Archivo

Colombia culpa a Farc por desplazamientos durante operación 'Génesis'

Ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, Colombia dijo que la maniobra fue bien ejecutada.

12 de febrero 2013 , 07:59 p.m.

Colombia responsabilizó a las Farc del desplazamiento de comunidades en la cuenca del río Cacarica en 1997, hecho por el cual el Estado es juzgado ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH).

"Hay versiones libres de desmovilizados de las Farc y dos sentencias contra miembros de las Farc donde se da cuenta que planearon el desplazamiento masivo en el área", aseguró a los jueces de la CorteIDH el agente del Estado, Rafael Nieto, durante los alegatos finales de la audiencia.

Colombia enfrenta el juicio por la muerte de Marino López y el desplazamiento de al menos 531 personas, hechos que según la demanda fueron causados por la operación militar ‘Génesis’, ocurrida entre el 24 y 27 de febrero de 1997 en 23 comunidades de la cuenca del Cacarica, departamento del Chocó, con la presunta colaboración de paramilitares.

Aunque la justicia local condenó el año pasado al general Rito Alejo de Río a 25 años de cárcel por un asesinato cometido por 'paras' en medio de esa operación, el Estado sostuvo ante la corte internacional en Costa Rica que 'Génesis' fue una acción legítima.

"La operación militar Génesis estuvo bien planeada, bien ejecutada sobre objetivos militares claros. Se llevó adelante sin afectación de población civil y bienes civiles, a más de 30 kilómetros de la cuenca del Cacarica", afirmó Nieto.

Según el representante estatal, esta operación militar "no pudo ser la causa del desplazamiento" y aseguró que se llevó a cabo "con pleno respeto al derecho internacional humanitario" y únicamente por fuerzas estatales.

Nieto dijo que no está en discusión la muerte de Marino López a mano de paramilitares, pero aseguró que durante ese hecho no hubo presencia de efectivos estatales, contrario a lo dicho por el testigo Bernardo Vivas.

Vivas declaró el lunes durante el primer día de audiencia que en el sitio hubo infantes de la Marina colombiana y que López fue asesinado a machetazos por un paramilitar.

Por su parte, Nieto dijo que el Gobierno colombiano brindó asistencia humanitaria, de salud a los desplazados y además les otorgó tierras.

Por su parte, la representante de las víctimas, la abogada Liliana Ávila, dijo en sus alegatos finales que el Estado "no ha investigado los hechos de manera satisfactoria" y que luego de 16 años "a las víctimas no les han garantizado su derecho a la justicia".

La abogada explicó que los desplazados han sufrido "traumas irreversibles" por lo ocurrido y que "durante años de desplazamiento forzado, perdieron sus bienes y dejaron de producir todo lo que les hubiera permitido una vida estable".

Por su parte, la representante de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Silvia Serrano, afirmó que "está acreditada la responsabilidad internacional del Estado" por este caso debido a la operación 'Génesis' y la participación de paramilitares que ordenaron el desplazamiento de la población.

Agregó que paramilitares desmovilizados han corroborado a las autoridades colombianas la cooperación en esta operación y que la defensa del Estado se ha basado en registros oficiales.

La audiencia de dos días ante la CorteIDH concluyó esete martes y las partes tendrán un plazo de un mes para entregar por escrito sus alegatos finales a los jueces, quienes dictarán una sentencia en los próximos meses.

SAN JOSÉ
EFE