Archivo

Lo positivo y lo negativo del día sin carro en Bogotá

EL TIEMPO ZONA recorrió la ciudad y habló con los ciudadanos. A unos les fue bien, a otros no tanto.

notitle
07 de febrero 2013 , 12:18 a.m.

Día sin carro en ‘blanco’

Uno que otro padre de familia quiso dar ejemplo al llevar a sus hijos al jardín en la silla trasera de las bicicletas. "Hay que unirse y colaborar con el Día sin carro, que es una iniciativa de una vez al año", indicó una madre en la Séptima con calle 85.

“Es una bendición un día como estos. Ojalá hubiera por lo menos uno al mes. Vea, la gente es más amable, se ríe, se miran a la cara. Eso vale oro, sumercé”, dijo Juan Ortiz, vigilante. (Vea cómo avanza el día sin carro en imágenes)

William Gutiérrez, que normalmente va a su trabajo en cicla, aseguró asombrado que en esta oportunidad por lo menos “veo seis veces más la cantidad de ciclas que lo que veo a diario”. (Tuiteros comparten imágenes del día sin carro).

"El 'Día sin carro' me parece excelente. Siempre me movilizo en bus, pero hoy decidí sacar la bicicleta y me fue mejor; ya estoy por llegar al trabajo", aseguró Jeison Niño, quien se desplazó por la ciclorruta ubicada sobre del corredor de la avenida Boyacá con Suba.

El grupo de estudiantes ‘Tómate el control’ de la Universidad de la Javeriana, también salió para aprovechar el Día sin carro. Su meta era realizar una gestión ciudadana que busca concientizar a la gente sobre la prevención de alcohol en los jóvenes. Su ruta era la Avenida carrera Séptima hasta la universidad Javeriana. (Alcalde Petro propone que haya más días sin carro)

Jorge Luis Bejarano, quien vive en la localidad de Suba y es ciclomontañista de profesión, cerró los ojos para decir que su sueño es despertarse un día, y ver las calles colmadas de bicicletas en lugar de automóviles.

“Quiero invitar a todos los ciudadanos a montarse en este ‘caballito de acero’ que nos ayuda a frenar la descontrolada contaminación del planeta, nos mantiene en forma y favorece la economía del hogar”, expresó Bejarano antes de partir en una caravana desde la Autopista Norte, con calle 170, con destino al vecino municipio de Chía, en Cundinamarca.

Día sin carro en ‘negro’

Quienes se movilizaron desde el sur y hasta el norte de Bogotá aseguraron que TransMilenio estuvo más congestionado de lo normal. “Vengo desde el portal de las Américas y los buses estaban muy llenos. No me ha ido muy bien en el ‘Día sin carro’, aseguró Henry Barón, empleado de la Suba.

Algunos ciudadanos también han evidenciado la precariedad en el sistema de transporte de Bogotá. Santiago Molano aseguró que “el servicio público no da abasto con las necesidades de este día”.

La caravana que estaba programada para salir desde las 6:30 de la mañana en el Parque el Virrey no se llevó a cabo. Según funcionarios de secretaría de Movilidad, los ciclistas que llegaron al punto siguieron su camino.

Algunos asistentes aseguraron que en este lugar se suponía encontrarían información sobre la ruta que se había programado para la caravana, pero Movilidad no la tenía. Sin embargo eso no los detuvo. Andrés Torres, que trabaja sobre la Autopista con 170 y entra a las 8 a.m., llegó a este punto y aseguró que este día es perfecto para tomar un respiro.

“A mí me gusta el Día sin carro para tomar un respiro y hacer algo diferente. Pero no sé si sea capaz de transportarme a diario en bicicleta”, concluyó Andrés.

De acuerdo con algunos transeúntes que circulaban por la carrera 15, hay falta de puntos para el mantenimiento de las ciclas e información. “Desde esta mañana he visto a personas con problemas mecánicos con sus ciclas en Chapinero. Debería haber puntos para la reparación”, comentó un ciclista mientras ayudaba a una señora que tenía problemas con la bici.

Por su parte Victoria Lancheros, reclamó por la falta de presencia de personal de atención médica. “¿Dónde está el personal de atención médica? Mi esposo se aporreó durísimo hace como media hora y no había quién nos auxiliara”, aseguró Lancheros que viajaba en bici.

Mientras, Andrés Ramírez, vecino de Chapinero, señaló la falta de coordinación de la Policía. “Los taxis se meten por las ciclovías en la cra. 15 y no hay quién los pare. A parte son groseros cuando se les dice algo”, comentó Ramírez.

Por su parte, Cristian Molina, bicitaxista, asegura que hoy la cantidad de trabajo se le ha triplicado. “He hecho 20 carreras entre las 5 y las 7 a.m., y las ha hecho solo desde el Portal Norte hasta el barrio Pradera al oriente del portal”, reveló.

De acuerdo con la Policía de Tránsito, en el puesto de control y monitoreo de Tránsito y medio ambiente, en la Autonorte con la calle 170, hacia las 8 de la mañana, se habían registrado 6 carros particulares que evadieron la medida en el Portal Norte. Las excusas más comunes fue haber salido tarde de la casa por lo que habían decidido sacar el carro.

Recuerde que por sacar el carro el día de hoy podría recibir un comparendo de 15 salarios mínimos.

REDACCIÓN ELTIEMPO ZONA