Archivo

Comienzan las renuncias en el Acueducto de Bogotá

El subgerente de la entidad dimitió, aunque no ha especificado las razones de la decisión.

01 de febrero 2013 , 11:10 a.m.

Al nombramiento del nuevo presidente de la Empresa de Energía de Bogotá (EEB), Fernando Gómez, por la junta directiva, y a las renuncias protocolarias pedidas por el gerente de TransMilenio, Fernando Sanclemente, a 10 directivos de esa entidad, ahora se suma la sorpresiva dimisión del subgerente financiero y operativo de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAAB), Fernando Arbeláez.

En el caso de TransMilenio, Sanclemente aceptó que había un cortocircuito en la comunicación entre los equipos de trabajo, y él quiere continuar su gestión con gente de su confianza.

Este gerente no descartó que algunos de los directivos que renunciaron continúen.

En cuanto a Arbeláez, reconocido como un 'destacado experto en finanzas', él le aseguró a EL TIEMPO que había dimitido solo "por motivos personales y nada más".

No obstante, sobre las razones de su sorpresivo retiro hay varias versiones.

Por un lado, Arbeláez habría presentado su carta de renuncia hace 10 días, pero directamente al alcalde Gustavo Petro, dada su cercanía con él.

El motivo de su salida se habría causado -según esas fuentes- porque no estaba de acuerdo con algunas decisiones tomadas por el Acueducto de Bogotá, en cuanto a operaciones y gastos en que se viene incurriendo para la operación de aseo y que estarían debilitando sus finanzas.

Incluso, luego comenzaron a crecer rumores de que Arbeláez sería el nuevo gerente del Acueducto, en reemplazo de Diego Bravo. Sin embargo, Petro desmintió públicamente esa versión, aunque habló de que habría una reestructuración en el sector de aguas.

Por otro, lo que al parecer le habría rebosado la copa a Arbeláez sería que, después de esos comentarios sobre que sucedería a Bravo, habría empezado a ser ignorado para algunos comités directivos de la EAAB en temas de aseo y, además, la empresa habría retirado del cargo a su tesorero de confianza.

También hay comentarios en el sentido de que, aparte de este disgusto, Arbeláez se resiste a girarle más dinero a Aguas de Bogotá para que cubra sus gastos imprevistos y, sobre todo, pagos de salarios a empleados y personas retiradas a quienes les adeudan, en unos casos, desde que ingresaron el pasado 18 de diciembre. Igualmente se viene señalando que Aguas de Bogotá está requiriendo un urgente giro por unos 16.000 millones de pesos. Arbeláez niega los anteriores hechos.

Mientras tanto, el Alcalde no se ha pronunciado sobre el tema y aún no ha aceptado la renuncia de Arbeláez.

LUCEVÍN GÓMEZ
REDACTORA EL TIEMPO
lucgom@eltiempo.com