Archivo

Policía va por más integrantes de 'los pascuales' y de 'los luisitos'

Dos los capturados el viernes, uno de ellos es líder histórico de 'los Pascuales'.

notitle
04 de febrero 2013 , 09:40 p.m.

La Policía confirmó este lunes que luego del homicidio de cuatro personas registrado el 6 de enero en el barrio Villa Nidia, por una disputa entre las bandas delincuenciales 'los Pascuales' y 'los Luisitos', se presentó el mismo día una retaliación que cobró la vida de una quinta persona.

Tres de los presuntos autores fueron capturados, aunque uno de ellos, el líder histórico de 'los Pascuales', no aceptó su responsabilidad.

Según los organismos de Inteligencia, ese día se reunieron en el asadero Los Paisanos 11 personas, entre ellas algunos integrantes de las dos bandas, con el fin de intentar repartirse el territorio para la venta de droga y la extorsión en los cerros nororientales de la capital.

La falta de un acuerdo ocasionó una balacera que cobró la vida de tres 'pascuales' y de un miembro de 'los Luisitos'. Esta última banda es dirigida por un primo hermano de 'los Pascuales'.

Por eso, Pascual Guerrero Rincón (considerado el líder histórico de la organización y quien estaba escondido en una finca de Boyacá, al parecer evadiendo su presunta relación con el homicidio de un distribuidor de droga) quiso vengar la muerte de dos de sus hijos, según la Policía.

Entonces, junto con otro de sus hijos, identificado como Orlando Guerrero -prófugo de la justicia y quien ha estado varias veces en la cárcel-, ordenó la muerte de su hermano Luis Alberto Guerrero Rincón, padre del jefe de 'los Luisitos'.

Luego de 25 días, las autoridades capturaron en Villa Nidia a Pascual Guerrero y a dos 'luisitos', identificados como John Esteban León Herrera, alias 'Johncito', y Carlos Andrés Piñeros Avendaño, alias 'Stuart'. El comandante de la Policía de Bogotá, general Luis Eduardo Martínez, dijo que está tras la pista de dos personas que, al parecer, estuvieron en el asadero el día de la balacera, y que tendrían una participación directa en los hechos.

REDACCIÓN BOGOTÁ