de pequeños detalles porque no soy de grandes cosas. Soy de cenas, de cocinar, de oír una canción, de caballeros, ¡eso me mata! Me encanta la gente que te quiere de verdad, que le interese tu
bienestar, que realmente quiere crecer contigo.

¿Qué la desenamora?
Al principio todo es divino pero de repente todo cambia. Creo que lo peor en una relación es sentirse seguro del otro, entonces tendemos a cometer el gravísimo error de pensar que esa otra persona siempre estará ahí.

¿Se enamora fácilmente?
Enamorarse es una decisión. Al principio es una ilusión. De pronto mi problema ha sido entregarlo todo. Aprendí que tengo que ir más despacio. Sigo creyendo en el matrimonio y en que no se puede estar con alguien que no te hace bien.

¿Es sencillo que alguien que no hace parte del medio aguante su ritmo?
Claro que todo esto debe ser nuevo para él; pero depende de la seguridad y la tranquilidad que le des a tu pareja.

¿Se siente víctima del medio?
No del medio, pero sí de las personas que están dolidas y no reconocen sus problemas y fallas como pareja, que tienen el ego destrozado y se aprovechan de que uno es una figura pública para tratar de hacer no sé qué, porque mi carrera no se va a arruinar por eso... al contrario, para mí es rating.

¿No duele que le digan que es una 'quitamaridos'?
Sí, es fuerte, pero poder decir que las cosas no fueron así me da tranquilidad. Ahora puedo decir misa y nadie me va a creer. Ella (la exesposa de su novio) sabe que no fue así. ¿Qué puedo hacer? No me gusta ser la segunda y he sido la esposa de los que se han metido conmigo; no una más. De hecho tuve información de que están haciendo un complot, y es claro quién está detrás de eso.

¿Qué hay detrás?
Vuelvo con la historia: llevaba unos meses de divorciada y empecé a hablar con quien es mi actual pareja por temas de negocios, y a mí me parecía normal. Él tenía un problema en su matrimonio también, estaba en un proceso en el que se iba, volvía... Cuando ellos se separaron y él se fue de la casa empezamos a salir. Aunque se separó, no se divorció legalmente, todavía. Eso está muy reciente y pienso, sin asegurarlo, que a veces en los matrimonios las personas ofendemos, gritamos, echamos, etc... y creemos equivocadamente que el otro siempre va a estar ahí. Cuando al fin uno de los dos se va, el otro piensa que no va a conseguir a nadie mejor, pero cuando te das cuenta de que está con una niña 20 años menor, que no es Miss Universo pero tampoco la más fea, que es actriz, uno se pregunta: ¿qué pasó?

¿Cómo fue lo de la pelotera en un bar?
Hace unos días estábamos en un bar en Bogotá, bailando, tranquilos, con mis papás. No tengo nada que esconder y ella sabía que su ex estaba saliendo con alguien, pero no que era Jessica Sanjuán, y pienso que precisamente ese es el punto. Si hubiera sido otra creería que no pasa nada, pero lo que ocurrió fue que de repente ella llegó y me agredió físicamente. Todo fue muy rápido. Lo único que hice fue decirles a mis papás que nos fuéramos porque ese era un problema de ellos. Antes de una hora él llegó y nos ofreció excusas y el tema se superó. Creo que ella lo dejó claro y el lío es que sea yo; y como de alguna manera había un vínculo con mi ex, entonces ella pensó que nosotros estábamos juntos desde antes.

¿Le quedó alguna señal de eso?
No, pero fue un show que yo decía: ¡Dios mío! Al día siguiente fui a denunciarla.

Con una separación a cuestas y hechos como esos, ¿por qué le sigue apostando a esta relación?
El día que terminemos será por una decisión nuestra, porque no funcionó o cualquier cosa, pero no porque una persona descompensada haya llegado a declararme la guerra. Ahora, si ella quiere recuperar su matrimonio, que lo haga. No tengo problema, está en todo su derecho. Pienso que es una mujer que está dolida pero ella no puede ir a decir que me le metí en su hogar.

Fue muy rápido...
¡Si!, pero ese boom que ella misma provocó hizo que formalizáramos la relación. Cuando ocurrió el escándalo nosotros estábamos bailando y quería que mis papás conocieran a la persona con quien estaba saliendo. Estamos contentos, conociéndonos, compartiendo momentos muy bonitos.

¿Usted ya no es la niña impulsiva?
Claro. Ya no vas a casarte como una adolescente sino que sabes que tienes que conocer al otro. Para mí, eso que tuve a los 15 no fue matrimonio.

¿Pero se casó para toda la vida?
Sí, pero hoy en día digo que no fue matrimonio porque no estaba consciente de lo que realmente estaba haciendo.

¿Por qué no ha tenido hijos todavía?
Mis papás son los mejores del mundo. No tengo quejas, pero tal vez si mi papá no hubiera sido extremadamente fuerte y conservador no me habría casado de 15 y seguro tendría otra mentalidad. A veces, uno amando a sus hijos y tratando de protegerlos puede tomar decisiones que pueden arruinar o complicar sus vidas. Quizás si tengo un hijo actuaré de la misma manera que él. Al tema de ser mamá le tengo respeto y temor. Cuando lo haga será en el momento en que lleve varios años de casada y porque quiero que mi hijo nazca en ese hogar.

La gente podría pensar que usted es una niña fácil...
Pues si soy tan fácil, vengan a conquistarme y se darán cuenta de qué tanto. En este mundo, casi todos tenemos esa fama. Otra cosa que dicen es que estoy con él por plata. Trabajo desde los 14 años y lo que tengo es porque me ha costado esta vida y la otra, porque me la he sudado y he llorado y he puesto todo mi empeño. No necesito de nadie.

¿No le dan ganas de irse a un lugar lejano donde nadie moleste?
¡Claro! En algunos momentos, pero este año me han pasado cosas tan bonitas y para qué desgastarme con este tipo de hechos. No dependo de nadie; es más, cada vez que me separo lo hago y ya. No pienso en si me mantienen ni nada de eso. A los que me quieren hacer daño les digo que se centren en la vida porque yo tengo 23 años y he demostrado que puedo estar con una persona que me dobla la edad. Es posible que esta persona que está haciendo todo este alboroto, que es mayor que yo, no tenga la serenidad ni la cordura para manejar las cosas con altura, con respeto y como una dama. Mi papá es boxeador; desde pequeña sé todo sobre este deporte y nunca he recurrido a los golpes porque no es la forma ni mi estilo. Puedo explicarle a ella cualquier cosa, y si me dice que quiere recuperar su matrimonio o lo que sea, me sentaría con Marcos a hablar y le preguntaría sin problema si quiere irse para allá, porque es normal. Estaban separados pero todavía están legalmente casados y existe la posibilidad de... Eso sí, lo que él me dijo fue que no se separó por mí y me dijo que si yo quería irme de su vida lo hiciera, pero si él quiere que esté a su lado, ¿por qué me voy a ir?

¿Él se va a divorciar?
Ese es un tema de ellos dos. Complicado.

¿Ese no es requisito?
No. Hoy en día lo importante es que la persona que esté conmigo esté por amor; no por un papel. Me he casado y de qué me ha servido el papel. Después lo que hago es romperlo.

¿Dónde se refugia cuando le ocurren hechos como esos?
Mi familia me recuerda quién soy y me repite que esto no me puede afectar. Mis papás y Marcos han estado al ciento por ciento conmigo.

¿No es complicado creer tanto en alguien para luego, de pronto, tener que decepcionarse?
Aprendí que el único que no te decepciona ni te falla es Dios; de resto, hasta tus papás. Quiero que las cosas funcionen, pues Marcos tendrá mil defectos y espero que sean manejables, que sean chocheras y bobadas; no cosas que agredan mi forma de pensar.

¿Ha pensado en el futuro, en el momento en que usted tenga 30 y él unos 50?
Nunca me acuesto pensando en eso. No sé si lleguemos allá. A mí de qué me sirve un joven o un galán y que no pase nada.

¿No le hacen falta las actividades que tienen los jóvenes de su edad?
Fue algo que nunca viví, entonces no me hacen falta.

¿Cómo es la Jessica que no conocemos?
Lo que cautivó a Marcos precisamente fue el darse cuenta de que soy una mujer común y corriente, a la que le encanta ir a cine, comer... no soy rumbera. Aunque soy dulce, no me dejo; soy una eterna enamorada. No soy una drogadicta que se lo da al primero que se aparece en la vida, ¡No! Las relaciones que he tenido han sido serias.

¿Vale la pena arriesgar y arriesgarse una y otra vez por amor?
Sí. Y lo volvería a hacer. Pero eso sí, me he vuelto más prudente.

"Si soy tan fácil, vengan a conquistarme y se darán cuenta de qué tanto. En este mundo, casi todos tenemos esa fama".

"Realmente lo que me llevó a mi novio fue mi ex esposo, y no era que estuviera buscando algo".

Vestuario: Loft, centro comercial Andino, local 2-55, Tel. 610 1517, Bogotá; Unimix, Av. 82 N°. 12-29, Tel. 317 5758, Zona T, Bogotá / Calzado: Nine West, centro comercial Andino, local 2-60. Tel. 621 8189, Bogotá / Maquillaje y peinado: Alex Ramos, Cel. 310 878 7853 / Agradecimiento especial: Club Marquez, Cra. 13 N°. 82-85, piso 3, Cel. 310 273 6423, Bogotá.

POR: CRISTINA ESTUPIÑÁN CH. Y DIEGO LEÓN GIRALDO S. / FOTOGRAFÍA: MAURICIO DAZA / PRODUCCIÓN: CHIQUI LUNA MORERA