Viajar

La experiencia de un fin de semana en una ‘habitación burbuja’

Estos habitáculos permiten disfrutar del contacto con el bosque, pero con comodidades modernas.

Habitaciones burbuja

Imagen de las inmersiones en bosques de ensueño que ofrece la empresa francesa Attrap’Rêves en cinco lugares de ese país.

Foto:

Hotel Attrap’Rêves

19 de noviembre 2017 , 02:20 a.m.

Las paredes de estas habitaciones son de plástico transparente en buena parte o en su totalidad, lo que permite un contacto inigualable con la naturaleza, ofreciendo una opción fuera de lo común para el descanso, la relajación y el disfrute del paisaje. Y, sin duda alguna, son un plan de pareja muy romántico.

Una de las redes de habitaciones burbuja más amplias de Europa, situada en Francia, lleva el nombre de Attrap’Rêves y se compone de 18 unidades distribuidas en cinco privilegiados entornos naturales: Allauch, La Bouilladisse, PugetVille, Montagnac Montpezat y Forcalquier. Casi siempre, entre bosques y cerca de parques naturales.

“Las burbujas, concebidas con materiales reciclables y con un consumo reducido de energía, se ubican en lugares privilegiados, lejos de la muchedumbre y de los caminos transitados para que los huéspedes puedan vivir una experiencia única en medio de la naturaleza”, explica Julie Giovansili, portavoz de Attrap’Rêves, una sociedad familiar creada en el 2010.

“Hay varios modelos: desde una depurada ‘suite’ con una burbuja sanitaria contigua hasta otra con colores cálidos para un ambiente claramente romántico, pasando por una de decoración minimalista con mobiliario de madera y tatamis”, apunta Giovansili.

“Los visitantes también disponen de dos formatos de burbuja: una de cúpula transparente, diseñada para contemplar las estrellas, y otra completamente transparente para vivir una inmersión a 360 ° en el ambiente natural”, añade. Y algunas de las instalaciones cuentan hasta con jacuzzi.

¿Qué sienten y comentan quienes disfrutan de estas singulares habitaciones semiesféricas, transparentes y flexibles? “La mayoría comentan que pasar la noche inmerso en la naturaleza, escuchando el sonidos de las aves, sintiendo el aire fresco y observando el espacio abierto, bajo la estrellas, y sin nada más que una burbuja entre uno y el entorno, es algo emocionante, y una de las palabras con que más describen esta experiencia es ‘¡genial!’ ”, señala Giovansili.

Para las parejas, compartir un momento romántico en medio de la naturaleza, bajo el parpadeo de
las estrellas, es una experiencia
muy especial

“Para las parejas, dormir y compartir un momento romántico en medio de la naturaleza y la oscuridad, bajo el parpadeo de las estrellas, es una experiencia muy especial e inusual. Y no son pocas las que repiten”, remata.

En la misma línea se ubica la propuesta del complejo hotelero Aire de Bardenas (AdB), en Tudela (Navarra, España) y próximo a las Bardenas Reales, un parque natural con paisajes desérticos espectaculares.

El lugar está concebido como una sucesión de espacios protegidos y confortables para contemplar un exterior con una fuerte presencia de viento. De hecho, este hotel se llama Aire, en honor al viento llamado Cierzo que sopla en la región, y tiene una zona denominada ‘base lunar Bardenas’, formada por nueve burbujas dotadas de todas las comodidades de una habitación de hotel. “Ahora estás en tu habitación. Disfruta de este momento agradable de tu vida. Es vuestro momento”, señala la carta de bienvenida de Natalia, una de las fundadoras de este establecimiento, en cuyas burbujas se puede “vivir la experiencia de contemplar un cielo lleno de estrellas o ver el amanecer en todo su esplendor”.

Una experiencia lunar

Estas “burbujas de amor”, instaladas en un hábitat inhóspito y complejo, son para “pasar una noche en la luna”, asegura Carlos Bueno, responsable de ‘marketing’ del hotel. Y añade: “Las nueve burbujas cuentan con baño y están todas orientadas hacia el amanecer, excepto una que está orientada hacia la caída del sol”.

“En la base lunar, la intimidad es lo primero”, manifiestan los administradores de este hotel (claramente orientado a las parejas), por lo que en el “manual de supervivencia” que se entrega a los viajeros se les ruega a los “airenautas” que no sobrepasen el perímetro de cada cápsula, delimitado con cuerdas, porque al hacerlo serían vistos desde el exterior” y vulnerarían la intimidad necesaria para los demás huéspedes.

ROCÍO GAIA
EFE Reportajes

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA