Archivo

La alineación de Uribe para la retoma del poder

Quiere tener a conservadores de su lado para comicios del 2014. También mira otros partidos.

notitle
02 de febrero 2013 , 07:17 p.m.

El expresidente Álvaro Uribe anda dedicado a afinar la alineación de su equipo de candidatos a la Presidencia y al Congreso, para ir por la retoma del poder en el 2014, como si se tratara de una gran final.

En su determinación de enfrentar al presidente Juan Manuel Santos y a su gobierno, como objetivos principales ("para derrotarlos", eso se dice en las reuniones de estrategia), hay acciones que deben ser observadas con mucha atención, porque esconden sorpresas. (Lea: 'Colombia piensa en grande', estrategia de Uribe para elecciones 2014).

Hechos como la presentación de sus presidenciables en sociedad, el pasado jueves en Santa Marta, dejan al descubierto un poco de eso.

No es gratuito que Uribe haya graduado a Óscar Iván Zuluaga, Francisco Santos, Carlos Holmes Trujillo y Juan Carlos Vélez como precandidatos presidenciales titulares, con todos los honores, ni que a los conservadores Marta Lucía Ramírez (quien ya le pidió a su partido la candidatura), Luis Alfredo Ramos y José Félix Lafaurie los haya dejado en la 'banca' para un segundo tiempo.

No parecía tan inocente que a Marta Lucía, Lafaurie y Ramos, todos con aspiraciones presidenciales, se los presentara como dirigentes nacionales invitados a la presentación de los precandidatos. (Lea: Expresidente Uribe divide a conservadores de cara a elecciones de 2014).

Esto se explica porque Uribe tiene la decisión de llevarse al Partido Conservador a la coalición promovida por el Centro Democrático, que él impulsa.

Rafael Guarín, estratega del nuevo movimiento, dijo que esperan que "los conservadores se inclinen para el uribismo".

Los 'azules' son una ficha indispensable en las movidas de Uribe para tratar de derrotar a Santos en las urnas. Son estratégicos, no solo porque la mayoría se identifica desde el punto de vista ideológico con el exmandatario, sino porque tienen una base de más de 2,5 millones de votos, determinantes para la contienda presidencial. Y, si faltaran razones, hay que decir que los herederos de Caro y Ospina, en su generación actual, son pragmáticos.

De manera que la misión encomendada por Uribe a Marta Lucía, a Ramos y a Lafaurie es traerse al partido, o lo que puedan de él, para derrotar a Santos.

El principal alfil del uribismo en el Congreso, Juan Carlos Vélez, explicó que "el Centro Democrático podría postular un candidato; el conservatismo, otro, y hacer una consulta interpartidista para tener una sola ficha".

Aunque los 'azules' hacen parte de la Unidad Nacional de Santos, hay líderes de ese partido que están de acuerdo con respaldar a Uribe. El senador José Darío Salazar aseguró que apoyar la reelección de Santos "sería suicidarse", por lo que "deberíamos hacer coalición con Uribe para devolverle al país el rumbo que traía". O sea que la estrategia está en marcha.

Pero no es el único que ya le jugó sus cartas al uribismo. La senadora Liliana Rendón incluso anunció que renunciaría al partido si no la dejan apoyar "de frente a Uribe".

La idea es que mientras los recién graduados presidenciables del Centro Democrático compiten para elegir a uno de ellos como líder uribista, hecho que según Zuluaga debe ocurrir antes de mitad de año, los conservadores hagan lo suyo, para que después las dos corrientes diriman su supremacía en las elecciones parlamentarias. Eso lo permite la ley y es parte de la 'hoja de ruta' de los uribistas.

"Las ideas de Uribe son absolutamente conservadoras. Por consiguiente, no hay que tener mayor estrategia para que los sectores conservadores lleguen donde Uribe", enfatizó Lafaurie.

Pero Uribe no tiene todo resuelto entre los conservadores. El presidente de esta colectividad, Efraín Cepeda, con significativa participación en el actual gobierno, le dijo a EL TIEMPO que "un partido con más de 160 años de historia no se deja llevar por uno que aún no ha nacido".

La estrategia del uribismo no tiene sus ojos puestos solo sobre los conservadores. También mira a 'la U' (a las bases, porque la mayoría de su dirigencia anda con Santos), y a los 'verdes', cada día más fragmentados.

De hecho, en el uribismo esperan que personas como Enrique Peñalosa, que acaba de renunciar a las directivas de su partido, y dirigentes de otras colectividades puedan ser fichados para esa final final, del 2014.

La lucha por el Legislativo

El pasado jueves, mientras presentaba a sus presidenciables en sociedad, en la Universidad Sergio Arboleda de Santa Marta, cientos de fervorosos seguidores le pedían en coro al expresidente Álvaro Uribe encabezar la lista para el Senado. También lo hicieron Luis Alfredo Ramos y Francisco Santos, quienes estaban en la mesa central.

Aunque Uribe no ha confirmado en público que asumirá ese desafío, cada día le queda más difícil rehusarlo. Uribe está jugado.

EDULFO PEÑA Y DANIEL VALERO
Redacción Política