Archivo

Gobierno y Farc dicen que proceso de paz avanza a buen ritmo

Negociadores del Ejecutivo regresaron para entregarle al Presidente un balance de la negociación.

notitle
10 de febrero 2013 , 10:27 p.m.

La cuarta ronda de conversaciones entre el Gobierno y las Farc concluyó este domingo con el reconocimiento de las dos partes de que el proceso de paz “avanza a buen ritmo”. (Lea: Jefe de Farc responde sobre daños a los civiles).

Humberto de la Calle, jefe de los negociadores del Gobierno, aseguró que es necesario preservar el compás con el que se han desarrollado los diálogos para conseguir avances concretos que permitan poner punto final al conflicto. (Lea: Avanza la liberación de tres uniformados).

“El ritmo ha mejorado, pero este hay que mantenerlo y preservarlo. Mientras nos mantengamos en la discusión de la agenda pactada, estas conversaciones pueden avanzar a buen ritmo; al ritmo necesario para concretar los acuerdos que nos permitan ponerle fin al conflicto”, aseguró De la Calle.

De hecho, en un comunicado conjunto, el Ejecutivo y la guerrilla reconocieron que hay avances en el tema agrario, primer punto de la agenda de negociación.

“En el marco de la discusión (...) se abordó el análisis exhaustivo del punto de acceso a la tierra, apareciendo aproximaciones sobre el propósito de dar acceso progresivo a la tierra al mayor número posible de colombianos que no la posean”, informaron ambas partes. (Vea la cronología de los diálogos en la 'Bitácora de paz').

Rodrigo Granda’, miembro de la delegación de las Farc, también declaró que las conversaciones avanzan en buena forma, pese a que se desarrollan en medio de la confrontación armada.

“Lo que le podemos garantizar es que se avanza por buen camino. Alguien decía que a ritmo de mambo (...); yo digo que a ritmo de tren bala”, aseguró ‘Granda’.

No obstante, el Gobierno reiteró que en la mesa de diálogo solo se tratarán los temas pactados en la agenda y en los plazos y términos acordados.

El título de la declaración leída por el jefe de la delegación gubernamental fue contundente: “No estamos aquí para hablar de lo divino y lo humano”.

De la Calle cuestionó las diversas propuestas formuladas por la guerrilla en los últimos días. Dijo que “una cosa es lo que las Farc dicen en público como parte de su plataforma, que tendrán ocasión de defender en democracia si se reintegran a la vida civil, y otra cosa es lo que se habla en la mesa. Nos acogemos estrictamente a la agenda pactada y no vamos a abrirla a temas nuevos”.

Insistió en que algunas de las propuestas de la guerrilla, como “el tema minero-energético o la idea de frenar la construcción de megaproyectos para la generación de energía eléctrica”, sencillamente, no forman parte de las discusiones de la mesa.

“Hay un derrotero claro de los temas motivo de estos diálogos y no vamos a desviarnos”, enfatizó De la Calle al reiterar que espera que las Farc “cumplan lo pactado”.

El jefe de los negociadores del Gobierno recordó que, si finalmente se llega a acuerdos, estos serán “integrales”, partiendo del principio de que “nada está acordado hasta que todo esté acordado”.

Según él, “hay una posibilidad de paz que estamos construyendo a través de un diálogo que tiene condiciones, plazos, agenda y mecanismos de participación”.

Igualmente, informó que la nueva ronda de diálogos comenzará el próximo 18 de febrero “con la expectativa de seguir avanzando”.

Ayer, la delegación colombiana regresó a Bogotá, donde esta semana estará en consultas con el Gobierno Nacional, “gremios y sectores interesados”.

 ‘Guerrilla debe darles cara a víctimas’

El Gobierno reiteró ayer que es necesario que las Farc respondan por las víctimas que han dejado a lo largo de 50 años de conflicto para que el proceso de paz avance.

Humberto de la Calle, jefe de los negociadores del Gobierno, afirmó: “No concebimos un acuerdo para la terminación del conflicto sin que la guerrilla les ponga la cara a sus víctimas. Llegado el momento, propondremos fórmulas y mecanismos para que ello ocurra”.

De la Calle, además, rechazó que las Farc sigan secuestrando.

‘Estamos dentro de la agenda’: ‘Márquez’

La Habana. Las Farc reconocieron ayer que las conversaciones en Cuba con el Gobierno están avanzando a la velocidad de “un tren bala”.

Sin embargo, desde los jardines de un restaurante de la capital cubana, ‘Iván Márquez’ aseguró que este es un proceso de paz y no de sometimiento.

“Sin dudas hemos avanzado y encontramos que el logro mayor de estas jornadas es coincidir en el propósito de dar acceso progresivo a la tierra al mayor número posible de colombianos”, dijo ‘Márquez’ al leer un comunicado de la guerrilla.

El segundo jefe de las Farc también se refirió al llamado de De la Calle para mantener el diálogo en los temas previstos. “Estamos dentro de la agenda, desarrollándola y nutriéndola con las propuestas que con su sabiduría” han enviado organizaciones populares a través de los diversos mecanismos establecidos en las conversaciones.

Respecto a la negativa del Gobierno de incluir en las conversaciones el asunto minero, ‘Márquez’ expresó que habría que preguntar al pueblo si quiere que se arroje “a los socavones del olvido el tema del saqueo minero, pretendido por la voraz política neoliberal”.

Asimismo, agregó que “si el Gobierno toma muy en serio el tema de las víctimas, deberá empeñarse en responderle a la sociedad por ese rosario histórico de crímenes del terrorismo de Estado”.

Sin embargo, pese a las peticiones, advertencias y diferencias –una es el plazo para finalizar el proceso de paz–, la impresión de que hay avances se palpaba en el encuentro, en el que se lanzaron vivas a los periodistas por su día y se sirvieron mojitos, el famoso coctel cubano.

MILAGROS LÓPEZ DE GUEREÑO