Archivo

Padres están educando una generación dependiente

Estan más preocupados por desarrollar coeficiente intelectual que por formar carácter.

notitle
05 de febrero 2013 , 06:25 p.m.

Sin darnos cuenta, ha surgido una nueva generación de padres que no ha permitido que sus hijos logren la gran meta de la independencia. De ahí los nuevos adolescentes, que no son más que jóvenes adultos que se comportan como adolescentes.

Igualmente tenemos niños con grandes logros académicos, tecnológicos y mentales, los cuales son incapaces de implementar pautas sencillas de autocuidado. Desde muy temprano, los padres deben enseñarles a sus hijos a cuidarse solos, a frustrarse con un error hasta que aprendan a caerse y a volverse a parar solos.

No lo hacen estos padres de hoy. Con mucha frecuencia veo en consulta niños muy inteligentes y buenos estudiantes que no saben ni amarrarse un zapato bien. Nos hemos concentrado en desarrollar el coeficiente intelectual de nuestros hijos, pero hemos fracasado en el desarrollo del carácter, la autodisciplina y la perseverancia, que es lo que define a los exitosos.

Por decirlo de alguna manera, les damos alas, pero no les enseñamos a volar. Daniel Goleman, desde 1995, viene hablando de la inteligencia emocional y social, como predictores de éxito en el futuro de los niños.

Para él, la inteligencia emocional, definida como una combinación de autoconocimiento, altruismo, motivación personal, empatía y la capacidad de amar y de ser amado, es el mejor y más preciso indicador del éxito personal tanto en el trabajo como en la vida en general.

Sin embargo, en estos tiempos, los papás no permiten que sus hijos tomen riesgos emocionales y, por tanto, los salvan y se tornan temerosos de asumir cualquier posición por miedo a fracasar nuevamente.

En la medida en que sigamos controlando las vidas de nuestros hijos y no desarrollando oportunidades varias que les permitan funcionar solos, vamos a continuar teniendo jóvenes inteligentes y duchos en tecnología, pero con pocas habilidades de manejar tiempo, dinero y emociones.

El manejo adecuado de las tres variables anteriores es clave para tener éxito en la vida. Es urgente estimular no solo la producción académica sino el carácter, la firmeza y la valentía de asumir nuevos riesgos. ¿Qué hacer? La respuesta a cómo hacerlo es obvia.

Debemos permitir que nuestros hijos aprendan a cometer errores y a asumir responsabilidades. Primero, en los pequeños, no saturarlos de cosas sino enseñarles a ganarse los privilegios. Permitirles llorar ante un fracaso, no minimizar lo ocurrido sino ayudarle a hacer una reflexión sobre lo que pasó.

En los mayores, darles responsabilidades de acuerdo con su madurez. Deben manejar un presupuesto, su tiempo y perseverar en las actividades extracurriculares que escojan. ¡No escojan por ellos! Si se equivocan, créanme que no lo volverán a hacer.

Así se aprende en la vida, con ensayo y error, cumpliendo con los deberes y manejando los fracasos para que no vuelvan a ocurrir. Si queremos una generación emprendedora e independiente, a tono con este siglo, se tiene que acabar esta sobreprotección e hipercontrol de los padres de hoy.

Tampoco sirve mucho el abandono total. Para que sean exitosos hay que soltarlos y permitirles aprender a volar por sí solos mediante la vivencia de sus propias experiencias. Nosotros los padres debemos servir solo de guías y no hacer por ellos lo que pueden hacer por sí solos.

En nuestra cultura latina somos dados a proteger en exceso a los hijos, y esto los vuelve débiles, algo que no queremos que pase. ¡Que viva la independencia!

ANNIE DE ACEVEDO
PSICÓLOGA Y EDUCADORA FAMILIAR
ESPECIAL PARA ‘ABC DEL BEBÉ’