Viajar

Un recorrido por la Antioquia más tradicional

Hoy por hoy, los habitantes del occidente de este departamento le apuestan a un turismo sostenible.

Santafe de Antioquia

Muestra de la arquitectura colonial y colorida que se mantiene en esta zona del departamento antioqueño.

Foto:

Guillermo Ossa / EL TIEMPO

05 de octubre 2017 , 12:34 p.m.

En medio de la cordillera Occidental hay una tierra enmarcada por enormes montañas. Se trata del occidente antioqueño, que comprende la ciudad de Santa Fe de Antioquia y los municipios de Horizontes, San Jerónimo, Sopetrán y Olaya.

Esta zona representa el 11 por ciento del departamento. Está bordeada por el cañón del río Cauca y gracias a esta fuente de agua es una tierra que ofrece variedad de mangos y piñas. Sus paisajes van desde los 700 metros sobre el nivel del mar hasta los 2.200.

Ingresar a esta parte del departamento es encontrar la arquitectura propia de la época de la colonia: calles empedradas y balcones adornados con flores.

Hoy sus habitantes le apuestan a un turismo que rescata la historia de la región, la literatura y la religión; destacan su identidad y se sienten muy orgullosos de lo que su fundador, el mariscal Jorge Robledo, hizo por la que llaman ‘raza antioqueña’, aquella que representa los valores paisas del trabajo duro y la imagen de los campesinos con sombrero aguadeño, el poncho y el carriel. Mediante crónicas que cuentan la historia local, visitas a museos e iglesias, la región busca ofrecer una experiencia diferente.

Santa Fe de Antioquia

Este municipio fue declarado patrimonio histórico y arquitectónico nacional; sus construcciones datan de los siglos XVI, XVII y XVIII. Está a 79 kilómetros de Medellín y cuenta con la mayor capacidad hotelera de esta región, con más de 1.700 habitaciones.

Es reconocido su fervor religioso: en solo 493 kilómetros cuadrados tiene ocho iglesias católicas. Allí es popular el festival de cine que se celebra los primeros días de diciembre y que atrae a casi 15.000 visitantes al año.

Santa Fe tiene conexión territorial con gran parte del departamento, pero el puente de Occidente es la puerta grande a este maravilloso sitio de clima templado. Exactamente tiene 5.011 tablas de madera y 291 metros de longitud y es, probablemente, uno de los más bellos del país. Tiene 120 años de antigüedad y su creador, José María Villa Villa, fue uno de los ingenieros que ayudó en la construcción del puente de Brooklyn en Nueva York (Estados Unidos).

Occidente Antioqueño

El puente de Occidente es uno de los lugares que más turistas llama en esta zona del país.

Foto:

Jaiver Nieto / EL TIEMPO


Es posible atravesar el río Cauca a pie, por los costados de este puente o en carro por el centro. En definitiva no tiene vista mala. Es además de un importante conector entre los municipios de Olaya y Santa Fe de Antioquia, el lugar ideal para una postal de recuerdo.

Eso sí, por la corriente y fuerza de la brisa que logra acunar un poco su estructura es necesario sujetar fuerte los sombreros.

Al otro lado del Cauca

Desde el municipio de Olaya se ve una panorámica del río, que se pierde entre las serranías. Está a solo 700 m s. n. m.

En este lugar es clave visitar el viñedo y hotel boutique Sicilia, que además ofrece servicio de spa. Las condiciones climáticas cálidas del sector combinadas con el frío que baja de los páramos han permitido que el cultivo de uvas se levante en este lugar.

Posadas rurales sobre las nubes

El municipio de Sopetrán es un lugar de ensueño con sus casas de colores, pintorescas, con flores y grandes jardines. Está habitado por 183 personas, tiene una iglesia y se respira ese olor que solo produce la naturaleza pura a 1.700 metros sobre el nivel del mar.

Occidente Antioqueño

Foto de un amanecer en Horizontes, uno de los corregimientos más coloridos y pequeños de Antioquia.

Foto:

Jaiver Nieto / EL TIEMPO

Sus habitantes agregan la magia necesaria para que la entrada a este lugar, que parece sacado de un pesebre, sea necesaria para ‘vivir como un campesino’ por un día. No hay policía y quienes andan por ahí están desconectados de la tecnología.

Esta es una de las tantas zonas del país que fue azotada por el conflicto armado con las Farc, pero de esto queda poco. Tanto, que ni siquiera hay policía. Para bajar del pueblo, es necesario bajar en chiva. No hay señal de celular y esto, de alguna manera, ofrece una sensación de tranquilidad y desconexión.

Dejar los monocultivos, diversificar la economía y ofrecer un turismo ecológico –como senderismo, caminatas ecológicas y avistamiento de aves–, vivencial y más cercano a la población son algunas de las metas de los pobladores de este sector antioqueño donde todas las casas tienen placas con los nombres de los propietarios y permanecen con las puertas abiertas de par en par.

Existen muchas formas de hacer turismo, pero el hecho de involucrarse y experimentar las tradiciones de un lugar puede hacer de la visita una experiencia enriquecedora.

ANA GONZÁLEZ COMBARIZA
Twitter: @Combariiza
ELTIEMPO.COM

*Invitación de Corporación Turística del Occidente de Antioquia

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA