Viajar

Esculturas del parque de San Agustín tendrán un espejo en Neiva

100 piezas arqueológicas son talladas a mano por artesanos. El proyecto estará listo en el 2019.

Piezas arqueológicas

Hechas de concreto y talladas a mano por artistas de la región, agremiados en la Asociación de Artesanos de San Agustín, las réplicas son la esencia de un proyecto histórico y cultural.

Foto:

Cortesía.

11 de abril 2018 , 09:51 p.m.

En un recorrido de 1,7 kilómetros por el malecón del río Magdalena, en los límites entre la ciudad de Neiva y el municipio de Palermo, se empiezan a levantar los clones de las figuras de piedra que hicieron mundialmente famoso el Parque Arqueológico de San Agustín, ubicado a más de 230 kilómetros y cuatro horas de viaje hacia el sur del departamento del Huila.

Hechas de concreto y talladas a mano por artistas de la región agremiados en la Asociación de Artesanos de San Agustín, las réplicas son la esencia de un proyecto histórico y cultural que busca, además, recuperar una zona a orillas del Magdalena que se había convertido en foco de inseguridad.

Ahora el panorama es diferente. Unas 100 esculturas –las más reconocidas entre el grupo de 500 descubiertas en la zona arqueológica y que en 1995 fueron declaradas patrimonio de la humanidad por la Unesco– formarán parte del paseo de San Agustín-La Coruña de Berdez, un complejo que se integrará con el Museo de Arte Público Vial, que tiene 16 monumentos de bronce de entre 4 y 6 metros de altura y fueron esculpidos por el maestro Emiro Garzón.

Lidia Quinayas Escobar, quien es miembro del grupo de diez artesanos de San Agustín, sostiene que recrear las imponentes figuras ha sido todo un reto. Primero deben fundir el concreto en cajas de madera del tamaño de las esculturas originales. Después, con martillos, macetas, punteros, pulidoras y otras herramientas, empieza la tarea de recrear la cosmogonía de la misteriosa cultura indígena que talló los gigantes de piedra.

“Es un trabajo muy arduo y valioso –cuenta Lidia–. El proceso busca que la simetría sea la más cercana a la de los originales, al igual que los acabados y detalles. Hacemos el diseño en papel, y se van perfeccionando poco a poco”.

En el equipo, afirma Lidia Quinayas, están los mejores artesanos de San Agustín, casi todos de entre 25 y 35 años. Llevan años aprendiendo las técnicas de sus antepasados y tienen como guía un libro de la Casa de la Cultura de ese municipio huilense en el cual se recogieron varios de los secretos de los antiguos maestros de la piedra.

En la primera fase del proyecto –nacido por iniciativa del escritor Fernando Bermúdez Ardila e iniciado hace un año– se construyeron 48 esculturas que ya se encuentran en proceso de instalación sobre el malecón del río Magdalena, y para el 2019 deben estar listas las otras 52.

Algunas de las obras que ya están erguidas son las réplicas de Doble yo, Guardián, Partero, Cazador, Reina, Campesina, Ofrendario, Gaitana, Sol, Artesano, Lluvia, Ángel, Pescador, Mico, Templo ceremonial, Águila y Serpiente. Todos esos son nombres bien conocidos por los arqueólogos, historiadores y miles de turistas que cada año hacen el viaje por tierra hasta el extremo suroccidental del departamento.

Solo para la elaboración de las primeras seis piezas, los 10 artesanos trabajaron cerca de cuarenta días, porque, dice Lidia, saben de su compromiso con los colombianos y extranjeros que no conocen el parque arqueológico y tendrán en Neiva la posibilidad de un primer acercamiento a ese patrimonio del país y del mundo.

El proceso busca que la simetría sea la más cercana a la de los originales, al igual que los acabados y detalles. Hacemos el diseño en papel, y se van perfeccionando poco a poco

Otro de los retos que han debido sortear los impulsores del proyecto es el transporte de las esculturas desde San Agustín hasta Neiva. Han sido necesarios decenas de permisos y trámites con autoridades de transporte y de turismo para llevar las estatuas, que pesan centenares de kilos. Incluso, más de una vez han tenido que explicar que las que están llevando no son las milenarias piezas originales, sino sus clones nacidos de la piedra en el último año.

Todas esas dificultades, afirman, se compensarán dentro de unos meses cuando el antiguo malecón abandonado a orillas del Magdalena esté sembrado de las estatuas que atestiguan la grandeza del pueblo de San Agustín.

VIDA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA