Archivo

Falta control en centros de rehabilitación 'piratas' en Medellín

El Centro El Buen Pastor es ejemplo de ello, pues trabajó más de dos años sin ningún permiso.

notitle
09 de febrero 2013 , 08:05 a.m.

Una semana con más tranquilidad han vivido los vecinos al Centro de Rehabilitación el Buen Pastor, en Buenos Aires, luego de que sus directivas decidieran cerrarlo e iniciaran el proceso de entrega de pacientes, para concluir en los próximos días con la devolución de la casa, propiedad de la Iglesia de La Milagrosa.

“Desde el fin de semana pasado estamos desocupando la planta física y se están llevando a los muchachos. La Asociación cristiana el Buen Pastor desaparece”, afirmó Álvaro Martínez, subdirector de este centro que llevaba más de dos años trabajando sin ningún permiso por parte de la Dirección Seccional de Salud.

Lo paradójico de este caso es que lo que no pudo la Seccional, ni la Inspección Novena, ni el Juzgado Segundo Administrativo de Medellín, lo logró la parroquia mediante un proceso de restitución del local donde funcionaban, por incumplimiento en los pagos.

“Parece que tienen la intención de entregar rápido, entre esta y la otra semana. Al parecer, la entidad estaba siendo administrada por un tercero que no era la representante legal”, dijo un abogado cercano al proceso.

Más allá del dinero que deberán pagar los representantes del Centro, y de las multas a posteriori que imponga la Seccional, este caso evidencia la problemática de los centros de rehabilitación ‘piratas’ que conjugan familias desesperadas por la situación de seres queridos inmersos en las drogas, oportunistas en la prestación de servicios y controles estatales insuficientes.

“Sí tenemos capacidad de control, pero no somos omnipotentes, entonces no estamos en todas partes y no podemos darnos cuenta –sino hasta que ocurre un evento que afecta la salud del ciudadano– que un centro de estos está actuando sin los requisitos legales”, argumentó una de las abogadas de la Seccional.

Sin embargo, un vecino que estuvo muy atento al caso del Buen Pastor la desmiente.

“La Seccional es ineficiente y no hizo nada en todo este tiempo. El año antepasado hicieron una visita, los amenazaron y se llenaron de miedo. Para junio del 2012 tenían otra visita pero la aplazaron y nunca la hicieron”, añadió este vecino al centro que por sus denuncias tuvo inconvenientes con los dueños.

Ahora, el temor que tiene la comunidad es que el Centro cambie de razón social y se reubique en otra zona de Medellín.

Al respecto, Martínez negó esta afirmación y dijo que definitivamente la corporación se disolvía.

Pero lo que más llama la atención es que, si logran reubicarse, la Seccional solo se percataría si hay nuevas denuncias.

“Ellos por ley no podrían reubicarse pero nosotros no podemos hacer nada: no somos un cuerpo de policía que pueda ir a negarles la posibilidad”, concluyó la abogada.

Para mayor orientación

Si tiene un familiar con problemas de drogodependencia y contempla la posibilidad de internarlo en un centro de rehabilitación, la Dirección Seccional de Salud de Antioquia sugiere informarse previamente sobre si dicho centro está correctamente habilitado. Para consultas de este tipo llame a los teléfonos 383 99 42 y 383 97 81 o escriba al correo rosmira.mosquera@antioquia.gov.co

REDACCIÓN MEDELLÍN